Economistas de la región redoblan la apuesta del Gobierno y piden que el impuesto a la riqueza sea permanente

Afirman que por esta vía se podrían recaudar hasta u$s 26.504 millones al año si toda la región lo cobrara y no fuera solo extraordinario. Según un estudio de Red Latinidadd, “es ahora o nunca, porque la pandemia acentuó la pobreza y la desigualdad .

América latina  es el continente más desigual del planeta, en gran parte debido a su sistema tributario altamente regresivo. Coloca la carga impositiva en los sectores más vulnerables, grava el consumo y no el patrimonio . Así comenzó su exposición Jorge Coronado, especialista en economía política, en el marco de la presentación del informe “Ahora o nunca: Impuesto a las grandes fortunas en América Latina y El Caribe realizado por la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social (Latinidadd).

En la Argentina se aprobó a principios de diciembre el impuesto a la riqueza llamado Aporte Solidario Extraordinario de las Grandes Fortunas, que grava por única vez a 12.000 patrimonios superiores a los 200 millones de pesos. Si la fortuna declarada supera los 35 millones de dólares, el porcentaje de aporte varía entre el 2% y el 3,5%. El objetivo de la iniciativa oficial es utilizarlo para luchar contra el impacto del coronavirus: según el último informe de pobreza de la UCA dos millones de personas entraron en la pobreza desde el inicio de la pandemia.

De acuerdo al estudio de Latinidadd que se publicó hoy y asegura que la crisis del cronovirus hará retroceder más de 15 años la lucha contra la pobreza en la región, el impuesto a las riquezas podría recaudar un mínimo de US$26.504 millones al año entre una veintena de países de la región, “suficientes para combatir el hambre en personas de extrema pobreza o garantizar la cobertura universal y gratuita a la vacuna contra el COVID-19 .

De acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Lationoamérica se perdieron más de 20 millones de puestos de trabajo durante la pandemia: “En Argentina ya avanzamos con la ley, pero esperamos que se extienda a toda la región. La pandemia profundizó la desigualdad, para reconstruir el sistema hay que gravar a los que más tienen , advirtió Adrián Falco, secretario de la Red de Justicia Fiscal de América Latina y el Caribe y agregó que debería ser un aporte permanente y no extraordinario para poder recuperar la capacidad recaudatoria y hacer frente a las necesidades.

Como lo adelantó la directora de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, en 2021 se llevará a cabo una reforma del sistema tributario y uno de los ejes centrales será saber cuál es la planificación fiscal de las empresas, lo que permitirá seguir la “ruta del dinero de las firmas multinacionales.

En el evento de presentación uno de los puntos más remarcados fue la falta de información contundente sobre la riqueza en América Latina, donde “los ricos declaran mucho menos de lo que tienen , afirmó Falco. De acuerdo a los cálculos realizados por LATINDADD, el 41% de la riqueza lo tiene el 1% más rico, que solo aporta el 3.8% de la recaudación total.

Pero hay una cifra más provocativa en el informe: según datos de Forbes publicados por Oxfam, los milmillonarios de la región aumentaron su riqueza en 48.200 millones de dólares del 18 de marzo al 12 de julio, es decir, durante el periodo más estricto de confinamiento la desigualdad se agudizó con hubo personas y empresas que aumentaron sus ganancias.

El documento señala sobre la regresividad del sistema que “actualmente el 50% de los ingresos tributarios de los países de la América Latina y el Caribe proviene de impuestos al consumo, que no discriminan entre ricos y pobres y por lo tanto llegan a aumentar la desigualdad .

Sobre el final de la charla se apuntó a los mitos que rodean al debate del impuesto a las grandes fortunas. El más usual es que reduce la inversión y, por ende, el crecimiento, a lo que Falco respondió: “La baja de impuestos a los bienes personales, que en Argentina pasó del 0,4 al 0,2 % rompe el mito de que el aumento de impuestos no trae inversiones. En Argentina en los últimos cuatro años el impuesto bajó, y las inversiones no vinieron .

Otro, suele ser que con este tipo de imposiciones el capital a gravar tenderá a fugarse, sin embargo según el Foro Global sobre la Transparencia y el Intercambio de Información con Fines Fiscales de OCDE es una paradoja. Hay evidencia que la transparencia fiscal y las regulaciones contra el lavado de activos no son un obstáculo para la movilidad de capitales, dijeron.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios