El gremio de petroleros amenaza con romper los acuerdos por Vaca Muerta

Su conductor, Guillermo Pereyra, rechazó el recorte de subsidios que decidió el Gobierno. Las empresas anunciaron que, sin el precio estímulo, revisarán sus programas de inversiones 

El sindicato de petroleros alzó la voz contra el recorte de subsidios a la producción de Vaca Muerta. El gremio, que conduce el histórico Guillermo Pereyra, rechazó el nuevo esquema que propuso el Gobierno y que provocó que varias productoras -Tecpetrol (Techint), YPF, Pampa Energía- anunciaran revisión en sus planes de inversión. "Si tocan un solo trabajador, se caen los acuerdos de Vaca Muerta", advirtió, a través de un comunicado.

“El sindicato trabajó fuertemente para llegar a la situación actual y el Gobierno nacional no puede cambiar las reglas del juego de un día para otro porque está atacando a los trabajadores. Y, si llegase a haber un solo despido, vamos a hacer caer todos los acuerdos  que firmamos para el desarrollo de Vaca Muerta , alertó Pereyra, secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro (Neuquén) y senador nacional por el PJ.

"El Gobierno y las empresas tienne que resolver este tema porque no se pueden romper los acuerods y cambiar las reglas de juego de un día para otro; hay mucho en juego", agregó.

"Hay que actuar con seriedad, algo que, evidentemente, está faltando en quienes toman decisiones", disparó.

"Existe mucha preocupación entre los compañeros de Añelo, donde mantuve reuniones y asambleas porque ven que todo el esfuerzo que se ha hecho puede resultar en vano", concluyó.

El miércoles, la Secretaría de Energía, a cargo de Gustavo Lopetegui, decidió no modificar la resolución 46, que establecía un precio estímulo para el gas nuevo generado en Vaca Muerta. La curva arranca en u$s 7 por millón de BTU (unidad de medida del mercado gasífero) para este año, u$s 6,5 en 2020 y u$s 6 en 2021, para, luego, converger al valor internacional. Esto implicaba un subsidio de u$s 1250 millones. Sin embargo, el Gobierno quiere reducir esa cuenta a u$s 700 millones. Por eso, decició que ningún proyecto más ingresará a ese benificio y que, los que ya lo hicieron, recibirán el estímulo por el volumen de producción declarado originalmente. Esto perjudica a quienes terminaron extrayendo más gas que el que declararon cuando presentaron sus proyectos.

Hasta ahora, Tecpetrol, la petrolera de Techint, fue la que reaccionó con mayor dureza. Denunció un perjuicio de $ 5655 millones, por lo cual anticipó que estudia el inicio de acciones legales y revisará, también, su plan de inversiones. Hasta ahora, de los u$s 2300 millones anunciados para el área de Fortín de Piedra, ya lleva ejecutados u$s 1800 millones, en sus primeros 18 meses. YPF, por su parte, advirtió un impacto de u$s 60 millones (más de $ 2200 millones) y también revisará su programa de desembolsos. Pampa Energía, por su parte, todavía analiza la situación.

Uno de lo puntales del desarrollo de Vaca Muerta había sido el acuerdo laboral entre Gobierno, la provincia de Neuquén, las petroleras y el gremio. Anunciado en enero de 2017 por Mauricio Macri en la Casa de Gobierno, flexibilizaba las condiciones del convenio para adaptarlas a la exploración y explotación de yacimientos no convencionales.

Esta semana, el Ministerio de Trabajo y Producción difundió las últimas estadísticas de su Encuesta de Indicadores Laborales. El relevamiento arrojó que, entre marzo y noviembre, se habían destruido 134.269 puestos de trabajo en el sector privado, tantos como los que se habían creado desde 2014. Contra noviembre de 2017, la pérdida fue de 172.200 trabajos.

Sin embargo, Neuquén fue sido la provincia más destacada, con un crecimiento del 4,4% interanual: 5000 nuevos empleos registrados. Según la encuesta, las actividades ligadas a Vaca Muerta crearon 3900 puestos.

Tags relacionados
Noticias del día
Finanzas y Mercados

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero
El déficit primario tuvo un aumento interanual del 78,1% nominal y del 26,2% en términos reales. El financiero, que incluye el pago de servicios de la deuda, registró una suba del 32,2% a valores corrientes pero una baja del 6,3% si se descuenta la inflación. Son datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso.