Factura de crédito electrónica: los supermercados alientan su uso

El ingreso al ruedo de los hipermercados, supermercados y minimercados, por compras de más de $ 2 millones, puso el acelerador a la negociación de facturas de crédito electrónica, pero hay tensión entre pymes y empresas grandes.

Los supermercados impulsan desde este mes el mercado de negociación de las facturas de crédito electrónicas (FCE), en medio de una creciente tensión entre las empresas grandes clientes, que prefieren cancelarlas antes de los 30 días con cheques de pago diferido, y las pymes proveedoras a las que conviene más la transacción bursátil del nuevo instrumento.

"La negociación de las FCE es sin recurso, por lo que las pymes se sacan la responsabilidad ante el incumplimiento de su cliente", explicó Sebastián M. Domínguez, de SDC Asesores Tributario y facturadecredito.com.

De hecho las siete primeras facturas de crédito electrónicas no fueron pagadas en término a su vencimiento por problemas operativos de las empresas grandes.

Domínguez añadió que, con la factura de crédito electrónica, las pymes no se ven obligadas a utilizar el cupo de crédito que le otorgan los bancos por líneas de financiamiento.

De acuerdo con información del mercado, se negociaron unas 70 facturas de crédito electrónicas por alrededor de $ 80 millones, y también algunas en dólares.

Este mes se incorporaron al régimen los hipermercados, supermercados y mini mercados, que son los que más reparos han manifestado, debido a la gran cantidad de FCE por parte de pymes, expresó Domínguez.

El monto mínimo para emitir FCE a supermercados es de $ 2 millones, pero esa cifra bajará rápidamente. En dos meses, toda factura de $ 100.000 o más que emita una pyme a una empresa grande deberá sujetarse a este régimen.

Domínguez enumeró algunos aspectos que aún deben resolverse para que funcione bien el régimen de facturas de crédito electrónicas como sigue:

  • Listado de empresas grandes: la AFIP actualiza periódicamente el listado de compañías obligadas pero no hay una norma que establezca cuándo debe hacerlo. Esto ocasiona que las empresas deben ingresar todos los días a la página del organismo. El listado no tiene un detalle de incorporadas y excluidas, por lo que deben compararse manualmente.
  • Servicio "Comprobantes en Línea": muchas pymes utilizan este sistema para emitir las FCE ya que no cuentan con un software de gestión que lo haga. Y si no advierten que el cliente no figura en el listado, cargan toda la factura y cuando llegan al final y tratan de emitirla, el sistema la rechaza. Domínguez propuso que la AFIP advierta esto al momento de la carga de la CUIT.
  • Montos mínimos e inflación: a partir de diciembre próximo, el monto mínimo para emitir FCE será de $ 100.000 independientemente de la actividad principal que desarrolle la empresa grande cliente. Pero esa cifra irá erosionándose por inflación. Domínguez indicó que la Secretaría de Simplificación Productiva debería incorporar el ajuste por IPC en forma automática y semestral.
  • Alquileres: aunque no deberían emitirse FCE por locaciones de inmuebles, la AFIP obliga a hacerlo, aunque sería un título inhábil, es decir, no podría ejecutarse en caso de quedar impaga.
  • Deducción de gastos: de acuerdo a las normas, gastos como los intereses generados por la negociación de las FCE en los mercados generan un quebranto específico en el Impuesto a las Ganancias; o sea que no se puede deducir de rentas generales. Domínguez indicó que el Gobierno estaría trabajando en un proyecto para modificar este tratamiento.
Tags relacionados