Sin fondosExclusivo Members

Esperan que se destraben créditos de China para retomar obras claves para el sur del país

El dinero se acabó en noviembre y hay 2700 trabajadores suspendidos. Se demora el papeleo para continuar con la obra y el país asiático no enviará un dólar más hasta el nuevo acuerdo.

En esta noticia

La realización de las represas de Santa Cruz Jorge Cepernic y Néstor Kirchner llegó a un momento crítico. El consorcio empresario manifestó que se quedó sin fondos porque el Gobierno no firmó los papeles necesarios para destrabar un nuevo desembolso del crédito chino que financia las obras; los trabajadores están suspendidos y el Ejecutivo intima a la compañía a retomar los trabajos, aunque sin asegurar que destrabará el financiamiento acordado.

Se trata de un nuevo capítulo en la conflictiva ejecución de la que, en 2015 iba a representar la represa más grande que iban a financiar China fuera de su país y que debió haberse terminado en 2021, según el cronograma original.

La industria se contrae por falta de insumos y caída de demanda: cuándo tocará el piso

¿Llegan inversiones?: las preguntas sobre Milei, sectores y la viabilidad del plan económico

Los trabajadores de la construcción nucleados en la Uocra manifestaron su preocupación porque la obra está frenada y los obreros, en sus casas. Según fuentes que siguen el proceso, unos 2700 operarios están suspendidos y cobran el 80% de sus haberes. Según informó el sitio Econojournal, el Estado, a través de Enarsa, intimó a la compañía a retomar los trabajos.

"No hay plata"

Según supo El Cronista, la canilla de fondos se agotó en noviembre. El Estado argentino debía, entonces, firmar una nueva adenda al contrato, la número 12, para destrabar un desembolso por unos u$s 520 millones que permita continuar con los trabajos. Si bien la gestión anterior dejó los papeles listos, la firma se hizo esperar. 

El nuevo titular de Enarsa, Juan Carlos Doncel, manifestó, en reuniones con las partes, que quería revisar lo actuado antes de validar las modificaciones contractuales. Además, el Ministerio de Economía tiene que solicitar el desembolso al gobierno chino.

Mientras tanto, el Fondo Hídrico al que se destina, en pesos, el desembolso chino está vacío. Las empresas advirtieron que no pondrán más plata propia y que las obras no pueden continuar sin nuevos créditos.

Faltan firmas

La adenda 12 modifica las condiciones del contrato para que el Estado reconozca gastos adicionales en los que la Unión Transitoria de Empresas, conformada por la china Gezhouba, Eling (ex Electroingeniería) e Hidrocuyo, incurrió en los últimos años. Son gastos por el equivalente a unos u$s 400 millones, indicaron fuentes consultadas, aunque buena parte de esa suma son en moneda doméstica. Entre otros reclamos, la UTE quiere que el Estado se haga cargo, al incorporar al contrato, de erogaciones vinculadas a una falla geológica que obligó a modificar el proyecto, de gastos extraordinarios durante la pandemia y de las redeterminaciones por inflación de los certificados de obra.

Luis Caputo debe autorizar la nueva cuota de financiamiento chino para las represas.

Según fuentes del Gobierno, la UTE debe continuar con la obra mientras se discuten los desembolsos pendientes. "Seguimos trabajando con la UTE para que se retomen las tareas", dijeron en Enarsa.

Suspensiones

Actualmente, solo permanecen en el obrador unos 80 trabajadores, para tareas de mantenimiento. El resto -unos 2700- aguarda definiciones en sus hogares. Hasta el momento, la represa Cepernic tiene un nivel de avance del 42% -dos de sus tres turbinas importadas desde china aguardan en la obra para ser colocadas y la tercera llegaría en los próximos meses-, mientras que la Kirchner está completada en un 20%. tiene un avance del 42%.

Las represas sortearon distintos avatares de la relación política con China. Obra emblemática del último tramo de la presidencia de Cristina Kirchner, estuvo frenada durante dos años durante la gestión de Mauricio Macri, por la causa Cuadernos y la falta de acuerdo bilateral para su continuidad.

La canciller Diana Mondino intentó distender la relación con China.

En la gestión de Alberto Fernández, la obra quedó en medio de la interna política. El kirchnerismo acusaba al ex secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz por frenar la obra, que empezó a avanzar luego de su renuncia. En diciembre de 2022 llegó el último desembolso hasta el momento, por u$s 500 millones.

De los u$s 4514 millones del crédito que iba a financiar la obra, se desembolsaron u$s 1850 millones. El exministro Sergio Massa había anunciado el entendimiento para liberar los siguientes u$s 520 millones, que no se ejecutaron.

Las partes chinas (Gezhouba, los bancos y el Estado) siguen detrás del proyecto, aunque con más reparos. La constructora quiere terminar la obra, que considera estratégica para su cartera. Los bancos siempre persiguieron el recobro del crédito. El Gobierno está atento al enfriamiento de la relación con la gestión de Javier Milei. Cuentan que es la primera vez que se pone tan estricto con la firma de los compromisos alcanzados antes de liberar los fondos necesarios para la continuidad. Para eso se necesita la firma del ministro Luis Caputo.

Temas relacionados
Más noticias de represas de Santa Cruz

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.