El acuerdo automotor con Brasil obliga a "reperfilar" la estrategia sectorial

El plazo para liberalizar el intercambio bilateral se extendió hasta 2029. Pero al interior de la cadena de valor saben que sin mejora de la competitividad y mayor escala será difícil radicar nuevas inversiones.

En una industria tan Brasil dependiente como la automotriz, en la que un tercio de la producción y dos de cada tres vehículos exportados llegan a territorio brasileño, el acuerdo alcanzado hace diez días entre los dos socios mayores del Mercosur, fue un bálsamo para la alicaída industria automotriz y el autopartismo nacional.

Se extendió hasta 2029 el plazo para liberalizar el mercado, se fijó un cronograma gradual de incremento del "flex" -desvío de exportaciones entre ambos países- y un "blanqueo" de los incumplimientos pasados, ya que el flex de 1,5 se elevó ahora al 1,7% y se hizo retroactivo a julio de 2015.

Un informe de Ecolatina destaca que la desaceleración de la economía brasileña es uno de los factores que explica el deslucido desempeño de las exportaciones de vehículos a Brasil en los últimos meses. Pero no todo depende de la menor demanda del gigante sudamericano.

El patentamiento de autos creció 12% en ese país en enero-julio, pero los importados se contrajeron 1,2%. "Dichas magnitudes dan cuenta del retroceso de los vehículos argentinos en el mercado brasileño, dado que las exportaciones locales a Brasil acumularon a julio un retroceso del 19% interanual", señaló la consultora.

Al respecto, Mariángel Ghilardi Sierra, economista Jefe de Microeconomía en Ecolatina, recordó que "el problema de la industria automotriz es la escala" y aclaró que tenemos que competir con Brasil pero también con la Unión Europea.

En su opinión, "hay consenso en que la industria tiene que ir hacia las pick ups y las SUV pero la reconversión no es fácil". Hay que estabilizar la macro, bajar el costo del capital y "ver si están los incentivos puestos en esa especialización", dicen.

Fuentes del sector autopartista señalaron que aún con tiempo extra para el comercio administrado, "si Argentina no gana competitividad para atraer inversiones, iremos perdiendo terreno con Brasil". Sobre llovido, mojado. En los últimos 20 años se consolidó una relación de producción de 4 a 1 con el país vecino.

Frente a ello, otra fuente sectorial insistió en que "hay una agenda urgente que debemos atacar". En primer lugar, recomienda tener "previsibilidad global como país", pero además bajar la presión impositiva y "modernizar los esquemas laborales".

Tags relacionados
Noticias del día