El costo del transporte de cargas sube 3% en diciembre y presiona sobre alimentos y bebidas

Empresarios del transporte estiman que el año cerrará en 34%, en línea con la inflación anual, pero con clara aceleración desde agosto. En la industria de alimentos el transporte explica entre 14% y 30% del costo total.

En un año en el que el transporte de cargas fue vital para mantener funcionando las actividades económicas consideradas esenciales, el costo del transporte terminará el año con un incremento, punta a punta, con un piso del 34%.

Así lo revela una fuente de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac).

Tras el último aumento de combustibles, que trepó a 4,5% en naftas y gasoil en el promedio nacional y 5,5% en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, un cálculo anticipado de la entidad empresarial destaca que en diciembre el costo del transporte de cargas (índice Fadeeac) cerrará con un avance del 3%, similar al dato de noviembre.

Así, el acumulado del año "se ubicará en torno al 34% o tal vez acercarse al 35%", aseguró Emilio Felcman, director del Departamento Económico de Fadeeac.

De este modo, el costo de transporte acompañará la inflación anualizada que proyecta el Indec (35,8%) o el 36,7% que surge del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que elabora el Banco Central.

Este incremento resulta sustantivamente menor al 62% de aumento registrado en 2018 y al 47% del año pasado, aunque no es para desestimar, teniendo en cuenta que éste fue un año con paritarias postergadas durante meses producto de la pandemia, sin aumentos de peajes y combustibles congelados hasta agosto.

Justamente ese mes, el costo del transporte que traía ajustes mensuales en la zona de 1-1,5% comenzó a acelerarse con algunos meses por encima del 5% mensual. En noviembre cerró en 3,05% de incremento y se proyecta un aumento semejante este mes.

El dato encendió las alarmas en la industria de alimentos y bebidas, un sector en el que el transporte es un factor clave en la estructura de costos.

"En alimentos no perecederos el costo de logística y transporte es de 14% sobre el precio de salida de fábrica, pero en productos frescos (lácteos, carnes) llega al 23% y en bebidas es del 30%", señaló Daniel Funes de Rioja, presidente de Copal, la entidad que agrupa a 37 cámaras del sector.

El punto ya fue planteado por Copal al Gobierno, en un contexto en que muchos precios de alimentos y bebidas "están congelados desde el 6 de marzo", indicó. En rigor, los productos de Precios Cuidados tuvieron dos aumentos (entre el 2 y el 6%).

"Para la industria de alimentos y bebidas un aumento del 35% del costo logístico es "insoportable" desde el punto de vista de la estructura de costos", remató Funes de Rioja.

Por su parte, Felcman reseñó que entre los once rubros que componen el índice de costos Fadeeac, el combustible es el que más incide en el precio final, además del tipo de cambio oficial y el precio internacional del crudo.

"El último incremento de combustibles es de 4 o 5%, y es el quinto aumento en cinco meses", explicó.

En el caso de la variable cambiaria, la incidencia es por partida doble. Por un lado, tiene impacto en material rodante, repuestos, reparaciones, e insumos clave como neumáticos pero también en una porción del costo del combustible local, que se referencia en el precio internacional del crudo Brent pero también en la depreciación del peso respecto del dólar.

Sólo para tener una medida, en lo que va del año el combustible se incrementó en torno al 20%, pero el dólar oficial pasó de $ 63 a comienzos de enero a $ 88,25 según la última cotización del Banco Nación, esto es un salto del 40%.

No es un dato menor. En las vísperas del último incremento de los combustibles trascendió que las petroleras están pidiendo alinear los precios según los movientos del tipo de cambio y no sólo el precio del barril de crudo.

"La aceleración de las mini devaluaciones incide en el incremento de los combustibles", indicó Emilio Felcman.

Otra variable observada con preocupación es el costo de insumos y repuestos. Es paradigmático el caso de los neumáticos, que "entre enero y noviembre aumentaron 60%, luego de un 2019 en que habían subido 70%", precisó.

Los neumáticos son un costo variable, pero que las empresas deben previsionar entre sus costos mensualmente. Una unidad lleva en promedio un juego de 18 neumáticos, que deben ser renovados con frecuencia por su uso intensivo.

Se estima que cada mes un camión recorre entre 10 y 12 mil kilómetros y hay que incluir el costo de cambio de un neumático por mes, que ronda los $ 50.000.

Justamente, el elevado costo de reposición de los neumáticos, llevó a que hoy "se esté recapando más", en lugar de reemplazar por gomas nuevas. Esto, además, en un año en que producto de los problemas para importar durante el año hubo faltante de neumáticos para camiones, señalan fuentes del transporte de cargas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios