Crece el malestar en la Policía bonaerense y podrían volver los reclamos

Los efectivos reclaman que se igualen los salarios a los de las fuerzas federales y amenazan con una nueva protesta. Mientras, Kicillof y Berni incorporaron 500 nuevos uniformados en La Matanza.

En septiembre pasado, efectivos de la Policía Bonaerense realizaron un duro reclamo por sus condiciones laborales y salariales. Incluso se manifestaron delante de la casa del gobernador Axel Kicillof y frente a la Quinta de Olivos. A pesar de que bajaron las tensiones en aquel momento, la cuestión no parece estar resuelta de fondo, por lo que germina el malestar.

En grupos privados de Whatsapp y en páginas públicas de Facebook circulan los reclamos, que dan cuenta del creciente descontento. La convocatoria al reclamo es para el próximo 11 de febrero en tres lugares: Mar del Plata, Pinamar y Puente 12, en el partido de La Matanza.

El foco principal es la cuestión salarial: pretenden que se igualen los sueldos de las fuerzas bonaerenses con los de las federales. El martes, la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, otorgó un aumento del 25% a las fuerzas federales. Será en tramos hasta mayo. También hay otros temas sobre los que pretenden mejoras. Por ejemplo, la disponibilidad para tomarse vacaciones, el equipamiento, la capacitación y la asistencia psicológica.

Se espera, sin embargo, que la situación no escale del mismo modo que en septiembre pasado, cuando cientos de efectivos reclamaron directamente al Presidente frente a la residencia oficial.

Florencia Arietto, enfocada en Seguridad y cercana a Juntos por el Cambio, fue una de las pocas dirigentes que se expresó sobre el tema. "Es público que la Policía Bonaerense va a hacer un reclamo. Estemos atentos porque el kirchnerismo va a victimizarse diciendo que es una sublevación antidemocrática. Nada de eso será, solo personas que ponen el pecho en la calle todos los días pidiendo mejores salarios", sostuvo en su cuenta de Twitter. Además, le pidió al ministro de la provincia, Sergio Berni, que "gestione y deje de hablar".

Mientras tanto, el gobernador Kicillof y el ministro Berni estuvieron ayer en La Matanza en un acto junto al intendente Fernando Espinoza. Allí incorporaron a 500 efectivos a cuerpos especiales y sumaron 50 camionetas y 30 motos para el patrullaje en el municipio más poblado del país.

Consciente de los actuales reclamos, el gobernador sostuvo allí que "cuando el año pasado anunciamos junto al Presidente un programa integral para la seguridad, lo hicimos conscientes de la situación de abandono en que se encontraba la policía de la provincia". Según cómo evolucione el diálogo en estos días se podrán evitar las manifestaciones planeadas para la próxima semana.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios