Polémica

El aumento de las tarifas de luz vuelve a enfrentar al Gobierno con Edenor y Edesur

Las distribuidoras pidieron subas de 31% a 34% en las facturas de los usuarios residenciales. Pero el ENRE afirma que si se le agrega la diferencia de ingresos no percibidos por el congelamiento, el ajuste llegaría a entre 81% y 157%.

Las tarifas de la energía eléctrica siguen envueltas en una polémica entre el Gobierno y las empresas Edenor y Edesur, a una semana de que se realice la audiencia pública en la que se tratará un aumento de "transición".

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) comunicó este martes que las distribuidoras pidieron subas de hasta el 81% y el 157% final en las facturas y una reducción en los indicadores de calidad del servicio.

Del otro lado, las compañías desconocieron esas cifras y ratifican que propusieron nuevos cuadros tarifarios con incrementos de 28% promedio en el caso de Edenor (que llega a 31% para los usuarios residenciales) y de 45% promedio para Edesur (34% en los hogares). "No sabemos de dónde sacan esos números", contestaron en una compañía.

Como anticipó El Cronista la semana pasada, las firmas que operan en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano también exigen cobrar ingresos no percibidos entre el 1 de agosto de 2019 y el 31 de marzo de 2021 por el congelamiento de las tarifas que se extendió durante 20 meses.

Esos números son los que cuestiona el ENRE, que suspendió los efectos de la Revisión Tarifaria Integral (RTI) vigente realizada por el Gobierno anterior.

En la práctica, ese procedimiento le permitió al organismo que tiene como interventora a María Soledad Manin y que ejecuta las ideas del Instituto Patria, desconocer los "ingresos no percibidos".

Según le dijo hace unos días a este diario el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, "las empresas se niegan a levantar sus reclamos por esta diferencia".

Estos derechos son los que eventualmente los privados podrían usar como carta en juicios internacionales contra el Estado de la Argentina dentro de unos años.

Cálculos oficiales

De acuerdo a lo que explicaron fuentes del ENRE, la actualización del Valor Agregado de Distribución (VAD o margen de ingresos de la empresa descontando la compra de energía) arroja para Edesur un total requerido de $ 54.000 millones, ya que según la información oficial pidió un ajuste en el VAD de 253%.

 Con todo, las facturas deberían aumentarse en promedio un 81% para hacer frente a todo lo que requiere la empresa, si se le acepta la propuesta.  

La distribuidora con concesión en buena parte de la Capital Federal y todo el sur del Gran Buenos Aires (GBA) calculó que el Estado le debe $ 22.160 millones por el congelamiento de las tarifas.

Además, Edesur proyectó que en este 2021 tendrá un desequilibrio financiero de $ 34.260 millones.

En tanto, la firma que opera en el norte y oeste del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) reclamó una suba en el VAD (su margen) de 109%, para un total de $ 61.000 millones, de acuerdo al reporte del ENRE.

Asimismo, Edenor estimó un déficit de flujo de fondos de $ 20.142 millones para todo el año y presupuestó ingresos no percibidos por $ 38.477 millones.

Como esta empresa propuso readecuar los cuadros tarifarios en función del consumo de cada usuario, el promedio de alza sería de 157% para los R1, que son los de más baja demanda a lo largo del año.

Los rojos financieros de las empresas serían cubiertos a través de las tarifas o subsidios.

El Gobierno solamente garantizará los fondos para Operación y Mantenimiento (salarios e inversiones prioritarias para que no decaiga la calidad del servicio y que no crezca la duración y la frecuencia de los cortes de luz), mas no la rentabilidad y los gastos financieros.

La audiencia pública para la distribución metropolitana se realizará el próximo martes 30 desde las 8.

Para el día previo, lunes 29, están convocadas las audiencias del transporte nacional (Transener) y regional (Transnoa, Transnea y otras).

La parte mayorista de la energía quedará congelada, por lo que el Tesoro tendrá que destinar más subsidios.

Las boletas finales solamente tendrían un incremento de 9%, según propone el kirchnerismo, para que mejore el poder de compra de los salarios.

Las distribuidoras deben a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) unos $ 155.000 millones, al tiempo que la Secretaría de Energía instrumenta el proceso para la moratoria y el plan de pagos sancionado en el Presupuesto.

Actualmente, estas compañías cancelan entre un 60% y un 70% de las compras mayoristas de energía.

 Un documento oficial que gira en los despachos del Gobierno exhibe que al 28 de febrero de este año Edenor debía a Cammesa $ 20.354 millones, mientras que Edesur unos $ 23.946 millones.

"En los últimos seis meses, Edesur ha pagado en promedio solamente el 55% de la energía que ha comprado", describieron en el Frente de Todos. Pero en la empresa afirman que vienen pagando el 75%.

Este endeudamiento con Cammesa, según el oficialismo, les permitió mejorar el "VAD efectivamente disponible" en un 58% a Edenor y en un 124% a Edesur, en relación a lo que "habría correspondido si hubieran pagado el 100% de la energía".

Otros ingresos no estrictamente tarifarios tienen que ver con la mayor cobrabilidad y un incremento en la energía despachada.

Mientras las tarifas metropolitanas están en discusión, por ser jurisdicción nacional, las provincias avanzaron por su cuenta en ajustes que llegan hasta un 37%. Es el caso de EPE (Santa Fe), EPEC (Córdoba), Edemsa (Mendoza), Edersa (Río Negro) y Edesa (Salta), entre otras.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios