Cumbre en Olivos

Expectativa en el Frente de Todos por la reunión entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner

El presidente recibe a la vice en Olivos. Hoy asume Silvina Batakis en el Ministerio de Economía. Ya se reunió con Martín Guzmán y Miguel Ángel Pesce, en plena disparada del dólar blue.

La conversación entre el presidente Alberto Fernández y su vice, Cristina Fernández de Kirchner, apenas solucionó el problema más urgente, la designación de la ministra de Economía Silvina Batakis. El futuro del Gobierno y de la coalición del Frente de Todos quedó supeditado a una nueva conversación entre ellos. Así terminó la charla telefónica que tuvieron en la tardecita de este domingo, después de la intervención de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, que pidió hablar con el Presidente y le rogó que se comunicara con la ex jefa de Estado.

Como hizo en reiteradas ocasiones, cuando callaba en público sus planteos, la Vicepresidenta va a la residencia presidencial de Olivos. 

La última vez que se vieron  fue en el acto por los 100 años de YPF que terminó con la renuncia de Matías Kulfas en Desarrollo Productivo. Allí apenas se saludaron sobre el escenario pero no hubo conversación entre ambos, sólo intercambios en el estrado.

Tres semanas después y mientras un intendente, Mario Secco, pedía en Ensenada "respeto" por CFK, el entonces ministro de Economía Martín Guzmán publicaba en redes sociales su renuncia. La actitud generó malestar en el kirchnerismo pero también en el círculo cercano al Presidente que quedó expuesto y obligado a buscar de urgencia un reemplazo.

El planteo en gran parte de la coalición gobernante ya no es sólo por la gestión sino también por los cuestionamientos con que tanto en público como en charlas privadas se refieren desde la Casa Rosada a la ex presidenta. "No hay que pelearse con Cristina", repiten dirigentes incluso que no comulgan con ella y que reprocharon este fin de semana los intentos presidenciales para que la sucesión de Guzmán se definiera sin el aval de CFK como gesto de independencia del albertismo nonato.

Tras 24 horas de incertidumbre finalmente la conversación telefónica entre Alberto y Cristina determinó la designación consensuada de Batakis, tal como se vio en una catarata de manifestaciones de referentes del peronismo. No se expresaron en cambio desde el massismo, sector que suele calificar como "mala gestión" el paso de Daniel Scioli por la gobernación bonaerense que durante su segundo mandado tuvo a "La Griega" como ministra de Economía.  

La charla del domingo terminó con la promesa de continuar durante el día de hoy,  en forma personal. Según pudo saber El Cronista, esa visita sería en la Quinta de Olivos.

A la espera de esa conversación, casi todos los teléfonos del ala K se apagaron después de la intervención de Carlotto. Los detalles los contó la misma titular de Abuelas de Plaza de Mayo. Lo que no dijo fue que la llamó Daniel Filmus, ministro de Ciencia y Técnica, desde Bolivia adonde viajó para reunirse con el director de la Agencia Espacial Boliviana, Estación Terrena Amachuma junto al embajador Ariel Basteiro. "Estela sos la única que puede llamarlo", le apuntó él y Carlotto respondió que sí y se comunicó al teléfono del Presidente. En esa charla le rogó que hiciera lo que fuera para retomar el diálogo.

De lo que se sabe, tanto ayer como hoy, es que hablarán sobre el planteo reiterado tanto por la Vicepresidenta como por los referentes del kirchnerismo, y también del massismo, respecto a la forma en que se toman decisiones en el Gobierno nacional. El último en explicitarlo fue Secco en el acto por el 48 aniversario de la muerte de Juan Domingo Perón quien pidió reconocerle el liderazgo a CFK y el gesto a favor de la unidad que garantizó el triunfo electoral del Frente de Todos. "La decisión de esta mujer nos llevó a ganar", reivindicó alzando la voz mientras a su lado el histórico Juan José Mussi, de Berazategui, pedía  ("exijo", fue el vergo que conjugó) la unidad del peronismo para evitar una derrota en el 2023. También expresó Mussi la necesidad de que se tenga en cuenta que sólo con la Vicepresidenta no se puede construir pero tampoco sin ella. 

El kirchnerismo insiste en que el Presidente debe recuperar el espíritu original y el acuerdo con Cristina Kirchner para compartir fórmula presidencial. Algo parecido pide Massa respecto a la conformación de una mesa de discusión entre los principales aliados para acordar políticas. El mismo tuvo roces con el ex ministro Guzmán. En Chaco y en Buenos Aires los gobernadores Jorge Capitanich y Axel Kicillof ya conformaron mesas del Frente de Todos para discutir y consensuar gestión.

Más allá del malestar con el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional, el kirchnerismo reclama una política macroeconómica que frene la suba permanente de la inflación, acuerdos (con "firmeza") con los formadores de precios, que no haya políticas de ajuste y que se rediscuta la forma en que el ex ministro de Economía definió la quita de subsidios. Ahora, lo dijo la Vicepresidenta, también bregan por un Salario Básico Universal, una política en espejo a lo que es la Asignación Universal por Hijo que promueve el frente Patria Grande de Juan Grabois y el MTE que incluso integra el Movimiento Evita. Para ello, señalan, el Presidente debería aceptar el poder político de Cristina y acepte los "consejos" que él, en cambio, rechaza. "Tenemos que resistir, este es el rumbo", repitió Fernández cada vez que su vice expuso sus pedidos. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.