El Gobierno confirmó la continuidad de una ayuda acotada a empresas

Concluido el Programa ATP, las empresas podrán optar por inscribirse a una ayuda equivalente a $ 9000 por trabajador registrado, pero solo válida por dos meses. Arrecia el pesimismo sobre el año por venir

Con un escenario incierto en el porvenir inmediato, con dudas sobre la efectividad de las vacunas ante la aparición de una nueva cepa de coronavirus, y señales dispares en los niveles de actividad, el Gobierno determinó a una semana de concluir el año que continuará brindando asistencia a empresas en crisis para cubrir el pago de salarios de sus trabajadores, pero a través de un mecanismo más acotado que el hasta ahora vigente.

Tras confirmar la finalización del Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), que pagó en ocho ocasiones parte de los asalariados formales empleados por firmas con caídas sustanciales de la facturación, el gabinete económico dio ayer la señal de mantener en el transcurso de 2021 el Programa de Recuperación Productiva (REPRO II), que en su actual versión paga hasta $ 9000 a cada trabajador afectado.

En el relanzamiento de este instrumento que data de gestiones anteriores, unas 2453 empresas solicitaron y accedieron efectivamente al beneficio, recibiendo así un alivio a la hora de afrontar el pago de una nómina salarial de más de 83.882 trabajadores, con una inversión por parte del Estado de $ 751 millones.

El programa en cuestión, sin embargo, establece bajo los actuales parámetros que solo podrá ser recibido por dos meses. Para acceder a esta asistencia, las empresas son evaluadas de forma más exhaustiva que en el ATP, y deben entregar datos básicos referidos a su liquidez, patrimonio y otras variables que monitorea por el Ministerio de Trabajo como condición para el acceso al beneficio.

La noticia llega cuando crecen las expectativas negativas de los empresarios ante las últimas noticias relacionadas a la pandemia. Una encuesta de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) realizada entre el 15 y el 20 de diciembre arrojó que solo el 60% de las compañías encuestadas dice estar completamente operativa tras el confinamiento al que fueron obligadas en marzo pasado.

Más aún, el 51% esperaba una caída de ventas en diciembre respecto de noviembre, y entre estas, el 68% presagiaba una caída en facturación superior al 25%. En comparación con marzo, cuando se decretó el aislamiento, el 56% considera que no ha podido recuperar los niveles de venta prepandemia, y solo 26% incrementaron sus operaciones.

Aunque en la misma CAC admiten que estas expectativas podrían ser exageradas a la luz del movimiento que se registra en los centros comerciales a cielo abierto de las ciudades, los empresarios avizoran un 2021 sombrío, y por ello son renuentes a invertir o contratar más personal.

En los despachos oficiales donde llevan el pulso de la economía real toman con pinzas los datos de la CAC y aseguran que la AFIP tiene datos certeros de la facturación por rubros que no reflejan los resultados publicitados. A su vez, agitan la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) da cuenta de un aumento del empleo registrado en la rama comercio en octubre respecto de septiembre. De todos modos, reina la cautela.

Tags relacionados
Noticias del día
Finanzas y Mercados

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero
El déficit primario tuvo un aumento interanual del 78,1% nominal y del 26,2% en términos reales. El financiero, que incluye el pago de servicios de la deuda, registró una suba del 32,2% a valores corrientes pero una baja del 6,3% si se descuenta la inflación. Son datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Compartí tus comentarios