Pandemia

Zonas de "alarma sanitaria": dónde el Gobierno reforzará la ayuda social y podría pagar un IFE

Se evalúa la apertura del IFE o de más fondos para programas de alimentos en aquellas ciudades que se encuentren con mayores restricciones por los contagios como indica el proyecto de ley; respuesta a las críticas de Grabois

El Gobierno ya tiene diagramado un esquema tentativo de ayuda social para la segunda ola de Covid que afecta a la Argentina. Se evalúa un refuerzo de los programas sociales, comedores o eventualmente la apertura del IFE en aquellas zonas de "alarma sanitaria" epidemiológica que se vean afectadas por las restricciones de circulación y actividades económicas.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, expresó a El Cronista que "todo está bajo estudio" y "nada está descartado", en relación a una reactivación del IFE focalizado o de aumento de planes sociales, bono extra o la inyección de ayuda alimentaria focalizada.

De esta manera, en la Casa Rosada se trabaja en el armado de un esquema sujeto al proyecto de ley de restricciones sanitarias que Alberto Fernández envió al Congreso. Es decir, que se busca garantizar un refuerzo de la ayuda social en aquellos lugares donde haya un incremento de contagios y se vean resentidas las actividades económicas de una población.

En función a las pautas objetivas que fije la ley para declarar "zona de alarma sanitaria" una región o ciudad se activarán desde el gobierno los mecanismos de ayuda social focalizados.

"A más cierre de actividades o restricciones por alarma epidemiológica mayor será la ayuda social", graficó Arroyo.

En este sentido, la ayuda social reforzada se ajustará a los criterios que determinen las condiciones de Bajo, Medio o Alto Riesgo Epidemiológico y de Alarma Sanitaria, por los cuales se regirán los distintos tipos de restricción.

Según el proyecto de ley que empezó a tratar hoy el Senado, los parámetros para definir la situación epidemiológica son los siguientes: Bajo Riesgo: entre 50 y 150 casos cada 100.000 habitantes; Mediano Riesgo: entre 150 y 250 contagios; Alto Riesgo: entre 250 y 500 casos y Alarma Epidemiológica: más de 500 positivos cada 100.000 habitantes y 80% de ocupación de UTI.

La Secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, destacó también que se "proponen parámetros objetivos: número de contagios, velocidad de crecimiento de contagios y situación de camas de terapia intensiva. Se dividen los lugares en bajo, mediano y alto riesgo epidemiológico y se establece un estado de alarma donde se ve afectado el sistema de salud".

Así, Ibarra detalló que el gobierno podrá morigerar o suspender las prohibiciones. Esto es: prohibir clases presenciales, limitar la circulación en el transporte público y cerrar actividades.

El Ministerio de Desarrollo Social sabe que la situación social es crítica en estos momentos y que en las zonas donde se vean mayores restricciones crecerán los problemas. Pero también son conscientes de que los fondos son limitados y que no hay este año el nivel de presupuesto como en 2020. La cartera que conduce Arroyo ejecutó en 2020 más de $240.000 millones en ayuda social y este año tiene un presupuesto de $370.000 que será superado.

En paralelo a esta ayuda que diagrama Desarrollo Social, desde la Casa Rosada expresaron a El Cronista que no se descarta una inyección de fondos para ofrecer unas 60.000 pensiones para discapacitados que hoy no tienen cobertura y seguir con la ampliación de la Asignación Universal por Hijo (AUH) en aquellas personas que tienen problemas de documentación. Existen unas 13.000 causas judiciales de familias con problemas de documentación que no acceden a la AUH y esto contemplaría una cobertura para unos 30.000 chicos.

También se trabajará en la continuidad de los REPRO II para asistir a aquellos trabajadores o empresas que se vean afectadas por la parálisis de la economía. Sustancialmente se busca dar respuesta por ejemplo al sector de la gastronomía o el turismo que son los más golpeados por la crisis económica. Sólo en el rubro gastronómico se pusieron en juego 300.000 puestos de trabajo.

LA TARJETA ALIMENTAR

El gobierno ejecutó un importante aumento en la Tarjeta Alimentar. Pasó de una cobertura de 1,9 millones de chicos a 3,8 millones ya que amplió a los menores de 14 años la cobertura alimentaria.

Esta situación generó una fuerte crítica de los movimientos sociales algunos de ellos incluso alineados con la Casa Rosada. Fue el caso de Juan Grabois o Emilio Pérsico que mencionaron que el plan de la Tarjeta Alimentar era "pan para hoy y hambre para mañana" y objetaron su alcance.

Arroyo desechó esas críticas y aclaró que "la Tarjeta Alimentar es una política social para la emergencia y no es una estrategia política permanente".

De esta manera, el ministro de Desarrollo Social trató de salir a responder las críticas de los movimientos sociales y dijo que el "rumbo de la política social del gobierno seguirá marcado por la generación de empleo genuino".

Sin embargo, Arroyo cree que el gobierno debe dar respuesta a una situación de hambre que padece el 57% de los menores de 14 años en la Argentina y que en un contexto de restricciones o parálisis de la economía por la pandemia hay que atender esos sectores vulnerables.

De todas maneras, ni Arroyo o el resto de los ministros buscará una confrontación con los movimientos sociales y la idea es continuar en el camino del diálogo.

"Todos los días seguimos dialogando con los líderes de los movimientos sociales. El camino es el diálogo y la búsqueda de soluciones", sintetizó Arroyo al evaluar las críticas de Grabois o Pérsico, con quienes mantiene un canal de conversaciones.

Tags relacionados

Comentarios

  • HRM

    Héctor Roberto Morano

    12/05/21

    Les pido por favor que lean "Monotributo Social" en www.miplandegobierno.com

    0
    0
    Responder