Entendimiento bilateral

El Gobierno celebra un guiño de Bolsonaro: no acompañará el tratado que Uruguay negocia con China

El canciller brasileño visitó Montevideo y evitó dar un apoyo al acuerdo comercial que los orientales buscan, por fuera del Mercosur, con el gigante asiático. Ahora, la Argentina apuesta a recuperar el vínculo con su principal socio comercial.

Con el puño apretado, pero guardado en el bolsillo, el Gobierno celebró que la cumbre de ministros de Relaciones Exteriores del Brasil y el Uruguay, realizada el lunes en Montevideo, naufragara y no dejara ningún compromiso concreto con respecto a la agenda que los orientales promueven en el escenario económico internacional, y que preocupa -y ocupa- a la Casa Rosada y a la industria local.

En la capital uruguaya, el canciller de ese país, Francisco Bustillo, recibió a su homólogo brasileño, Carlos França. Dicha cita concluyó tras un almuerzo, y ambos funcionarios evitaron declaraciones a la prensa. El escueto comunicado apenas reseñó que "abordaron temas que en la actualidad hacen al escenario internacional en su conjunto, a la región y al Mercosur".  

El Gobierno tomó ese "silencio" brasileño como un compromiso respetado, luego del encuentro que el canciller Santiago Cafiero mantuvo con França en Brasilia, hace pocos días. En esa reunión y por otros canales, la Argentina pidió a Brasil que se abstuviera de apoyar la intención de Uruguay de negociar, en solitario, un acuerdo comercial con China, que se encuentra ahora en evaluación con un estudio de factibilidad.

El canciller de Brasil visitó Montevideo y no dejó señales de apoyo al asunto que inquieta a la industria.

Meses atrás, cuando el presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, anunció durante la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur que buscaría negociar tratados comerciales en forma bilateral, el Gobierno argentino protestó enfáticamente.

Entonces, Alberto Fernández pidió "no cortarse solo" y "honrar los compromisos originarios". Se refería a la Resolución 32/00 del bloque, que fuerza a los socios a negociar la concesión de preferencias arancelarias en conjunto, para mantener vigente la columna vertebral de la unión aduanera: el Arancel Externo Común (AEC). Pero Lacalle Pou siguió adelante y anunció que buscaría un pacto comercial con China.

Golpe al Mercosur: Uruguay apura acuerdo bilateral con China y desafía a la Argentina

Fuentes diplomáticas evitaron confrontar con Uruguay, pese a que el mismo día que Lacalle cristalizó su intención de "cortarse solo" el Presidente llamó a discutir urgentemente una estrategia para disuadir a los orientales. Por el contrario, destacaron la buena sintonía habida con Brasil y aseguraron que la estrategia pasa por lograr consenso en el bloque y volver a poner el entendimiento entre las dos economías industriales más grandes del cono sur como viga del Mercosur.

Sin embargo, no todo está dicho en este tema. Los brasileños, a cambio de no acompañar a Uruguay en su aventura china, reclaman que la Argentina aporte para avanzar las negociaciones ya abiertas. Montevideo, de todos modos, ya avisó que volverá a poner la "flexibilización" en la cumbre que los presidentes mantendría en diciembre en la ciudad de Brasilia.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios