El Estado cede a una empresa de Caputo una central térmica

La ex Enarsa otorgó a Central Puerto una planta termoeléctrica, y declaró fracasada otra licitación.

La empresa estatal Integración Energética Argentina (Ieasa, ex Enarsa) adjudicó ayer la Central Termoeléctrica Brigadier López (280 MW) a Central Puerto por u$s 165.432.500, un monto al cual debe adicionarse una deuda financiera a ser asumida por el comprador por u$s 161.118.000 y la obligación de completar las obras de cierre de ciclo (para instalar una potencia nueva de 140 MW), que se estimaron en un valor superior a los u$s 50 millones.

Asimismo, la Asamblea de accionistas de Ieasa resolvió declarar "fracasada" la licitación para la venta y cierre de ciclo de la Central Termoeléctrica Ensenada Barragán (560 MW), "en virtud de resultar inadmisibles la ofertas" presentadas por la petrolera estatal YPF y la misma Central Puerto, "por no ajustarse a lo requerido en el Pliego de Bases y Condiciones".

Así, se efectuará un segundo llamado a licitación, en términos y condiciones sustancialmente similares a los de la licitación declarada fracasada, de forma tal de recibir ofertas en un plazo no inferior a 60 días y no superior a 90 días, tomando la mayor oferta recibida en la licitación fracasada (u$s 279.529.500) como precio base para la nueva licitación.

Central Puerto tiene entre sus accionistas a Carlos Miguens Bemberg (ex dueño de Cervecería Quilmes), Guillermo Reca (ex ejecutivo del banco estadounidense Merrill Lynch), Eduardo Escasany (número uno del Grupo Financiero Galicia) pero también a Nicolás Caputo, el mejor amigo del presidente Mauricio Macri, lo que generó polémica, ya que se le entregará un valioso activo estatal para la generación de energía.

De hecho, existe una denuncia contra Macri y el ex ministro de Energía, Juan José Aranguren, por parte de los diputados kirchneristas Rodolfo Tailhade, María Emilia Soria, María Fernanda Vallejos y Adrián Grana por vender a "precio vil" las centrales.

La decisión de privatizar estos activos forma parte del Decreto 882/2017, que también dispuso la cesión de acciones estatales a privados en Transener.

Con todo, entre el pago propio por las centrales, las obras de cierre de ciclo y la cesión de deudas, el Estado espera recaudar unos u$s 1100 millones. Con la adjudicación de ayer, tiene asegurados cerca de u$s 400 millones.

Tags relacionados