Cuánta deuda colocó el Gobierno en 2020 en el mercado local

En un año signado por la renegociación de las acreencias emitidas bajo legislación extranjera, Economía buscó que la plaza doméstica fuera la gran fuente de financiamiento del enorme déficit fiscal primario de 2020.

El parate de la actividad económica que ocasionaron las restricciones adoptadas por la pandemia del coronavirus obligó al Gobierno a una contundente ampliación de los gastos en forma de asistencia a los sectores afectados, como lo fueron el ATP y el IFE, pero también a resignar ingresos por la fuerte recesión, dinámica que disparó el déficit fiscal a cerca de 7% del PBI.

Ante la resistencia a reducir otros gastos para priorizar a los segmentos más afectados por la crisis y la imposibilidad de acceder a los mercados financieros internacionales, el equipo económico intentó apostar a que el crédito doméstico le dotara de los pesos que necesitaba y reducir su dependencia de la asistencia monetaria del Banco Central (BCRA).

Pero la incertidumbre financiera y la falta de confianza imposibilitaron al Tesoro de recibir la mayoría de los pesos por parte del mercado local, por lo que el Banco Central tuvo que proveer de casi toda la asistencia: entre adelantos transitorios (AT) y transferencias de utilidades ascendió a $ 2 billones (8,2% del PBI).

En tanto, la emisión de deuda local se concentró en captar fondos para cancelar vencimientos importantes, ofrecer canjes por bonos en dólares para descomprimir excedentes de pesos que presionaran al tipo de cambio y obtener cierto financiamiento neto que, en el tramo final del año, se destinó a cancelar por anticipado AT del BCRA.

En total el Gobierno colocó deuda por $ 4,13 billones, entre títulos en pesos, bonos en dólares, bonos atados a la divisa norteamericana y papeles ajustables por el coeficiente de estabilización de referencia (CER), según datos de la Oficina del Presupuesto del Congreso (OPC).

 Así, obtuvo un financiamiento neto de $ 386.727 millones, casi todo concentrado en el último trimestre, según la Secretaría de Finanzas. "De esta manera, el año 2020 cerró con un ratio de financiamiento de 119% del total vencimientos de capital e interés", remarcó.

De esta manera, por cada peso de financiamiento neto que recibió el Tesoro, el BCRA emitió cinco en 2020.

"Al inicio del año año, las mayores colocaciones correspondieron a canjes por los que se entregaron principalmente títulos ajustables por CER. Mientras que entre los títulos en pesos predominaron los títulos a tasa fija, en especial las Ledes. En los últimos meses del año cobraron mayor relevancia los bonos dólar linked (en octubre), los canjes de títulos en pesos por bonos en dólares y los títulos en pesos a tasa variable", señaló el informe de la OPC.

Si bien el stock de deuda en pesos aumentó un 74% de $ 2,66 billones de fines de 2019 a $ 4,65 billones de fines de 2020, desde Economía destacan la reducción de la deuda denominada en dólares de 8,3%, al bajar de u$s 47.611 millones a u$s  43.663 millones.

Puntualmente, en el año, el total de títulos en pesos casi que se triplicó, al pasar de $ 1,25 billones a $ 3,46 billones, mientras que los títulos ajustables por CER cayeron un 24% pero continúan en una cifra elevada equivalentes a $ 1,18 billones. Para 2021, vencen en total unos $ 2,21 billones, bastante distribuidos mensualmente.

Pero también hay vencimientos con el Club de París y con otros organismos multilaterales bastante abultados. Con el primero expiran u$s 2400 millones en mayo, pero el Gobierno intentará reestructurar la deuda una vez que llegue a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En tanto, con el resto de los entes multilaterales sólo en el primer semestre vencen u$s 1997 millones, aunque bien repartidos en cada mes. En el Presupuesto 2021 el Gobierno dejó en claro que pagará estas obligaciones con otros desembolsos. De hecho, para este año espera tomar u$s 5000 millones del BID, del Banco Mundial y del CAF.

Compartí tus comentarios