El Gobierno achica su previsión de déficit fiscal primario para 2020 y 2021

El proyecto del Presupuesto 2021 asumía inicialmente un rojo no financiero en las cuentas públicas de 8,2% del PBI para este año y de 4,5% para el que viene, pero Economía recortará esas cifras como una búsqueda de señal de mayor compromiso fiscal.

El déficit fiscal primario para todo 2020 podría cerrar por debajo de lo que preveía inicialmente el Gobierno, que además estaría dispuesto a reducir la cifra proyectada para 2021 como un gesto de mayor compromiso con el balanceo de las cuentas públicas en vísperas a la llegada de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para negociar un nuevo programa de financiamiento.

Cuando el ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó el proyecto inicial en el Congreso en septiembre señaló que el déficit fiscal primario esperado para este año sería de 8,2% del Producto Bruto Interno (PBI), lo que sería el mayor agujero fiscal en más de 60 años, mientras que para el año que viene el rojo bajaría a 4,5% del producto.

No obstante, ese achicamiento del rojo en las cuentas públicas no partía de un ajuste del gasto público estructural, sino de la eliminación de las partidas asociadas a la asistencia por las restricciones impuestas debido al coronavirus que rondan 2,5% del PBI y a una eventual recuperación de la recaudación, severamente afectada por el agravamiento de la recesión.

Funcionarios del equipo económico expusieron el martes pasada la tarde ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, que hoy al mediodía aprobó el dictamen del proyecto. En esa presentación, el secretario de Hacienda, Raúl Rigo, señaló que el déficit fiscal primario sería más bajo que el 8,2% del PBI pautado al inicio y quedaría entre 6,6% y 7% del producto. Como hasta septiembre el déficit acumulado es de 4,8% del producto, en el trimestre final oscilaría entre 1,8% y 2,2%.

Rigo resaltó que el agujero de 4,5% del PBI "puede ser financiado" (se prevé que en casi 60% con emisión monetaria y el resto con financiamiento en el mercado local) y que el gasto público aumentará en términos reales. “El gasto real de 2021 va a crecer respecto 2020, sin tener en cuenta los gastos extraordinarios. Para que exista esto y al mismo tiempo baje el déficit, vemos que el ajuste recaerá sobre los intereses de deuda producto de renegociación de la deuda pública , destacó.

Pero también se reducirá la previsión de déficit fiscal para 2021. Fuentes del Ministerio de Economía señalaron a El Cronista que hay buena probabilidad de que el rojo fiscal esperado para 2021 también sea recortado, pero "sujeto a que sea sustentable y no un recorte sin sentido". El déficit podría bajar a 3,5% del PBI.

Ante esta modificación en las proyecciones, que traen implícita una búsqueda más contundente por balancear las cuentas públicas, los analistas observan una señal positiva, aunque dudan de que alcance para revertir el escenario de incertidumbre.

Si bien el equipo económico dio señales de ordenamiento con el compromiso de no tomar más adelantos transitorios hasta fin de año y de saldar anticipadamente el stock con financiamiento en el mercado de capitales, el mercado reclama gestos más consistentes.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios