STORNELLI REALIZÓ DOS ALLANAMIENTOS EN BUSCA DE PRUEBAS DE LAS COIMAS

El exchofer de Baratta declaró, pero los cuadernos no aparecen

En la indagatoria, si bien no se hizo oficial, reconoció que era quien se ocupaba de registrar los pagos. "Aportó mucha información", dijo el fiscal de la causa

Oscar Centeno, el ex chofer del ex funcionario Roberto Baratta, declaró como imputado colaborador ante el fiscal federal Carlos Stornelli y reconoció que eran suyos los cuadernos en los que asentó el retiro de bolsos de empresarios y su distribución en domicilios de ex funcionarios del kirchnerismo. Si bien la causa está bajo secreto de sumario, Centeno habría dicho en su visita a Comodoro Py. "Los cuadernos son míos, yo los escribí", ratificó Centeno en sede judicial. Sin embargo, en los dos operativos realizados para hallarlos, no aparecieron.

Centeno declaró luego de acordar con el fiscal Carlos Stornelli acogerse a la figura de "arrepentido" y, al término de la audiencia, se trasladó junto al representante del Ministerio Público al que fuera su domicilio en la localidad de Olivos para presenciar un allanamiento.

La información que aportó la investigación de La Nación a la Justicia es la principal prueba que hay en la causa contra varios empresarios y ex funcionarios, de cuales 14 ya fueron detenidos; mientras que un total de 18 fueron citados a indagatoria, como la ex presidenta Cristina Kirchner, el ex ministro Julio De Vido, el ex secretario Oscar Parrili y Juan Manuel Abal Medina.

Más allá del reconocimiento de la prueba principal que pesa sobre los acusados, Centeno declaró sobre el contenido de esos cuadernos y ahora los investigadores se abocarán a corroborar sus dichos.

"No hay palabras. Hay secreto de sumario", se limitó a señalar Stornelli ante la prensa luego de participar del allanamiento en la casa donde Centeno conviviera con su esposa hasta 2016.

Durante toda la jornada también fueron trasladados a Comodoro Py Baratta, ex subsecretario de Coordinación y Control de Gestión de Planificación Federal; Javier Sánchez Caballero, ex CEO de Iecsa; Gerardo Ferreyra, vicepresidente de Electroingeniería; Hugo Larraburu, ex coordinador Técnico de la Jefatura de Gabinete; Claudio Glazman, Director de Sociedad Latinoamericana Inversiones; Jorge Neira, también de Electroingeniería; Armando Loson, presidente del Grupo Albanesi; Enrique Llorens, ex secretario de Coordinación del Ministerio de Planificación; Walter Fagyas, ex presidente de Enarsa; Nelson Lazarte, ex secretario de Baratta; y Carlos Mundín, presidente de BTU.

Además, se presentó el prófugo Carlos Wagner, ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción y de la firma Esuco, que tenía pedido de detención desde este miércoles. Por el momento, cinco personas permanecen prófugas pues cuando la Policía Federal los fue a buscar a sus domicilios no se los encontró, y en las próximas horas el juzgado se apresta a ordenar la captura de todos ellos.

Ayer, en tanto, el juez Claudio Bonadio les leyó la acusación a los detenidos en la indagatoria. De ahí surgió el dato de que los empresarios pagaron durante un lapso determinado entre 2008 y 2015 un total de u$s 35.645.000 a entonces funcionarios del Gobierno y algunos miembros de la Justicia.

Las entregas fueron en un "sinnúmero de oportunidades" lo que -según los investigadores- comprueba la "permanencia" en el tiempo de la asociación ilícita de funcionarios y empresarios. "Los recaudadores de la asociación ilícita contaron con la participación de los empresarios que pagaron" esa suma de dinero, consignó el juez.

Tags relacionados