ELECCIONES LEGISLATIVAS

Qué dice el documento interno del Gobierno para contrarrestar las críticas de la UIA

En la Casa Rosada distribuyeron a ministros y candidatos un texto que contempla la idea de potenciar la industria nacional; las cifras y la comparación con Biden.

En medio de la dura puja con los empresarios y un fuerte clima de tensión por el faltazo de Alberto Fernández al día de la Industria, desde el gobierno elaboraron un documento interno en el que destacan que el crecimiento económico de la Argentina llegará con una "política industrial activa", recuerda las 900 nuevas inversiones por u$s 34.000 millones que hubo desde 2019, insta a copiar a la administración norteamericana de Joe Biden con el modelo del "compre nacional" de Estados Unidos y desarrolla una larga descripción de la supuesta reactivación económica en marcha.

A lo largo de 17 páginas el gobierno elaboró un documento que lleva por título "La industria acelera su recuperación y entusiasma al gobierno", donde busca fijar un "mensaje del Frente de Todos centrado en el futuro y con un horizonte claro". El documento se dio a conocer internamente justo un día después de que el Presidente desistiera concurrir al día de la Industria dejando plantados a los empresarios, un hecho que desató una dura crítica de la UIA.

El texto que hizo circular el gobierno entre todos los ministros y candidatos oficialistas asegura que la salida de la pandemia se está dando con "crecimiento económico, política industrial activa, recuperación del ingreso y un modelo de desarrollo productivo que permita una salida exportadora que termine con la restricción externa".

Desde este punto de vista, el gobierno sostiene que los países que inspiran a los argentinos son aquellos que tienen a la industria como motor, fuerte inversión en ciencia y tecnología y en I+D.

Así, el texto distribuido internamente por el gobierno al que tuvo acceso El Cronista remarca que en su primer discurso ante el Congreso norteamericano, Joe Biden estableció los lineamientos de su gobierno con "una fuerte ruptura con el paradigma neoliberal que rigió en Estados Unidos tras el desmantelamiento o la reconstrucción de cadenas de valor y una fuerte inversión en I+D para profundizar la guerra comercial con China".

Además, en la Casa Rosada remarcan que el proyecto económico de Biden propone estimular la demanda vía distribución para impulsar la economía y los mercados al tiempo que esgrime una histórica consigna proteccionista de los EE.UU.: "Buy American". Y fija esta idea como meta para trasladar en la Argentina.

En este contexto Alberto Fernández quiso transmitir a sus ministros y candidatos del FdT que la Argentina se inscribe en los objetivos similares a los de Biden: producción, empleo, redistribución y crecimiento económico.

INVERSIONES Y NÚMEROS

En el largo menú de inversiones y parámetros que toma el gobierno para hablar de una reactivación económica en marcha el documento en cuestión asegura que "desde el inicio de la gestión del Frente de Todos, hubo 900 nuevas inversiones por u$s 34 mil millones". Y añade que cerca de la mitad fueron empresas extranjeras, y la otra mitad, grandes, pequeñas y medianas empresas nacionales.

Entre las empresas extranjeras que menciona el gobierno para hablara de esta recuperación económica la más destacadas son: Unilever, Ford, Globant, Nissan, Peugeot, Quilmes, Coca-Cola, General Motors, Lundin y WalMart. Añade que 45 compañías anunciaron desembolsos de entre 450.000 dólares y 3.000 millones de dólares en el país, generando así más de 6.500 puestos de trabajo. El documento no hace mención alguna a las empresas extranjeras que se fueron del país en los últimos meses.

En tanto, a modo de contraponer el mensaje crítico de los empresarios, el gobierno dice que la producción industrial mostró un crecimiento interanual del 28,6% y 19,1% respectivamente en el mes de junio. El sector de la industria química y petroquímica creció un 26% interanual, mientras que las ventas locales y exportaciones crecieron un 22% y un 167% respectivamente respecto a junio del año anterior. Y el empleo del sector industrial lleva más de 12 meses consecutivos de crecimiento.

En un claro mensaje de respuesta a los empresarios de la UIA que fueron muy duros con Alberto Fernández en estos días y objetaron también su faltazo al acto del día de la industria, en el documento que recibieron ministros y candidatos del FdT se plantea que hay que "superar una dicotomía que atrasó a la Argentina con una discusión esteril; campo o industria. Es campo e industria", aclara.

Por otra parte, el mensaje de perfil económico mezcla un tono de arenga a la militancia. "Los argentinos y argentinas no se sienten menos que nadie a pesar de los discursos que así lo muestran y nos anclan al subdesarrollo. Argentina es un gran país y los militantes y votantes del Frente de Todos lo saben. Por eso también estarán en cada mesa para fiscalizar y cuidar cada voto emitido por un elector".

También hay en este documento un párrafo hacia aquellos que objetaron la parálisis y restricciones económicas durante la pandemia. "El entusiasmo electoral que tanto caracteriza al peronismo está presente aunque la pandemia imponga restricciones. Para quienes militan y votan a nuestro frente político, el sufragio es un punto de llegada y de partida, se ratifica y renueva un compromiso que va mucho más allá del domingo de votación".

En otro pasaje del documento interno del gobierno se envía una señal inequívoca a la oposición al sostener "nuestros votantes se manifiestan en favor de un proyecto de producción, empleo, recuperación del ingreso, respeto de los Derechos Humanos y amor a la Argentina: van a las urnas a manifestar una convicción y no un rechazo".

EJEMPLOS DE INDUSTRIA LOCAL

Para reafirmar este discurso de la importancia del sostenimiento de la producción industrial local el gobierno puso como ejemplo la fabricación de respiradores en la Argentina que permitió abastecer al mercado interno en la pandemia.

También mostró con la industria farmacéutica: las vacunas Astrazeneca que se aplican en nuestro país tienen parte de su proceso de fabricación en la Argentina. "De no haber contado con estas industrias, el abastecimiento de ambos insumos clave para la salud de los argentinos hubiera sido muchísimo más complejo para nuestro país", sostiene el documento.

La industria automotriz es otro de los ejemplos que mostró el gobierno al sostener que históricamente esa industria demanda una gran importación de insumos para producir. Pero aclara que ahora se comenzaron a reemplazar piezas importadas por industria local y se alcanzó alrededor de un 40% de autopartes nacionales. 

Ese es el camino que propone el gobierno: sustitución de importaciones para la producción y articulación entre grandes empresas y pymes proveedoras.

En este sentido, para el gobierno diagnóstico del peronismo y el Frente de Todos difiere del histórico relato del neoliberalismo. "Argentina es un país semi-industrializado y de renta media y no un país agroexportador pobre", dicen.

Así, remarcaron que durante los años del gobierno de Macri se celebró con amplio eco mediático la exportación de limones a los Estados Unidos, mientras la producción industrial se derrumbaba. Y habla de la "falsa dicotomía" entre industria y campo.

Como propuesta concreta para fomentar la industria local el texto que fue distribuido entre funcionarios y candidatos del FdT plantea que la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores del Ministerio de Desarrollo Productivo puso en marcha un canal de consulta digital y telefónica que brinda asistencia técnica a las MiPyMEs, emprendedores y emprendedoras sobre los programas, las herramientas y líneas de financiamiento que ofrece la cartera nacional para acompañar y fortalecer al entramado productivo.

Además, remarcaron que desde diciembre de 2019, el gobierno lanzó 31 líneas de crédito por $ 230.000 millones. Y añade que con la nueva Ley de Economía del Conocimiento (que incluye múltiples beneficios y ventajas para las empresas), ese rubro aportó u$s 115,5 millones y $ 107.100 millones de inversiones, generando 4800 puestos de trabajo.

En tanto, la venta de máquinas agrícolas, durante el segundo trimestre de 2021, alcanzó para el gobierno una facturación de $ 43.593,3 millones, lo que representa un aumento de 50,7% en relación con el mismo trimestre de 2020.

Todo ello hace, según el documento oficial, que la actividad económica haya crecido 2,5% en junio respecto de mayo, y 10,8% respecto del 2020, dice el documento oficial. En el primer semestre la recuperación fue de 9,7%. Y la industria se recuperó con fuerza en junio: creció 10,5% contra el mes previo.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios