Dólar exportadorExclusivo Members

El agro reclama medidas: ¿el Gobierno encontró la forma de sumar reservas?

El sector insiste con ganar competitividad, pero el oficialismo tiene un limitado margen de opción y, hasta ahora, busca reducir costos.

En esta noticia

A medida que avanza la liquidación de la cosecha gruesa, el Gobierno busca incentivos para el campo y descuenta aranceles a insumos para la producción. Desde el sector reclaman señales más fuertes, como la eliminación del Impuesto PAÍS o quita de retenciones, pero especialistas advierten que, por la recaudación, es difícil avanzar en ese sentido.

En menos de una semana, el ministro de Economía, Luis Caputo, ya anunció recortes en los aranceles a los herbicidas, que representan hasta un 4% del costo total de producción, a la urea y a sus mezclas con nitrato de amonio.

"Atentos a las necesidades del campo, y en aras de mejorar su competitividad, vamos a avanzar en la eliminación de los aranceles aplicados a la urea y sus mezclas con nitrato de amonio, que actualmente se ubican en 5,4 y 3,6%", informó hoy el ministro a través de su cuenta de X y agregó: "Esta medida implicará un impacto directo a los productores agropecuarios de todo el país y se suma a los beneficios generados por el ordenamiento de las variables económicas, que permitió que el costo de estos insumos fundamentales para el productor agropecuario, bajara de u$s 830 desde el 15 de febrero a u$s 570 en la actualidad".

Dólar exportador.

El anuncio se da en un contexto de baja sostenida de los precios de estos insumos y una caída del precio internacional de los granos.

Desde el sector destacaron las medidas, pero las consideraron insuficientes y reclaman mayor competitividad de la producción, ya sea a través de una quita de las retenciones, de un mayor tipo de cambio o la eliminación del impuesto PAIS que pesa sobre los insumos.

"Hace ya tiempo que convivimos con un ‘dólar exportador' como supuesto elemento de mejora a las exportaciones. Sin embargo el peso de un número de temas como, la dilución de los recuperos tardíos de IVA, los derechos de exportación, la liquidación mandatoria de ventas de exportación, el impuesto PAIS sobre los fletes internacionales y sobre los servicios necesarios para exportar, son una batería de desincentivos mucho más potente de lo que se escucha en el debate público", señaló Fernando Landa, presidente de CERA y copresidente del grupo de Comercio e Inversión del B20 Brasil 2024.

"A esto se suma las distorsiones que siguen ocurriendo en un mercado de cambios fuertemente intervenido, donde el dólar importador hoy supera el dólar exportador y llega al absurdo en donde el valor del bien importado contenido en una exportación no puede ser recuperado", concluye.

"El tipo de cambio exportador real vigente (80/20), luego de la megadevaluación y la inflación de los últimos meses, alcanza niveles por debajo de los programas de incremento exportador (PIE) previos. A la vez, la tonelada de soja cotiza en mínimos para el período analizado", señalaron desde el Grupo de Estudios de la Realidad Económica y Social (GERES).

También agregaron: "Si bien el tipo de cambio exportador real muestra una rápida apreciación, la brecha del tipo de cambio del programa de incremento exportador vigente con respecto al Contado con Liquidación continúa en niveles mínimos".

La encerrona.

"En este marco, las herramientas para mejorar los números para los sectores exportadores son acotadas. La reducida brecha hace irrelevante la modificación del blend (80/20). Incrementar la cotización del CCL, se neutralizaría rápidamente frente al aumento de liquidaciones", explicaron desde GERES. Diego Argibay, economista de la entidad, agregó: "Incrementar la cotización motivaría a un aumento de liquidaciones y por consiguiente crecería la oferta del Contado con Liquidación".

Otra posibilidad sería el salto devaluatorio, sobre lo que Argibay señala: "Eso atentaría contra el objetivo de reducir la inflación que persigue el Gobierno. Además, implicaría un nuevo golpe a salarios, jubilaciones y otros ingresos, y sumaría nuevamente un efecto distorsivo sobre los precios relativos".

Sobre el otro reclamo del sector, que es la quita del impuesto PAIS (en un contexto de caída de importaciones) o de las retenciones, tienen un obstáculo en la búsqueda del Gobierno de alcanzar el superávit fiscal: "La Nación hoy por hoy sostiene la recaudación con los derechos de exportación y el impuesto PAIS. En paralelo, las provincias ya están afectadas por la caída de los recursos coparticipados. Se acotan las opciones de medidas a instrumentar".

Al respuesto, un análisis de IARAF sobre la recaudación de marzo arrojó que todos los impuestos sufrieron caídas interanuales salvo dos: los derechos de exportación, que subieron  541,7% y el impuesto PAIS, que subió  1.552,5% . 

A raíz de este escenario, Argibay sostiene que el Gobierno fue por los costos: "El sector atraviesa una caída de la rentabilidad con el makro precio de los granos, y busca reducir el costo de los insumos. Pero acá juegan un papel crucial las expectativas. Si desde el campo esperan que el tipo de cambio mejore y el precio de los cereales también, cabe la posibilidad de que liquiden lo justo y necesario para cubrir costos".

Temas relacionados
Más noticias de dólar

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.