El Gobierno ya entregó cerca de 1 millón de tarjetas Alimentar

El ministerio de Desarrollo Social cumple con lo estipulado al inicio del programa a mediados de diciembre. Hacia fines de marzo se habría alcanzado al universo total de posibles beneficiarios.

A poco más de dos meses desde el inicio de su implementación, el Ministerio de Desarrollo Social ya repartió cerca de 1.000.000 de tarjetas Alimentar en todo el país y mantiene su estimación de alcanzar a todos los posibles beneficiarios hacia fines de marzo. En ese marco, la provincia de Buenos Aires es el distrito que más tarjetas recibió con un aproximado de 40% de los plásticos repartidos.

Las tarjetas Alimentar esta destinadas a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo  y las mujeres que perciben la Asignación por Embarazo. Funcionan como una tarjeta de débito a la que el tercer viernes de cada mes se le depositan de manera automática entre $ 4000 y $ 6000 dependiendo la cantidad de hijos de cada poseedor. La clave: solo se pueden adquirir alimentos, no se puede extraer efectivo ni comprar bebidas alcohólicas; de esta manera el plástico se convierte en una herramienta que fomenta el regreso a la dieta de productos frescos como lácteos, carne, frutas y verduras. Según precisó el ministro Daniel Arroyo días atrás en una entrevista brindada a la agencia Noticias Argentinas, el 60% de las compras realizadas con la tarjeta responden a este rubro.

De acuerdo a datos del ministerio de Desarrollo, hasta el 20 de febrero se entregaron 922.517 tarjetas de las 1.400.000 previstas que habrá en circulación entre los últimos días de marzo y los primeros de abril. En la cartera prevén que una vez concluida la entrega solo se habrá alcanzado al 80% de los que están en condiciones de acceder. El 20% restante reside a cuidadanos en zonas rurales, alejados de centros comerciales, para los que se evalúa la entrega de un módulo alimentario que podría ser un bolsón de comida o similar.

Tarjeta Alimentaria: el padrón y todo lo que hay que saber para tenerla

La tarjeta alimentaria incluida en el Plan Argentina contra el Hambre comenzó a entregarse en enero en el Conurbano y desde entonces sigue entregándose en distintos puntos del país. Incluso los gobiernos nacional y porteño decidieron una especie de trgua en los enfrentamientos que mantienen para avanzar con el reparto en la Ciudad .

Los operativos de distribución comenzaron el 18 de diciembre pasado, apenas asumido el gobierno de Alberto Fernández, en la localidad entrerriana de Concordia. Se eligió esa ciudad por ser el distrito más pobre de acuerdo a estimaciones del INDEC. El criterio de mayor apremio fue el que se utilizó para definir el calendario de distribución. Las diferencias políticas que podrían existir entre el Poder Ejecutivo y las autoridades provinciales no inciden, sostienen desde la cartera que dirige Arroyo, a la hora de bajar al territorio con las tarjetas.  

Con el casi millón de tarjetas entregadas, al 28 de febrero se habían alcanzado 1.670.575 niños, embarazadas y discapacitados que perciben AUH lo que significó una inversión del ministerio de $ 4.665.432.000. Solo en Buenos Aires se entregaron 403.300 plásticos, tanto en el Gran Buenos Aires como en el interior de la provincia. A mediados de enero se desembarcó en el Conurbano, con operativos en La Matanza, Almirante Brown, Morón y Avellaneda, entre otras intendencias. Desde entonces ya se cubrieron la mayoría de las localidades del área metropolitana sin distinción de partidos gobernantes. Además, se hicieron operativos de entrega en Entre Ríos (21.900), Chaco (66.500), Santa Fe (49.700), Tucumán (17.700), Salta (35.000), Santa Cruz (9.100), La Pampa (10.000), Catamarca (17.000) y Córdoba (117.000). A la Ciudad de Buenos Aires arribaría en las próximas semanas; días atrás Arroyo se reunió con la ministro de Desarrollo Humano porteño, María Migliore para comenzar a coordinar el programa.

El ministro Daniel Arroyo junto al intendente Gustavo Posse durante la entrega del a tarjeta en San Isidro.

En Desarrollo Social aún no definieron si habrá una actualización por inflación del monto acreditado. En junio esta previsto que se realice una primera evaluación detallada sobre el impacto tanto a nivel alimentario como económico que ha tenido el programa. “En Catamarca, por ejemplo, son $ 83.000.000 de pesos el tercer viernes de cada mes, en el Conurbano son 1.800 millones de pesos , precisó Arroyo.

Tags relacionados