Cortocircuito por Venezuela: Alberto desmintió al canciller chileno

El funcionario trasandino había dicho que en la reunión bilateral con Piñera se abordó una "salida política" al gobierno de Nicolás Maduro. El Presidente sostuvo que ess tema "no se tocó".

Esta vez Felipe Solá pudo respirar tranquilo porque no fue el canciller al que Alberto Fernández desmintió, sino a su equivalente chileno, Andrés Allamand. "Honestamente, no sé qué fue lo que dijo (el funcionario trasandino) y no me gustaría que se malinterprete. Lo que sí puedo decir es que no abordamos ese tema con el presidente (Sebastián) Piñera, no se tocó el tema", respondió el mandatario argentino ante una consulta de la prensa.

Al cierre de su agenda de dos días en Chile, el Jefe de Estado tomó el micrófono cuando varios medios venían repitiendo las declaraciones del canciller del vecino país. Y el tema era de sensibilidad diplomática: Venezuela.

Allamand había sintetizado la reunión bilateral entre ambos mandatarios del día anterior con la esperanza de la formación de un "frente común" para lograr una "salida política" en el país que comanda Nicolás Maduro. "Con la Argentina hemos estado trabajando en una nueva aproximación hacia la situación venezolana", afirmó el ministro de Relaciones Exteriores trasandino.

Lo que primero fue una desmentida en off diseminada desde el gobierno argentino, terminó en boca del propio Fernández. La postura argentina continúa siendo la misma, insisten desde la Cancillería: la salida "a la crisis" debe surgir del propio sistema venezolano, sin intervención externa.

Más allá del entredicho, el paso del Presidente por Chile fue celebrado en el Gobierno. Considerando la poca sintonía con Piñera, analizan en despachos oficiales, el dialogo con su par trasandino refuerza el traje de "moderado" con el que la Casa Rosada pretende vestir a Fernández. "Alberto puede hablar con (Jair) Bolsonaro un día y al otro, con Maduro", suelen repetir. Es un mensaje que, desean, llegue a oídos del nuevo presidente norteamericano Joe Biden.

En su segunda jornada en Chile, como un spoiler de lo que puede decir hoy en el Foro de Davos (ver aparte), el mandatario argentino brindó una conferencia magistral ante la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), donde llegó acompañado por la secretaria ejecutiva de la entidad, Alicia Bárcena. "La pandemia dejó al descubierto todas las incapacidades de este sistema. Es la oportunidad de hacer las cosas de otro modo, lisa y llanamente, de barajar y dar de nuevo", opinó.

Después de citar a Juan Domingo Perón el día anterior, Fernández volvió a apelar a uno de sus clásicos: el Papa Francisco. Pero lo que más sorprendió fue una alusión a Donald Trump.

"Todos me recomendaban un alineamiento absoluto a los Estados Unidos. Muchos descreían del multilateralismo. Creían que había aparecido una nueva forma de nacionalismo y que había que seguir ese modelo", reprochó el Jefe de Estado, en alusión al ex presidente republicano. Y completó: "Ese modelo se derrumbó en el mismo lugar donde había nacido hace cuatro años. Se derrumbó porque quedó al descubierto la importancia del multilateralismo. Tenemos que darnos cuenta que el único camino es el multilateralismo".

Antes de la charla, Fernández se reunió con el expresidente chileno de centroizquierda Ricardo Lagos, con quien, al fin y al cabo, tiene más coincidencias ideológicas que con Piñera.

Compartí tus comentarios