"MUY DIFÍCIL"

El lapidario pronóstico de Goldman Sachs para las metas de Argentina con el FMI

El jefe del equipo de investigación macroeconómica para Latinoamérica de Goldman Sachs, Alberto Ramos, compartió su análisis en torno a la posibilidad de Argentina de cumplir las metas con el FMI: ¿Qué espera?

Las metas que la Argentina acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) al renegociar su deuda con el organismo le ponen al ministro de Economía, Martín Guzmán, nuevos límites para su gestión y para el rediseño de su hoja de ruta.

Entre las disposiciones más importantes, el Gobierno espera cerrar el año con reservas de divisas internacionales superiores a los u$s 5.800 millones, un déficit fiscal del 2,5% y una fuerte baja en la emisión monetaria, la cual debería implicar tan solo el 1% del PBI.

El guiño del FMI a una "ayuda" contra el déficit fiscal mientras el gasto acelera

Reservas en jaque: por qué el BCRA suma muy pocos dólares y qué hará para cumplirle al FMI

Del cumplimiento de estos puntos, que son auditados de forma trimestral por el FMI en sus visitas a la Argentina, depende el dinero que el organismo le prestará al país para cubrir los vencimientos de la deuda adquirida durante la gestión del expresidente Mauricio Macri.

Ante esto, el jefe del equipo de investigación macroeconómica para Latinoamérica de Goldman Sachs, Alberto Ramos, compartió con Bloomberg Línea su opinión y análisis en torno a la posibilidad que la Argentina tiene de cumplir con estas metas.

LAS METAS DE ARGENTINA CON EL FMI, ¿SON VIABLES?

Según Ramos, "los objetivos serán difíciles de cumplir", con la inflación -"un derivado de una dinámica fiscal laxa"- como el principal foco de los desequilibrios de la macroeconomía.

Pese al impacto de la inflación en el intento reacomodar la economía, el especialista remarcó que la suba de precios también asiste al Gobierno en uno de sus objetivos: la baja del déficit fiscal, ya que la inflación permite licuar el gasto. "Es bueno porque recaudás más impuestos", explicó Ramos.

"Por otro lado, la economía va a entrar en un período de bajo rendimiento significativo", sumó el analista. Y advirtió: "Los números de marzo empiezan a sugerir que, bajo el peso de una altísima inflación, el dividendo de la reapertura económica se agotó".

El oscuro pronóstico de Goldman Sachs para Argentina en 2022: devaluación y poca confianza en acuerdo con el FMI

El FMI aseguró que "hay buen progreso" con Argentina: qué pasará con las metas del acuerdo

"Entonces, hay mucha presión para usar el presupuesto y gastar para aliviar el dolor creado por la inflación y enfrentar lo que será la desaceleración de la economía", detalló, explicando entonces que se observan "riesgos de que la inflación de referencia esté completamente desactualizada".

El analista de Goldman Sachs también hizo referencia a otra de las metas que más preocupa al Gobierno: la acumulación de reservas internacionales. Respecto a la meta establecida entre el FMI y Guzmán, según Ramos "esta no es particularmente ambiciosa".

Sin embargo, "el problema es que en este entorno en el que la credibilidad monetaria es muy, muy baja, cuando vemos nuevos signos crecientes o luchas internas dentro del Gobierno y donde la capacidad de cumplir con los compromisos del acuerdo es baja, va a ser increíblemente difícil que este programa se mantenga encarrilado".

Consultado sobre una posible reestructuración de las metas establecidas a raíz del desafiante contexto internacional generado por la guerra en Europa, Ramos remarcó que desconoce si el margen de déficit fiscal podría llegar a ampliarse de un 2,5% a un 3%. 

"Lo que me preocupa es que hay tanta presión sobre las autoridades para que gasten más debido a la inflación que probablemente les gustaría tener más margen de maniobra en lo fiscal", sumó el especialista de la banca de inversión.

Sobre la posibilidad de que este programa efectivamente logre que la Argentina tenga un "desempeño mucho, mucho mejor en los próximos años", Ramos fue terminante al considerar que probablemente no sea así: "Porque necesitamos una política mucho más fuerte, y las autoridades no quieren implementarla", explicó.

"Las políticas ligeras y blandas ya están generando, como pueden ver, muchas luchas internas dentro de la administración", remarcó el especialista en referencia a la interna política dentro del oficialismo. En esta línea, cerró con un duro cuestionamiento: "¿Se imagina pedirles un cambio más significativo en la combinación de políticas?".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios