El déficit primario en noviembre fue de 0,2% del PBI, el más bajo desde que empezó la pandemia

El resultado fiscal acumuló en el año un rojo de casi $ 2 billones, casi todo financiado por emisión monetaria. El Gobierno busca cambiar esta ecuación para 2021 y emitir menos del 2% del PBI para controlar la inflación y la brecha cambiaria.

Con mayores ingresos y una notoria desaceleración en el gasto, la Argentina tuvo en noviembre un déficit primario de $ 58.692,8 millones, equivalente al 0,2% sobre el Producto Bruto Interno, "el nivel más bajo de la pandemia", según indicaron en el Ministerio de Economía.

En pos de dar señales de moderación al mercado y de mostrar una recuperación de la actividad económica que habría empezado entre agosto y septiembre, el Gobierno subrayó que la recaudación fiscal tuvo por tercer mes consecutivo un crecimiento en términos reales (por encima de la inflación interanual) y que los ingresos totales del Sector Público Nacional (SPN) tuvieron un alza (de 27%) "impulsados por aquellos que dependen de la evolución del mercado interno y los asociados a la Ley de Solidaridad Social", que se sancionó en diciembre de 2019.

Al mismo tiempo, fuentes oficiales ponderaron que el gasto primario, que cerró el mes en $ 527.144,5 millones, "registró el menor guarismo interanual del año, incluso a aquellos observados prepandemia".

El salto en este renglón fue de 40,5% interanual, unos puntos por encima de la inflación, que fue de 35,8%.

El resultado financiero fue negativo en $ 127.029,3 millones, por el pago de intereses de la deuda pública (neto de pagos intra-sector público), que ascendió a $ 68.336,5 millones el mes pasado.

De esta forma, el déficit primario acumuló al undécimo mes de 2020 un total de $ 1.442.329,8 millones ($ 1,4 billón; 5,3% del PBI) y el rojo fiscal alcanzó los $ 1.973.921,5 millones (casi $ 2 billones; 7,3% del PBI), con un salto de 232,3% interanual en relación al período enero-noviembre de 2019. 

Fuentes oficiales estiman que el resultado primario en 2020 será negativo en torno al 7%, y el financiero cercano al 8,7%.

 

La planificación

El año pasado el déficit primario había sido de 0,4% sobre el PBI. El Gobierno del Frente de Todos pensaba que un resultado fiscal "razonable" sería negativo en alrededor de 1,5 puntos, para no tener que ajustar de más y continuar en un sendero de recesión.

Los planes oficiales se toparon con la pandemia del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), que obligaron a todos los Estados a elevar el gasto público como política contracíclica.

Casi todos los países desarrollados y emergentes pudieron financiar ese gasto con deuda pública a tasas cercanas al 0% anual o con emisión monetaria.

En ese doble plano, la Argentina tuvo uno de los menores "gastos Covid-19" en comparación con países de la región, por su alta inflación y la imposibilidad de tomar deuda en los mercados internacionales en plena reestructuración.

En total, este número trepó a 4,9% del PBI. Casi todo el gasto realizado para contener la situación social y ayudar a las empresas (Ingreso Familiar de Emergencia -IFE- y el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción -ATP-, principalmente) se financió con emisión monetaria, que llegaría a los $ 2 billones a fin de año.

Esta emisión que culminará diciembre cercana al 7% del PBI puso presión sobre la brecha cambiaria y sobre la inflación.

Aunque en el Gobierno no creen que la emisión monetaria sea la única causa de la suba de precios, sí reconocen que incide como factor.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, busca acotarla a 2,7% del PBI el año que viene o menos aún, si consigue préstamos por unos u$s 5000 millones de organismos multilaterales como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En tal caso, si el déficit primario proyectado se sostiene en 4,5% para 2021, podrá dar vuelta la ecuación presupuestada de financiamiento y cubrir el 60% con deuda (por 2,7 puntos sobre el Producto) y el 40% con emisión monetaria (por 1,8%).

El Tesoro tomó el viernes pasado los últimos $ 54.000 millones en concepto de utilidades del Banco Central (BCRA), que completa 2020 con giros totales por $ 1,6 billones.

Al mismo tiempo, se mantiene firme el compromiso de no tomar más Adelantos Transitorios e incluso devolver esos préstamos a la autoridad monetaria, si la Secretaría de Finanzas consigue una buena licitación de deuda el lunes 28. 

Por el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos, los subsidios económicos crecieron en noviembre un 38% interanual.

Fuentes oficiales consultadas ratificaron que esperan que el próximo año muestre los mismos números de subsidios en términos del PBI que en 2020: un 2,2% total, con 1,7% para la energía y 0,5% para el transporte.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios