Rojo en las cuentas públicas

En marzo aumentó el déficit fiscal y borró el saldo favorable del primer bimestre

Tras un primer bimestre moderadamente positivo, en el tercer mes se agrandó el déficit primario, según datos de la OPC sobre la administración nacional. Devengados, los gastos treparon 41% y los ingresos, 35%, frente a una inflación interanual de 42,6%.

El resultado fiscal devengado en marzo cerró con un déficit primario de $ 118.541 millones y un rojo financiero de $ 154.220 millones, según las cifras de la Oficina del Presupuesto del Congreso (OPC) sobre la administración nacional central.

Así, en el primer trimestre el agujero fiscal primario alcanzó los $ 57.917 millones y el total, $ 178.916 millones. El dato de marzo borró el superávit primario del primer bimestre, de $ 62.549 millones, un dato esperable para los analistas dado que el Banco Central debió asistir con adelantos transitorios al Tesoro por $ 135.000 millones por primera vez en el año. 

Ni siquiera el Gobierno se había precipitado a recortar la cifra fiscal para el año, dado que en los últimos seis años se habían registrado las mejores cifras en los primeros bimestres de cada uno.

La profundización del deterioro fiscal vino explicada en marzo por un incremento de los gastos primarios a un 41,6% hasta $ 657.041 millones y uno más moderado de los ingresos, de 35,5%, hasta $ 538.499 millones, con una inflación interanual de 42,6%.

Los ingresos tributarios que ingresaron a la administración nacional totalizaron los $ 353.150 millones y duplicaron a los de un año atrás (una suba de 108,7%), mientras que los aportes y contribuciones de la seguridad social captaron $ 148.003 millones (aumentó 37,2%).

Las rentas de la propiedad equivalieron poco más de la mitad de las del año pasado, por $ 19.327 millones, dado que en marzo de 2020 el Banco Central había girado utilidades por $ 80.000 millones al Tesoro, operación que la OPC clasifica dentro de los ingresos corrientes.

Según la OPC, los ingresos a la administración nacional treparon 35% y los gastos, casi 42%.

Además, los ingresos no tributarios rondaron los $ 16.695 millones. En este segmento se inscribe el impuesto sobre la riqueza, que en marzo canalizó cerca de $ 1100 millones según la OPC. No obstante, en los primeros días de abril entraron cerca de $ 30.000 millones (el 10% de lo esperado) según la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), aunque todavía no se conoce la cifra final. 

Los ingresos de capital fueron de apenas $ 6 millones y las ventas de bienes y servicios, $ 1167 millones.

Entre los gastos, más de la mitad de las partidas correspondieron a prestaciones sociales, por $ 358.124 millones, apenas un 24,9% más que hace un año atrás (-11,5% real), mientras que los subsidios económicos se duplicaron respecto hace un año atrás, al totalizar $ 86.833 millones.

Los gastos de funcionamiento, en tanto, subieron un 53,8% a $ 92.046 millones, mientras que las transferencias a provincias cayeron 21,5% a $ 24.938 millones y los giros a las universidades alcanzaron los $ 19.880 millones.

Así, el resultado primario terminó con un déficit 78% superior al de hace un año atrás, un 26% más en términos reales. El pago de intereses, que se computan después del resultado primario, alcanzaron los $ 35.678 millones.

La toma de adelantos transitorios por $ 135.000 millones y el financiamiento neto en las licitaciones de marzo por $ 20.000 millones llevaron al rojo financiero a $ 155.000 millones, un nivel 32,2% superior al de marzo de 2020 (6,3% menos que 12 meses atrás).

En el primer trimestre, los ingresos corrientes totalizaron los $ 1,53 billones (+42,3%), mientras que los gastos primarios avanzaron $ 1,59 billones (+45,1%).

Entre los ingresos, los tributarios alcanzaron los $ 987.155 millones, mientras que los aportes y contribuciones a la seguridad social rondaron los $ 448.913 millones.

Por el lado de los gastos, las prestaciones sociales totalizaron $ 958.224 millones, en tanto que los subsidios económicos alcanzaron los $ 168.150 millones. Los gastos de funcionamiento rondaron los $ 217.802 millones; las transferencias a provincias, $ 61.538 millones y a las universidades, $ 57.691 millones.

Dentro de los ingresos tributarios, en el primer trimestre se registró la menor prevalencia del impuesto al valor agregado (IVA), que explicó un 30,3% de lo recaudado para la administración nacional, mientras que los derechos de exportación representaron el 20,2% del total, fundamentalmente por el incremento del precio de las commodities.

Respecto a las partidas de asistencia asociadas al Covid, en el primer trimestre los gastos acumularon los $ 58.032 millones. El tope de estas erogaciones es de $ 164.591 millones, por lo que se ejecutó el 35,3% del total, entre gastos de vacunas, el Repro II, programas sectoriales y fondos de garantías de crédito a pymes.

En tanto, los gastos en jubilaciones y pensiones en marzo mostraron una nueva caída en términos reales de dos dígitos porcentuales, de 10,7%, y en el primer trimestre acumularon una baja de 10,5%, tras un enero con baja de 13,7% y en febrero, de 6,7%.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios