Economía obtuvo $ 6500 millones netos pero no devolverá Adelantos al BCRA

En la última licitación de deuda del año, el equipo de Martín Guzmán refinanció todos los vencimientos de diciembre y consiguió 12% extra en el bimestre. Pero no girará dinero al Banco Central en concepto de Adelantos Transitorios, como esperaba el mercado.

El Ministerio de Economía consiguió refinanciar todos los vencimientos de deuda pública en pesos y obtuvo un excedente de 11,7% en el último bimestre (noviembre y diciembre acumulados), que no le alcanzará para devolver Adelantos Transitorios al Banco Central (BCRA), como esperaba el mercado.

Esa puerta se había dejado entrever abierta a principios de noviembre, cuando con una señal ortodoxa de prudencia monetaria y control de la emisión, el equipo del ministro Martín Guzmán buscó calmar las cotizaciones paralelas del dólar, en especial en el segmento informal (el blue), en días en que la divisa había trepado a $ 195 y la brecha cambiaria se mantuvo largamente por encima del 100%.

Pero finalmente eso no sucederá, según contaron a El Cronista el secretario de Finanzas, Diego Bastourre, y el subsecretario de Financiamiento, Ramiro Tosi, después de la última licitación de deuda pública en pesos del año, en la que la Secretaría de Finanzas consiguió renovar todos los vencimientos con privados ($ 125.304 millones de una Letra a Descuento) y sumó otros $ 6540 millones.

La visión oficial

En un comunicado oficial difundido esta tarde, Guzmán celebró que "se cumplen los objetivos fiscales y financieros postulados el pasado 2 de noviembre, con los que se apuntó a construir un puente de estabilidad que conectase con el programa económico para el año 2021, del cual la ley de Presupuesto será el pilar central".

En total, Finanzas captó $ 131.843 millones de valor efectivo, con la colocación de dos letras que ajustan por inflación (Lecer), una letra a tasa fija a descuento (Ledes) y otra a tasa variable, atada a los Pases Pasivos (Lepase).

El financiamiento neto lo usará para cubrir el déficit fiscal de diciembre, que estaría en torno a 1,4% o 1,5% del Producto Bruto Interno (PBI) -unos 1,2 puntos corresponderían el rojo primario y el resto al pago de intereses-.

En el acumulado anual, el Tesoro obtuvo $ 386.730 millones por encima de los vencimientos, con un nivel de roll over de 119%, según Bastourre.

Esos fondos, prestados a Hacienda por inversores minoristas, empresas, bancos y otras instituciones del sector privado y del sector público, ayudaron al Palacio de Hacienda a financiar en $ 260.950 millones el rojo en las cuentas del Estado Nacional (aproximadamente un 10% del total; el 90% restante fue con emisión monetaria del BCRA) y a devolver $ 125.780 millones en concepto de AT en octubre a la institución que preside Miguel Pesce.

"Una de las consecuencias del resultado de la licitación es que será posible cumplir al mismo tiempo con los compromisos presupuestarios planeados para el último bimestre de 2020 y con el compromiso de no solicitar Adelantos Transitorios al Banco Central para hacer frente a su financiamiento", destacó el ministro.

El año financiero

Desde su llegada al Gobierno, Guzmán, Bastourre y Tosi se plantearon un objetivo en el plano financiero: "reconstruir" el mercado local de capitales, meses después del "reperfilamiento" (default selectivo de instrumentos en moneda local) que hizo Hernán Lacunza, último ministro de Economía de Mauricio Macri en 2019, en un momento de aceleración de la crisis cambiaria, que derivó en la reinstauración del cepo.

Para ello, se trazaron dos máximas: nunca reperfilar deuda en pesos y ofrecer tasas de rendimiento reales positivas (por encima de la inflación esperada) aunque "sostenibles", sin un gran margen extra de ganancia para los inversores.

En diciembre de 2019, "las tasas de rendimiento de los instrumentos existentes, en niveles superiores a los tres dígitos y en rangos entre el 150% al 300% anual, evidenciaban una situación de anormalidad", según indicó Economía.

El 71% de los compromisos elegibles estaban concentrados en el primer semestre de 2020, recordaron.

Hubo un primer tropiezo con el pago del Bono Dual AF20 en febrero, que tuvo que ser reperfilado y luego canjeado por su condición de ser un título que funcionaba, en la práctica, como un seguro de cambio frente a la gran devaluación que experimentó la moneda de la Argentina en los últimos años.

Luego, a partir de mayo se empezó a normalizar la curva, algo que festejan en los despachos de Hacienda y Finanzas. "El mercado ganó dinamismo y volumen", afirmó Bastourre.

Desde entonces, con excepción de junio, en todos los meses el nivel de refinanciamiento fue superior al 100%.

De acuerdo al equipo económico, "la posición actual del mercado de deuda pública en pesos, al cierre del año, no es un punto de llegada sino parte del proceso que debe seguir en la misma dirección".

"Se trata de un camino largo y laborioso pero que es condición necesaria para desandar el sendero del bimonetarismo. En 2021 será central la continuidad de la agenda de normalización para el cumplimiento de los objetivos macroeconómicos de corto y mediano plazo", ampliaron.

Los resultados de hoy

En la última licitación de deuda pública en pesos del año, los inversores se volcaron mayoritariamente a las dos letras que ajustaron por inflación, pese a que eran las que tenían plazos más largos.

Se recibieron 337 ofertas, de las cuales poco menos de la mitad (163) fueron en el tramo no competitivo, donde apuntan los inversores minoristas.

La reapertura de la Lecer X21Y1, con vencimiento el 21 de mayo de 2021 y un extra de 0,4% por sobre el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), captó $ 60.360 millones; mientras que la X13S1 (que culmina el 13 de septiembre y paga un 0,9% adicional a la inflación) atrajo $ 39.684 millones.

Entre ambas, sumaron $ 100.044 millones, o el 75,9% del total de las emisiones que se realizarán el miércoles 30.

La nueva Ledes SM311 (tasa fija) sedujo $ 22.864 millones efectivos a una Tasa Nominal Anual del 39% y la reapertura de la Lepase S31M1 (tasa variable), ambas con vencimiento el 31 de marzo del año que viene, adicionó $ 8936 millones, a una TNA del 38%.

Aunque no se cumplió con la devolución de AT al BCRA, los analistas del mercado no expresaron preocupación.

Andrés Borenstein, economista Jefe de Econviews, dijo: "Fue una buena licitación, en línea con lo esperado. La no devolución de Adelantos no tendrá impacto y tampoco creo que ocurra en 2021, porque hay que emitir bastante".

Para Gabriel Zelpo, director de Seido Consultores, habrá que prestar atención al "excedente monetario" en enero, febrero y marzo, ya que "es difícil" que el Gobierno lo retire con Letras de Liquidez (Leliq) "porque los depósitos a plazo no crecen mucho".

Asimismo, observó que Economía no cumplió con el giro de AT al Central pese a que el refinanciamiento del bimestre llegó al 111,7%.

Sobre este punto, en  Finanzas dijeron que en estos dos meses se hicieron de $ 9900 millones extra, pero que con un margen muy acotado -aún si el porcentaje hubiera sido de 108%- no tendrían "ninguna acción concreta".

El economista Juan Ignacio Paolicchi, de Empiria Consultores, opinó: "Me parece que el Gobierno hubiese provocado un impacto positivo si no hubiesen dejado afuera $ 20.000 millones en la anterior licitación y podrían haber devuelto $ 35.000 millones, con una muestra al mercado de que por lo menos cumplieron con el objetivo".

"Ahora, al ser 113%, la verdad es que es un margen fino y no hubiese tenido impacto significativo", agregó.

En tanto, Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, sostuvo que "el año terminó mucho mejor de lo que empezó y lo que fue a mitad de año".

"En este contexto, donde los préstamos escasean, había que subir la tasa variable. El gran desafío para el año que viene es volver a conseguir financiamiento a tasa fija. Eso lo puede dar una macroeconomía estable", concluyó.

En enero de 2021, el Gobierno afrontará vencimientos de deuda por $ 237.000 millones, según la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC).

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios