Elecciones en Venezuela: el Gobierno se abstuvo de condenar el triunfo de Maduro

La Argentina no quiso acompañar una resolución de la Organización de Estados Americanos que calificó los comicios legislativos como "fraudulentos". 

Tras días de silencio, el Gobierno quedó forzado a poner de manifiesto su tácita aprobación de las elecciones parlamentarias ocurridas el pasado 6 de diciembre en Venezuela, cuyos resultados le permitirán a Nicolás Maduro retomar el control de la Asamblea Nacional (el parlamento), que en estos años estuvo en manos de la oposición.

Sin pronunciamientos oficiales sobre la jornada electoral marcada por el boicot opositor y una concurrencia a las urnas de apenas un tercio del padrón,  en la que el chavismo obtuvo el 67% de los votos emitidos, la Argentina votó por la abstención una resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) que rechazó lo que definió como una "elección fraudulenta" celebrada por un "régimen ilegítimo" con el "evidente propósito de eliminar la única institución legítima y democrática electa en Venezuela .

Pese a la oposición argentina, la resolución cosechó 21 votos positivos, dos en contra, cinco abstenciones y seis ausencias.

Para fundamentar semejante posición, el embajador argentino ante la OEA, Carlos Raimundi, sostuvo que "no se puede desde el exterior hacer caso omiso de la voluntad manifestada por quienes concurrieron al acto electoral" ni "dictar condiciones para procesos electorales sin contribuir en lo más mínimo a los mismos o, peor aún, alentando su boicot .

El representante permanente aseguró que el gobierno de Alberto Fernández sigue comprometido "con la facilitación del diálogo entre las partes en la búsqueda de una salida política de la crisis", y subrayó "la importancia de la vía electoral como el único modo de avanzar hacia la necesaria renovación institucional, que conduzca a la plena vigencia de la democracia y los derechos humanos, a la recuperación de la economía venezolana y al bienestar de su gente .

El embajador argentino ante la OEA, Carlos Raimundi.

La ocasión sirvió para que el Gobierno criticara una vez más la conducción del uruguayo Nicolás Almagro en la institución hemisférica, al sostener que la resolución dictada "en nada contribuye el proyecto de resolución bajo consideración .

La posición oficial respecto de Venezuela divide las aguas del Frente de Todos, donde hay quienes respaldan abiertamente a Maduro, y otros que lo critican abiertamente.

El canciller Felipe Solá respaldó públicamente el reciente informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que advierte serias violaciones de los derechos humanos en la nación caribeña. Sin embargo, ahora se llamó a silencio. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios