LA OFICIALISTA OCAÑA PUSO EN DUDA QUE LA EX PRESIDENTA PUEDA ASUMIR SU BANCA

Cristina, luego de declarar ante Bonadio: "Conmigo no van a poder"

Protagonizó una audiencia tensa, que compartió brevemente con el juez. Presentó un escrito y acusó al Gobierno de "someter a opositores". Evitó hablar sobre De Vido

La ex presidenta y actual senadora electa, Cristina Fernández de Kirchner, justificó ayer su decisión de haber suscripto el Memorándum de Entendimiento con Irán en la necesidad de subsanar la parálisis de la investigación en el atentado de la AMIA, y acusó al juez federal Claudio Bonadio de "ser parte del encubrimiento" del ataque terrorista. Al salir del juzgado, la ex mandataria advirtió: "Conmigo no van a poder", luego de que a raíz de la situación de Julio De Vido, el oficialismo pusiera en duda la asunción de su banca en el Senado.

"Doctor Bonadio, de usted no espero Justicia. Pero confío plenamente que cuando en la Argentina se restituya el Estado de Derecho, tan dramáticamente afectado hoy por la espuria y desvergonzada relación entre el poder político y el Poder Judicial, la Justicia que reclamo se proveerá", sostuvo Cristina en un escrito que presentó en los tribunales de Comodoro Py.

Convocada a indagatoria en el marco de la causa por supuesto "encubrimiento agravado" a los ciudadanos iraníes prófugos por el atentado a la mutual judía, la senadora electa presentó el escrito con el patrocinio de su abogado Alejandro Rúa, y luego hizo una breve declaración.

En el despacho de Bonadio, a quien se cruzó por breves minutos pero no saludó, justificó que el Memorándum que, según la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman, apuntó a desviar la acusación. "Fue la solución diplomática y pacífica por la que ambos países optaron para resolver la controversia y permitir que el Poder Judicial argentino pudiese llevar adelante las indagatorias requeridas para el necesario avance de la causa", señaló en el documento, en el que además citó que el tratado fue aprobado por el Congreso de la Nación, aunque no puesto en marcha al ser declarado inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia.

Al salir de allí, en declaraciones a la prensa, Cristina acusó al Gobierno de valerse de la "persecución judicial" para "atemorizar los dirigentes de la oposición", para hacerlos "callar" en el Congreso, aunque evitó referirse puntualmente a la detención de su ex ministro de Planificación, Julio De Vido.

"El objetivo de esta persecución es atemorizar a los dirigentes opositores. El Gobierno está atrás de esto. Quieren callar a los legisladores porque quieren un Parlamento sumiso, donde se vote lo que ellos quieren", sostuvo y agregó: "Conmigo no lo van a lograr, estoy dispuesta a representar a los más de tres millones de bonaerenses que están en contra del ajuste y que creen que se puede vivir en un país mejor".

Sin mencionar a De Vido, insistió en acusar al oficialismo de "persecución política" y de "someter a opositores". "Creo además que este objetivo de silenciar a la oposición, a los legisladores y legisladoras de la oposición tiene que ver con el ajuste que se viene: el aumento de la nafta, de las tarifas, las fexibilización laboral, de las jubilaciones, lo que está pasando con la desocupación", afirmó

Más temprano, en declaraciones a radio Continental, la diputada electa por Cambiemos Graciela Ocaña puso en duda que Cristina pueda asumir la banca que obtuvo. "Habrá que ver si hay impugnaciones y requerimientos judiciales", afirmó consultada sobre las investigaciones en marcha sobre la ex presidenta, que se encuentra tres veces procesada y con otras causas en trámite.

Tags relacionados