El gobierno reafirmó su política de sustitución de importaciones

Según el Ministerio de Industria, el modelo implementado en 2003 trajo inversiones que permitieron "avanzar en la sustitución de importaciones de sectores estratégicos y achicar el déficit comercial".  

Los productos nacionales están cada vez más presentes en los hogares del país, a medida que se consolida la reindustrialización y el proceso de sustitución de importaciones, según un informe del Ministerio de Industria.

"Hubo un tiempo en que lo importado, lo comprado fronteras afuera, era lo más preciado; incluso existió una famosa publicidad a través de la cual la dictadura denostó nuestra industria nacional, idealizando la producción extranjera", recordó la cartera de Industria en un comunicado.

En cambio, ahora cada vez más productos nacionales llegan a los hogares de todo el país, desde notebooks y celulares, pasando por lavarropas y heladeras, hasta los novedosos televisores LED y LCD.

“Se acabó el verso del país de felices consumidores con empresas que cierran”, aseguró la ministra Débora Giorgi al analizar este cambio.

En ese sentido, remarcó: “Si volvemos a tener planchas importadas de 5 dólares en Argentina seguramente las veríamos solo por las vidrieras y no las podríamos comprar, ya que no tendríamos trabajo”.

En 2003, se puso en marcha "un modelo que sentó las bases para la recuperación de nuestra industria nacional, perdida en los años de neoliberalismo económico y destrucción del aparato productivo".

Para proteger la producción local, se implementaron políticas de protección como las Licencias No Automáticas (LNA) y las medidas antidumping, con el objetivo de frenar el ingreso indiscriminado de productos extranjeros a precios irrisorios que dañan en sus raíces a las empresas locales y el trabajo de todos los argentinos.

"De este modo, en un contexto de previsibilidad económica y solidez financiera, comenzaron a llegar las inversiones; empresas líderes internacionales optaron por nuestro país para radicar sus inversiones en distintos sectores productivos; esto permitió avanzar en la sustitución de importaciones de sectores estratégicos, y achicar el déficit comercial", destacó el ministerio.

De 2003 a la fecha, la producción de la línea blanca aumentó casi 350% y en los últimos tres años disminuyó sus compras al exterior en 45%.

"Los anuncios de inversiones son múltiples, y abarcan todos los sectores de la industria nacional, cuyo presente no sólo se refleja en estadísticas y cifras, sino que se observan, se palpan, en la vida cotidiana en cada hogar argentino; en nuestras casas conviven cada vez más bienes producidos dentro del territorio, con trabajo argentino, gracias al impulso de un mercado interno pujante, motor de la actividad productiva", concluyó. 

Tags relacionados