Inflación

El Gobierno apuesta fuerte a que los movimientos sociales produzcan alimentos para bajar los precios

Desde el Ministerio de Desarrollo Social fortalecieron los proyectos para 1,7 millones de trabajadores de cooperativas y movimientos sociales para reducir la cadena de producción y luchar contra la inflación.

Bajo el mandato de Alberto Fernández de reconstruir la economía de abajo hacia arriba, evitar aumentos de precios en la cadena de intermediarios y desarrollar programas productivos para la economía popular que frenen la inflación, el Gobierno buscará potenciar en los próximos meses las tareas de cooperativas y movimientos sociales en todo el país.

Se trata de una apuesta que conjugará el trabajo de los movimientos sociales y cooperativas con la producción a pequeña escala para más de 1.700.000 personas. El efecto buscado es por partida doble: apuntalar a los piqueteros o trabajadores de bajos recursos en un momento crítico de la economía y al mismo tiempo intentar fortalecer el control de precios con la puesta en marcha de una cadena productiva más limitada.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, uno de los pilares de esta propuesta del Gobierno, graficó de manera directa el esquema buscado: "Se trata de reconstruir la economía desde abajo hacia arriba, impulsando el trabajo en un sector que es mano de obra intensiva y se relaciona en forma directa con los consumidores, reduciendo la intermediación. Eso ayuda a reducir el impacto en los precios", dijo a El Cronista.

De esta manera, Arroyo cree que la potenciación de los trabajadores y trabajadoras del sector de la economía popular se dará con créditos no bancarios para máquinas, herramientas e insumos para la producción porque queremos darle más escala al sector. "Eso implica fortalecer a los pequeños productores y empresas del sector para mejorar sus capacidades", explicó.

Es la misma línea que plantea el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, cuando sostiene que "nuestra visión es la de un Estado activo pero no que viva en el déficit fiscal, queremos lograr que se estabilice pero no con ajuste sino con crecimiento económico".

El trabajo de la economía popular con los movimientos sociales como eje central, es la otra cara visible del ejército de piqueteros que desde hace varias semanas elevan reportes de aumentos de precios en supermercados de todo el país para alertar a la Secretaría de Comercio como parte del plan de lucha contra la inflación.

El último informe del Ministerio de Desarrollo Social revela que hasta ahora se inscribieron 1.749.632 personas en el Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (ReNaTep), de los cuales más de la mitad fueron mujeres (57%).


Eva Verde, que es la coordinadora de Asesoramiento en Gestión a Unidades Productivas de la Secretaría de Economía Social del Ministerio que conduce Arroyo, comentó a El Cronista que en esta apuesta por fortalecer a la economía popular se busca contrarrestar la inflación y eliminar aumentos en la cadena de producción. Para ello se pusieron en marcha una amplia variedad de proyectos para las cooperativas y movimientos sociales.

Entre los proyectos productivos que promueve Desarrollo Social en este plan para la economía popular figura la adquisición de cosechadoras y máquinas para envasar leche que cuentan con el aval del INTA. En una primera etapa ya hay 13 fábricas de leche en 6 provincias de pequeños productores y cooperativas que empezaron a comercializar con envasadoras propias para bajar costos.

También hay en marcha proyectos de desarrollo de molinos agroecológicos en acuerdo con municipios y cooperativas. El desarrollo de más de 80 "mercados de cercanía" que buscan fortalecer el consumo en los barrios y reducir precios es otra de las apuestas fuertes de este programa de la economía popular.

"Cuanto más concentración de alimentos hay más elevados son los precios. Nosotros tratamos de acortar las distancias entre productores y consumidores para evitar la disparada de precios", dijo Verde a El Cronista.

En el plan de la economía popular que está en marcha también hay programas de recuperación de frigoríficos, el desarrollo de unidades productivas de unas 10.000 cooperativas para la agricultura familiar y el incentivo a ,a compra de maquinaria agrícola con créditos no bancarios.

Según el informe de Desarrollo Social, del total de los 1,7 millones de trabajadores de la economía popular inscriptos hasta ahora, el 50,7% se encuentra en la franja etaria que va desde los 30 a los 65 años, un 49% corresponde a los jóvenes hasta 29 años, mientras que el 0,3% son mayores de 65. Para Arroyo esto demuestra que el sector cobija a todo el arco etario de la población económicamente activa.

En cuanto a la distribución geográfica de los trabajadores que buscan romper la línea de producción masiva y reducir costos en la cadena alimentaria la mayor parte se concentran en Buenos Aires con 634.941; seguida por Chaco con 97.598, Tucumán con 95.242, Salta 92.283, Misiones 77.533, Santiago del Estero 77.008, Santa Fe 71.882, Jujuy 69.967, Córdoba 69.081, Formosa 60.459, CABA 56.631, San Juan 43.075, Entre Ríos 42.185, Mendoza 37.263, Corrientes 36.558, Catamarca 20.097, Río Negro 18.219, La Rioja 16.798, San Luis 16.497, Neuquén 12.995, Chubut 11.369, Santa Cruz 7.935, Tierra del Fuego 5.323 y La Pampa 3.370.

Otro de los datos que arroja el Registro de trabajadores de cooperativas y movimientos sociales es la multiplicidad de actividades que engloba el este sector de la economía cada vez más dinámico. La rama del "Servicios Socio Comunitarios" es la que mayor cantidad de inscriptos registró con el 32%. En este subgrupo, se destacan por sobre otras actividades los trabajadores de los comedores y merenderos comunitarios (61%). El segundo puesto en la estadística por rama de actividad, con el 26% de los inscriptos (410.369), le corresponde a "Servicios Personales y Otros Oficios" dentro de la cual se destaca el servicio de limpieza con el 20%. En la rama "Comercio Popular y Trabajos en Espacios Públicos" los inscriptos alcanzan el 13%, dentro de esta actividad los vendedores ambulantes (12%), feriantes (12%), venta directa (11%) y los artesanos (10%) entre otros rubros.

Por su parte, en la "Construcción e Infraestructura Social y Mejoramiento Urbano" se agrupa el 11% del total de los inscriptos destacándose el rubro de los albañiles/durleros con el 29%, los ayudantes y auxiliares de obra con el 28%. Pintores, electricistas, herreros y otros oficios relacionados con esta rama del trabajo completan la estadística.

En cuanto a la "Agricultura Familiar y Campesina", que representa el 9% del total de las inscripciones, la mayoría se dedica a la agricultura (58%), mientras que un 16% hace lo propio en viveros y huertas urbanas, un 5% se dedica a la ganadería, 1% a la pesca, lo mismo que aquellos que se dedican a la agroindustria. La estadística la completan otros oficios varios relacionados con el sector.

Estos proyectos cuentan con el aval del Ministerio de Agricultura y de Desarrollo Productivo, junto con el Banco de la Nación Argentina que ya lanzaron una línea de asistencia financiera por $ 500 millones destinada a microempresas incluidas en el Registro Nacional de Agricultura Familiar (RENAF), a un plazo de 36 meses, con una tasa de interés de 21% y dos puntos menos -bonificados por el BNA- para unidades productivas lideradas por mujeres.

"Este beneficio que alcanza a 5000 agricultores familiares inscriptos en el RENAF, apunta a crear las condiciones necesarias para que cada familia pueda vivir en el lugar que eligió", dijo el ministro Luis Basterra. Y Eduardo Hecker, presidente del BNA, reivindicó el rol de la institución que lidera como un protagonista relevante para la inclusión financiera de los sectores productivos históricamente postergados.

La "Industria Manufacturera" contiene al 4% de los inscriptos con la producción de alimentos como bandera (40%), seguida por la industria de indumentaria y textil (28%). Y el 4% del total de inscripciones le corresponde a la "Recuperación, Reciclado y Servicios Ambientales" donde los trabajadores y trabajadoras que se dedican a la limpieza de terrenos y espacios verdes encabezan la estadística con el 24%, seguidos por cartoneros (20%), recicladores de basura (16%), entre otros rubros del sector.

En relación al rubor de "Transporte y Almacenamiento" representa el 1% de las inscripciones (20.306) de los trabajadores de la economía popular destacándose con el 24% el transporte de pasajeros, la mensajería/delivery con el 19%, la carga de mercadería con el 18% y el flete con el 11%, entre otras actividades.

El el subsecretario de Políticas de Integración y Formación del Ministerio de Desarrollo Social, Daniel Menendez está convencido de que "es importante profundizar el trabajo en conjunto entre las organizaciones sociales y el Estado ya que los movimientos sociales no tienen que ser vistos como un problema sino como parte de la solución". Este funcionario que también lidera un sector de Barrios de Pie reconoció que "desde el Estado se busca potenciar estos espacios y garantizar lo que haga falta para que crezca y se desarrolle este sector".

Tags relacionados

Comentarios

  • LAJC

    Luis A. J. CORONA

    15/03/21

    Espero que tengan éxito con los sindicatos.

    0
    0
    Responder