Conurbano

Volvió el trueque y la actividad vislumbra el hambre en la Provincia de Buenos Aires

Este sistema, que pisa cada vez más fuerte, deja entrever la carencia y la necesidad de alimentos que existe a causa del impacto de la crisis económica.

Desde ropa, electrodomésticos, dispositivos electrónicos, autos y servicios, inclusive, hasta comida -pasando por lácteos y alimentos no perecederos-, hoy en día forman parte del trueque. Se trata de una actividad que fue muy difundida durante la crisis del 2001 y que, en el marco de la pandemia, se exacerbó en la Provincia de Buenos Aires pero de forma virtual.

Esencialmente, el trueque permite a los sectores de menores recursos abastecerse de productos de primera necesidad. A través de las diferentes comunidades virtuales, en la que este sistema forma parte de la economía complementaria, se intercambian bienes y servicios sin la mediación de dinero.

Facebook es la red social predominante para realizar esta actividad. Allí existen cientos de grupos de trueques, privados y públicos. Algunos hasta superan los 50.000 miembros y el funcionamiento de ellos queda supeditado a sus propias normas, establecidas por los creadores de dichas comunidades.

La economía como tragedia primero y luego como farsa

"Este es un grupo solo de trueques, no de ventas. Tenemos reglas que te invitamos a leer si deseas que la experiencia sea agradable. Faltar a una de las reglas va a llevar a una advertencia (una sola), a la siguiente se elimina a quien no cumpla", advierte el grupo público "Solo trueques Campana", creado a fines de abril pasado.

Y resalta: "Faltas graves a las normas conllevan a la eliminación inmediata. Cuidemos el grupo, el mismo se creó por la situación tan particular que atraviesa el país".

Según datos oficiales, difundidos a finales de junio pasado, en la comparación interanual, hace 38 meses que los sueldos no le ganan a la inflación.

Merlo, Campana, Ituzaingó, Villa Soldati, Lomas de Zamora, San Fernando, Bernal, Moreno y Castelar son tan solo algunos de los sitios donde se lleva adelante esta práctica. Los acuerdos de intercambio se realizan de forma remota, muchas personas dejan publicado su celular, y las entregas suelen concretarse en espacios públicos (como plazas por ejemplo).

Por la crisis, Buenos Aires es cada vez más barata para los ejecutivos expatriados

En un posteo, se puede ver un usuario que publicó una imagen de una bicicleta y escribió: "Cambio por un celular bueno". En otra publicación, un cibernauta pidió intercambiar un auto marca Citroën por "una casa con escritura". Y aclaró: "Si es necesario, pongo la diferencia de dinero". Pero también, lamentablemente, hay quienes recurren a dicha plataforma para adquirir alimentos

"Cambio todo por mercadería en lo posible en lata", redactó una usuaria, quien pidió arvejas, lentejas, puré de tomates, mermelada, yerba o azúcar, entre otros productos, a cambio de sus prendas de vestir.

Entre los grupos más numerosos se encuentran: "Ventas y Trueques Zona Norte San Fernando", con 55.000 miembros; "Ventas, trueques y otros en San Martín y alrededores", con más de 30.000 integrantes y "Trueques y Ventas en Merlo", con 29.000 vecinos. Otros de los que integran la lista son: "Trueque de Monte Grande", "Garaje de Ro", "La Florida (trueques, ventas, compras)", "Solo trueques Campana" y "Trueques y Ventas en Reja Grande".

Este fenómeno volvió a cobrar fuerza como un modo de enfrentar los efectos producidos por la inflación y la crítica situación económica argentina. Frente a la necesidad creciente en el país, la cantidad de miembros en los grupos de trueque aumenta de forma exponencial y los posteos se actualizan minuto a minuto.

Para algunos, se trata solamente de un ámbito donde se pueden dar el lujo de obtener un celular de último modelo sin pagar el costo verdadero. Sin embargo, para otros se trata de poder intercambiar un elemento que ya no utilizan, tan solo por un paquete de arroz.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios