Polémica

La Policía Bonaerense quiso interrumpir una misa al aire libre y el cura lo evitó citando a Kicillof

Cuando la policía interrumpió el servicio religioso por contravenir las restricciones vigentes para frenar el avance del coronavirus, el sacerdote les pidió silencio y dijo que la norma firmada por el gobernador bonaerense lo permite.

Aprovechando el buen clima de este fin de semana, un cura encabezó una misa al aire libre en el partido bonaerense de Almirante Brown. Mientras oficiaba la ceremonia dos efectivos de la Policía Bonaerense irrumpieron en el lugar para pedirle que desalojara el lugar dado que la nueva normativa no permite reuniones de más de 10 personas.

El párroco se resistió y justificó su accionar ante los uniformados: "La ley que sacó (Axel) Kicillof dice 'el 30% del lugar'. Acá entran 400 personas y no llegamos a 120, que sería el 30%, eso es lo que quiero aclarar. Es la ley que salió, yo la leí en el diario".

El religioso hizo referencia a la Resolución 1208/21 del gobierno bonaerense que, hasta el viernes 30 de abril, permitía encuentros sociales al aire libre de hasta veinte personas. Luego de esa fecha, las reuniones sociales en espacios públicos al aire libre fueron reducidas a la mitad: el máximo habilitado es de 10 personas..

Los agentes cifraron en 60 personas la cantidad de asistentes al oficio religioso, mientras que el sacerdote habló de 120. En todo caso, superaba lo permitido por el Ejecutivo bonaerense.

Minutos antes, una vecina que es trabajadora de la salud había advertido que se acercaban decenas de personas a la ceremonia religiosa que se celebraba en la esquina de Avenida Espora y Conscripto Bernardi, partido de Almirante Brown, y alertó al 911.

La respuesta policial fue concisa: "No puede haber tanta gente. Nosotros estamos para ir a agarrar a los chorros, no para venir a molestar. Tienen que entendernos a nosotros también". 

Los oficiales se pararon junto al sacerdote en el altar para explicar a la gente que lo que estaban haciendo iba en contra de la ley. Tal como muestra el video, el religioso levantó la mano en son de paz y les dijo a los agentes que "ya terminan", en referencia al oficio.

El cura pertenece a una parroquia de Lomas de Zamora y según indicó el obispado, el 15 de abril sus superiores ya le habían advertido que no podía realizar este tipo de ceremonias dadas las restricciones vigentes por la pandemia

Tags relacionados

Compartí tus comentarios