Economistas reaccionaron con frustración por falta de detalles en el anuncio del canje de deuda

Como el Gobierno no difundió el plazo de repago del capital, los analistas del mercado no arriesgan escenarios futuros para recuperar la sustentabilidad y encarrilar la economía.

Después de la escueta conferencia que ofrecieron el presidente, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Guzmán , algunos economistas que suelen seguir el mercado reaccionaron con frustración por los escasos detalles de la propuesta.

Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos de OJF (la consultora de Orlando Ferreres), se quejó de que Guzmán "no dijo nada sobre los plazos".

"No se puede hacer ninguna estimación sin conocer los plazos para el pago de capital y como no se puede calcular la quita tampoco es posible dilucidar cómo sería aceptable una propuesta", contestó Spotorno ante la consulta de El Cronista.

Para el economista, sería preferible que las autoridades de Argentina se sienten a negociar en estos 20 días sobre su propuesta antes que entrar en default .

Incluso, Spotorno tampoco arriesgó que consecuencias económicas tendrá en lo inmediato esta conferencia, al no conocer detalles en profundidad.

Guido Lorenzo, director Ejecutivo de la consultora Labour, Capital & Growth (LCG), dijo: "Así con estas pocas precisiones parece que hacés percha al tramo largo por la baja de cupones, los cortos no deberían sufrir mucho sin quita de capital".

Y completó: "Me parece que la decisión de hacer la quita sobre intereses apunta a ser más suave con la parte corta de la curva, que sufre la extensión de plazos pero poca quita de capital. En cambio, los títulos largos tienen valor por el cupón y ahí la quita en valor presente será muy alta, independiente de la exit yield".

Por su lado, el analista financiero Christian Buteler, opinó que la oferta fue "mucho menos agresiva de lo que se esperaba, lo que no significa que los tenedores de bonos bajo ley extranjera acepten".

El director de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina, planteó: "No se sabe si con esto va a alcanzar, porque no conocemos si la economía va a caer 5% o 10% por el coronavirus y va a crecer el déficit y la emisión. Pero esta propuesta ayuda a retomar un camino sustentable".

Sigaut Gravina cree que los acreedores privados podrían pedir un pago cash como anticipo para poder aceptar el resto de la oferta y que, en adelante, no se pague ni capital ni intereses por tres años, "pero el problema es que Argentina tiene muy pocas reservas".

"Ahí se debería extender el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que la comunidad internacional avale el endulzante", agregó.

"Guzmán, como académico, defiende su tesis de que si hay algo que no debe hacer un país es acordar algo a las apuradas y que sea muy poco o muy tarde (too late, too little). Pero caer en default es una opción muy mala y no necesitamos más problemas", analizó el director de Ecolatina.

"Así como está la propuesta va a ser difícil que la acepten los bonistas y es posible que haya una caída adicional del valor de los títulos", cerró el economista.

En tanto, Gabriel Caamaño Gómez, director de la Consultora Ledesma, señaló: "Hoy no parece lo más probable suponer que después de una restructuración relativamente agresiva el país vaya a conseguir de nuevo financiamiento"

"No se ve la tasa tope del cupón tampoco. Sí sabemos que arranca en 0,5% y sube de a 0,5 puntos porcentuales por año, ¿pero hasta cuándo?", se preguntó.

"El mensaje que pareció mandar el Gobierno es que esta es la oferta final", leyó Caamaño Gómez, y amplió que "en el medio está la negociación lógica y racional; acá el Gobierno parece haber acelerado y apurado".


 

Tags relacionados