Elecciones 2021

"Presidente terrenal": Alberto busca remontar en el Interior y no caer más en el Conurbano

Fernández se posa en recuperar imagen en las provincias donde se juega el control del Senado. Continuará en encuentros reducidos con vecinos del Gran Buenos Aires.

En el último día de campaña vinculada a la gestión -el miércoles cae el telón de los actos oficiales que puedan captar el voto- el presidente Alberto Fernández llegó a la provincia de Chubut para realizar anuncios con un claro sentido electoral, y diferenciarse del gobernador Mariano Arcioni, que fuera considerado hasta hace poco un aliado de la Casa Rosada y de Sergio Massa.

Fernández visitó el corazón petrolero de la provincia, Comodoro Rivadavia, donde realizó anuncios sin presencia de autoridades provinciales destacadas, y luego encabezó un acto proselitista del Frente de Todos en el que su candidato a senador, Carlos Linares, le pidió la "intervención" del sistema educativo. Luego Fernández recaló en Trelew, una ciudad golpeada por un alto nivel de desempleo. 

La visita de Fernández a la provincia patagónica, donde realizó anuncios de obras por $ 12.000 millones, llegó horas después del esperado anuncio de la prórroga del subrégimen de promoción industrial de Tierra del Fuego, que da certeza de mantener las rebajas impositivas para las empresas ensambladoras de electrodomésticos y electrónicos y, así, el nivel de empleo en la región austral.

Nueva encuesta: final abierto entre Santilli y Tolosa Paz, y Cristina mejor que Alberto en el territorio bonaerense

El Presidente aspira a continuar recorriendo en las próximas semanas algunas de las 17 provincias donde su frente cayó derrotado en las elecciones primarias. Aunque no es de esperar que sume kilómetros en distritos donde sabe que repetirá una dura derrota: es el caso de La Pampa, Mendoza y Córdoba, que ya dan por perdidas.

Pero las incursiones serán ahora de otra manera: ya sin el empuje de los actos públicos vinculados a la gestión, Fernández aspira a mostrarse cercano y atento a los reclamos. Es la versión del "Presidente terrenal", en palabras de uno de sus principales armadores electorales.

Pero la tarea de instalar el discurso de "los dos caminos" (la versión renovada de la "grieta") a través de la campaña proselitista del "Sí", diseñada por el asesor catalán Antoni Gutiérrez-Rubí, no es tarea exclusiva del titular del Poder Ejecutivo. Cristina Kirchner hizo lo propio el lunes en Santa Cruz, inaugurando una zona franca donde sus coprovincianos podrán adquirir bienes de consumo masivo rebajados de impuestos. 

Casi todos los ministros con "fierros" están de recorrida. El jefe de gabinete, Juan Manzur, fue enviado a Santiago de Estero para anunciar más vuelos desde y hacia Aeroparque; el ministro de Obras Públicas y asesor en campaña, Gabriel Katopodis, estuvo el fin de semana en Salta y Santa Fe, y hasta el ministro de Defensa, Jorge Taiana, viajó a Chaco para poner en marcha una "operación socio sanitaria". 

El Gobierno parece así responder a la campaña federal en la que se embarcó parte de la dirigencia opositora, y en particular Patricia Bullrich, que en un raid similar al hecho antes de las PASO, recaló estos días en Tucumán, Catamarca, Chubut, Santa Fe, Mendoza y Córdoba. La presidenta del PRO también pretende hacer incursiones en La Pampa y Corrientes.

La campaña del Sí: cuál es la estrategia del Gobierno para recuperar votos

Para el Conurbano -ese escenario de una batalla de encuestas que los principales partidos se arrojan asegurando que el contrincante corre con ventaja en una suerte de estrategia dirigida a enardecer a la propia tropa- Fernández promete continuar con los encuentros reducidos, de donde pretende sacar conclusiones de las razones por los que la gente no votó al Frente de Todos, o no fue a votar, precisó en estas horas la flamante portavoz presidencial, Gabriela Cerruti.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios