PRESIÓN AL BOLSILLO

Cuáles son los sectores que más se pueden ilusionar con una mejora salarial

Desde el inicio de la pandemia y las consiguientes restricciones los salarios privados sufrieron una significativa pérdida de poder adquisitivo a nivel general, pero algunas actividades tienen un espacio para una recuperación más rápida.

La llegada de la pandemia, las consiguientes restricciones adoptadas por el Gobierno que cercenaron a una buena parte de la actividad económica y la aceleración de la inflación alargaron otro año el deterioro del salario real que comenzó en 2018. Si bien en los meses iniciales del año esbozó cierto dinamismo, desde marzo todas las curvas cayeron y se abortó la esperanza de una recuperación en 2020.

Es que desde marzo de 2020 los salarios privados registraron subieron 19 puntos menos que la canasta alimentaria, una baja de 12% real, y 14 unidades menos que la canasta total con la que se mide la pobreza.

Para las paritarias: cuánto perdieron los salarios privados contra la canasta básica

No obstante, no todos los sectores se contrajeron en la misma medida ni recortaron en estos meses la misma proporción de lo perdido en la etapa más dura del aislamiento, por lo que los márgenes de recuperación de los salarios también difieren. Un informe del Cetyd de la Universidad de San Martín (Unsam) estimó qué sectores tienen mayor capacidad de robustecer su masa salarial de acuerdo con la evolución de su rentabilidad en términos reales y su participación en el ingreso total.

Por un lado, el centro de estudios en su informe resaltó que las "ganancias empresariales" (excedente de explotación bruto) cerraron 2020 con un aumento interanual en términos reales (39% vs. inflación de 36,1%) y subieron 2,7 puntos porcentuales su participación del ingreso hasta 45,2%, mientras la masa salarial cayó 6,4% reales y perdió 1,4 p.p. de participación hasta 35,8%. 

Pero dentro de los sectores de la economía el escenario es bastante heterogéneo y el Cetyd distinguió entre los que:

  • Aumentaron su rentabilidad real y ganaron participación del ingreso.
  • Aumentaron su rentabilidad real y perdieron participación del ingreso.
  • Bajaron su rentabilidad real y ganaron participación del ingreso.
  • Bajaron su rentabilidad real y perdieron participación del ingreso.


Los sectores con mayor aumento de su rentabilidad en términos reales fueron agricultura, caza y silvicultura (26%), intermediación financiera (19%), comercio (26%) y construcción (20%), con lo que también ganaron entre 4% y 7% de participación del ingreso. Naturalmente, estos segmentos de la economía tienen un mayor margen para aumentar los salarios. Actividades inmobiliarias también entran a este grupo, aunque con menor crecimiento de sus ganancias (7%).

El otro sector que aumentó su rentabilidad fue el de la industria manufacturera, con apenas 1%, pero con una caída en la participación del ingreso de 1,7 p.p. que el Cetyd atribuye a un incremento del trabajo independiente.

Empresas vinculadas a la enseñanza y los servicios comunitarios y de salud tuvieron una suba de su rentabilidad prácticamente igual a la inflación, y ganaron algunas unidades de participación del ingreso, mientras que los ingresos netos reales de electricidad, gas y agua cayeron 12% pero tuvieron un fuerte salto en la participación del ingreso de 17 unidades.

Hoteles y restaurantes es por lejos el sector más golpeado, con una caída de 85% en la comparación interanual y una pérdida de participación del ingreso por parte de las empresas de 16,5 puntos. Le siguieron transporte, almacenamiento y comunicaciones (-32%), pesca (-27%) y explotación de minas y canteras (-24%). En estos segmentos hay menos espacio para la recuperación de los sueldos.

Salarios por sectores

En cuanto a la evolución de los salarios y su participación del ingreso también el Cetyd observó un comportamiento heterogéneo al comparar los distintos sectores: aunque casi en todos hubo deterioro de las remuneraciones en términos reales, en la mitad subió la participación salarial del ingreso, debido a la caída de los impuestos netos de subsidios.

De esta manera, solo en agricultura, caza y silvicultura y las actividades inmobiliarias los sueldos le ganaron a la inflación, con un promedio de 9% y 2%, respectivamente. No obstante, en el sector agrícola los salarios perdieron 1,6 p.p. de participación, lo que deja un margen adicional de recuperación.

En el resto la caída fue generalizada, liderada por las remuneraciones en hoteles y restaurantes con un desplome de 35%, que al ser menor que la caída de la rentabilidad ganó 12 p.p. de participación del ingreso, lo que estrecha el margen de recomposición.

En menor medida, algo similar ocurrió con las remuneraciones en minas y canteras (-15% real), pesca y transporte y comunicaciones (ambas con bajas de 10% real). En construcción la caída real de los sueldos fue 15%, pero al haber perdido 6,1 puntos de participación tienen cierto margen para recuperar terreno.


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios