Coronavirus: habilitan a sectores esenciales a que accedan al plan de auxilio para empresas

Por medio del decreto 347/2020, empresas que trabajan durante la cuarentena podrán acceder al paquete de apoyo destinado a las actividades más afectadas por el parate. No obstante, especialistas alertan que la complejidad del proceso reducirá el alcance de la asistencia.

El Gobierno dispuso que empresas que desarrollen actividades denominadas esenciales podrán acceder al Programa de Asistencia de Emergencia de Trabajo y Producciónque prevé descuentos en el pago de contribuciones patronales y coberturas salariales a empresas perjudicadas por la cuarentena para contener al coronavirus.

El decreto 347/2020 publicado este lunes en el Boletín Oficial creó el Comité de Evaluación y Monitoreo del programa que definirá los parámetros que deban cumplir las empresas que quieran acogerse al beneficio y revisará la situación de aquellas firmas "que requieran un tratamiento singular".

De esta manera, el nuevo organismo fijará los criterios para el acceso a los beneficios en los sectores no esenciales que los contribuyentes interesados deberán cumplir.

El comité también podrá recibir pedidos particulares por parte de empresas específicas y recomendar o desaconsejar su inclusión a la Jefatura de Gabinete, que tomará la decisión final.

Además, la norma modificó el decreto 332/2020 y habilita a empresas de sectores esenciales que hayan visto golpeadas sus ventas a acceder a los beneficios.

En ese sentido, empresas alimenticias, estaciones de servicio, ferreterías, mutuales de crédito y empresas de salud podrán solicitar acceder al esquema, siempre y cuando puedan probar el impacto negativo de la cuarentena en sus ventas.

Las empresas de estaciones de servicio celebraron la ampliación de los beneficios, dado que, pese a tener que permanecer abiertas, sus ingresos cayeron un 90% en el último mes, explicaron fuentes del sector a El Cronista, que resaltaron además que la implementación "será clave" debido a que muchos comercios se encuentran en riesgo de cierre en caso de no poder acogerse a los beneficios.

Es que las empresas de sectores esenciales deberán solicitar el beneficio y probar su necesidad, el Comité evaluará cada caso y la Jefatura de Gabinete tendrá que tomar la decisión de conceder o no el acceso al programa de asistencia.

Discreciones y demoras

Especialistas tributarios advierten por la complejidad del mecanismo de decisiones, lo que puede derivar en demoras y discrecionalidades en la prestación del apoyo.

Sebastián Domínguez, de SDC Asesores Tributarios, advirtió que el proceso de admisión para estas empresas supone "mucha burocracia" que dificultará el acceso a los beneficios antes de las fechas de pago de las contribuciones patronales y resaltó que las pymes necesitan la asistencia de forma urgente.

"El Comité no va a tener tiempo para operativamente establecer los requisitos, que los contribuyentes se presenten, lo analizan y lo aprueben, con lo cual habría que disponerse una prórroga. Esto genera mucha burocracia que va a dificultar acceder a los beneficios. El Gobierno no quiere tomar medidas generalizadas ni laxas", señaló a este medio.

Y agregó: "La toma de decisiones sobre las empresas de sectores esenciales que quieran incorporarse, que está bien que puedan hacerlo, va a generar discrecionalidad. Van a ser resoluciones particulares en base a lo que defina el comité en cada caso. Si son muchas las empresas que se presentan, analizar todos los casos, dictaminar y que defina la Jefatura de Gabinete, puede llevar muchos días y no lograr el objetivo buscado. Hay poco tiempo."

Por su parte, el tributarista Ezequiel Passarelli también advirtió por el tiempo que puede llevar la aplicación del programa, lo que genera incertidumbre entre las empresas que esperan obtener los beneficios.

"El problema con todo esto son los tiempos, porque tienen que fijarse los parámetros, las empresas deben probar que sus ingresos fueron perjudicados y el Comité tiene que analizar los casos para que la Jefatura de Gabinete defina. A todo esto, el lunes ya vencen las cargas sociales de marzo y muchas empresas ya empezaron a preguntarse si deben pagarlas o no", comentó.

En ese sentido, Domínguez remarcó que muchas pymes no registraron ingresos en las últimas semanas y atraviesan severos problemas para abonar sueldos y cargas sociales.

"Las pymes no pueden pagar los sueldos, no van a poder pagar las cargas sociales. Necesitan ya los beneficios, y parece que el proceso es lento. Debería ser mucho más rápido, hay empresas que tuvieron cero ingresos", dijo, y remarcó que hay muchas pymes y monotributistas que facturaron con normalidad pero no pudieron cobrar, lo que los excluye de este beneficio.

"Este decreto no soluciona la situación de las empresas que no sean de sectores en problemas ni empleados afectados que no hayan disminuido sus ventas, pero sí hayan visto disminuidas sus cobranzas. No es lo mismo ventas que cobranzas, hay empresas que pudieron haber facturado y no haber cobrado. Debería contemplarse también a aquellas firmas que vieron una reducción de cobranzas", explicó.

Tags relacionados
Noticias del día