Cuadernos de las coimas: ordenan la detención del ‘Zar de Retiro’

Así lo indicó hoy el juez federal Claudio Bonadio a la Policía Federal, disponiendo la detención del empresario y dueño de la terminal de ómnibus de Retiro Néstor Otero, en la causa por presuntas coimas en obras públicas.

En el marco de la causa por los cuadernos de las coimas K, el juez federal Claudio Bonadio ordenó hoy la detención del empresario Néstor Otero, titular del concesionario de la terminal de Retiro.

Fuentes judiciales afirmaron que así lo indicó Bonadio a la Policía Federal, disponiendo la detención del empresario quien ya fuera indagado días atrás en la causa.

El También conocido como el “Zar de Retiro maneja la concesión de la terminal desde el año 1993 y aparece nombrado en varias ocasiones en los cuadernos que escribió el chofer Centeno: una vez entregando un bolso calculado en u$s 250.000 y en otra regalando vinos y champagne a Roberto Baratta, por ejemplo.

El pasado viernes por la tarde el juez Bonadio le negó la exención de prisión, un recurso que puede presentar toda persona que se considere imputada, en cualquier momento del proceso. El empresario quedó así a un paso de ser detenido.

Semanas atrás Otero se había negado a declarar, presentó un escrito y no reconoció haber entregado bolsos con billetes a Roberto Baratta. Según la versión que dio en su escrito, el día de la entrega de bolsos con dinero estaba de viaje en Paraguay.

Además explicó que para entonces, junio de 2015, el área de Transporte del gobierno kirchnerista no estaba a cargo de Planificación, sino que había pasado a la cartera de Interior que manejó Florencio Randazzo.

Hace un tiempo Otero ya se había visto envuelto en un caso de pago de coimas a funcionarios kirchneristas. En aquella oportunidad, fue condenado a realizar una probation por abonar retornos al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, al cual le pagaba el alquiler de un apartamento en el que vivía el ex funcionario. 

La justicia además pudo comprobar que Otero le regaló a Jaime, entre otras cosas, un hotel llamado Saint Tropez en la ciudad cordobesa de Carlos Paz, una camioneta Kia que Jaime usó para una campaña electoral en Córdoba, donde ejercía como jefe del Frente para la Victoria. Pero la coima más llamativa fue una casa en un barrio cerrado de la zona norte del Conurbano.

Tags relacionados