Estados Unidos presentó una queja por las trabas a las importaciones

Aunque trascendió ahora, el reclamo de administración de Donald Trump fue hecho hace un mes, cuando manifestó su "preocupación" por la demora que tiene el Gobierno en autorizar las Licencias No Automáticas para los comerciantes. 

El Gobierno de los Estados Unidos, todavía al mando de Donald Trump, elevó una queja formal contra la Argentina en un foro internacional por el endurecimiento del cepo a las importaciones practicado en el transcurso del primer semestre. El bloqueo al ingreso de productos del exterior tuvo como transfondo contener la salida de divisas del país en momentos críticos por la inestabilidad cambiaria, pero también para sanear la balanza comercial, guardarse más dólares de los que podrían salir para efectuar pagos al exterior, y a la vez proteger la producción local.

Aunque se filtró ahora, el pasado 9 de octubre, Estados Unidos elevó "nuevas y persistentes preocupaciones" sobre el sistema de licencias de importación que administra el ministerio de Desarrollo Productivo, al mando de Matías Kulfas. a través de la Subsecretaría de Política y Gestión Comercial, pero en el que también intervienen en el Banco Central y la Aduana, dependiente de la AFIP. 

Según pudo constatar El Cronista, la queja estadounidense quedó al descubierto sin voluntad de ambos gobiernos, que vienen trabajando sobre todos los asuntos de la relación bilateral en forma sigilosa, más aún en el transcurso de un año electoral para la primera economía del globo. 

La información fue transparentada por la Organización Mundial del Comercio (OMC), en cuyo ámbito se dio la discusión. De acuerdo a su reciente informe de vigilancia sobre las medidas comerciales adoptadas por economías del G-20, Washington blanqueó el tema durante una reunión del Comité de Licencias de Importación de la entidad, en Ginebra, tras reiteradas manifestaciones de empresas de capitales norteamericanos con operaciones locales, que ya venían advirtiendo a las autoridades competentes por la interrupción del flujo comercial.

La OMC ventiló el punto entre Washington y Buenos Aires.
"Una discusión técnica"

Los embajadores de ambos países, Edward Prado y Jorge Argüello, se reunieron esta semana aprovechando el regreso al país de quien fuera también representante argentino ante las Naciones Unidas durante el mandato de Cristina Kirchner.

Argüello comentó a este diario que "no ha habido un cuestionamiento que nos haya llegado en el nivel político", aunque repuso que la Argentina "recibió en un ámbito de discusión técnica un cuestionario en el cual Estados Unidos requería información sobre cambios recientes en el sistema de licencias y en particular sobre los criterios que utilizaba la autoridad de aplicación para aceptar o rechazar las solicitudes de licencias".

Para el funcionario, la presentacion estadounidense "no necesariamente implica que después el tema escale o se convierta en un reclamo formal o tema de la agenda bilateral".

Los principales temas de la agenda bilateral sobre la mesa, hoy, en la reunión de trabajo mantenida en Buenos Aires con mi colega Edward Prado @USAmbassadorARG pic.twitter.com/zlGuBsCK2J

— Jorge Argüello (@JorArguello) November 17, 2020

 

Más observaciones

Las trabas a las importaciones y los nuevos requisitos para tramitar las Licencias No Automáticas (LNA) que se fueron sucediendo durante el año vienen recalentando el ánimo de los comerciantes. La Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) ventiló en julio su descontento tras no encauzar el diálogo con las autoridades, y denunció que más de 600 bienes demandados por 220 compañías no obtenían respuesta, entre los que destacaban las autorizaciones no contestadas para traer neumáticos, zapatillas, artículos de bazar, tablets, electrodomésticos y otros bienes de consumo.

Lejos de ser una preocupación estadounidense, la Argentina ha sido señalada ante la OMC por aplicar "procedimientos aduaneros más estrictos" a las importaciones, en especial con "el requerimiento de licencias de importación no automáticas para 1447 posiciones arancelarias", observó la OMC en su más reciente informe.

Adicionalmente, el Gobierno duplicó en un año la cantidad de investigaciones por presunto antidumping, que en la práctica suponen en muchos casos imponer aranceles preventivos y punitivos y desalentar directa o indirectamente el ingreso de esos bienes. Pasó de seis gestiones durante el último año de gobierno de Mauricio Macri a una docena en lo que va de 2020.

La OMC también reportó a la Argentina por algunas medidas restrictivas a las exportaciones, aprticularmente por solicitar requisitos de valores de referencia para las exportaciones de determinados productos ligados al campo y sujetos a retenciones.

El martes,el ministro Kulfas aseguró que el Gobierno no tiene una política "ni librecambista ni proteccionista", aunque sí persigue "una inserción inteligente, pragmática, que busque nuevos mercados de exportación, sin ser ingenuos en el cuidado de los productores locales . También atacó al gobierno anterior por favorecer a "oportunistas que, abriendo oficinas truchas, sin empleados, importaban cualquier cosa a precio de em>dumping y barrían la producción nacional". Y remató: "No cuenten con nosotros para entregar al sector productivo .

Tags relacionados

Compartí tus comentarios