TENSIÓN EN EL CAMPO

Carne: entidades del campo salieron en bloque a rechazar una intervención en el Mercado de Liniers

CRA y Carbap expresaron su oposición a lo que sería una velada injerencia oficial con el objetivo de no convalidar precios por encima de cierto nivel. Se busca así reducir el impacto inflacionario.

Varios agrupamientos de productores agropecuarios salieron con vehemencia esta mañana al cruce de versiones que indicaban una virtual intervención en el mercado ganadero de Liniers y rechazaron las intimidaciones y la política de "aprietes".

Fue en respuesta a las denuncias que ya ayer por la noche habían realizado distintos actores del sector, acerca de la suspensión de compra que el Gobierno había aplicado sobre una importante cadena de supermercados, el mayor comprador en ese Mercado de Liniers, con un nivel de operaciones cercano al 10% del total comercializado.

En un comunicado de prensa, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) destacó que "rechaza y repudia cualquier intervención en el Mercado de Liniers", acusando de "medidas insensatas e intimidatorias" las versiones que hablaban de llamados para orientar los precios de venta.

Salaverri, de Carbap: "Las decisiones de Basterra están condicionadas, como en la época de Moreno"

El presidente de la Confederaciones Rurales Argentinas, Jorge Chemes, también señaló que desde la Secretaría de Comercio Interior habrían mantenido una comunicación con Eduardo Crouzel, director de Consignatarios de Productos del País, indicándole que no podían comercializar con la cadena supermercadista, señala un comunicado de la agencia NA.

En declaraciones periodísticas Chemes fue enfático en aclarar que "no hay ninguna causa, ni ninguna denuncia, simplemente llamaron y dijeron eso", y precisó que no obstante, el mercado puede venderle "en forma directa".

Según Chemes la preocupación por el tema llevó al Centro de Consignatarios de Liniers a solicitar una reunión "urgente" con el ministro de Agricultura, Luis Basterra, con el fin de tener precisiones sobre el tema.

El Gobierno está preocupado por la aceleración de la inflación y puso el foco en la evolución de los valores de los alimentos en las góndolas. El dato del IPC de marzo, que llegó al 4,8% encendió todas las alarmas en despachos oficiales.

El Gobierno está preocupado por la aceleración de la inflación y puso el foco en el precio de alimentos en góndolas. El IPC de marzo, que llegó al 4,8%, encendió todas las alarmas en despachos oficiales

Asimismo, redobló las medidas para intentar controlar el precio interno de algunos productos a través de normativas que afectan al comercio exterior. 

Por eso estableció el el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA), aplicó la obligatoriedad de una Declaración Jurada de Exportaciones de Carnes (DJEC), y amenazó una vez más con subir las alícuotas de las retenciones.

En ese contexto, desde Carbap aseguraron que "el amedrentamiento a consignatarios y/o compradores que operan en el Mercado Físico de Ganados, mediante llamados telefónicos o 'aprietes', instando a comprar hacienda a valores menores a los de mercado, nos retrotrae a medidas fracasadas realizadas hace 15 años, con nefastas consecuencias por todos conocidas". 

Se refiere a la pérdida de 11 millones de cabezas en el rodeo, pérdida de puestos laborales en los frigoríficos, y aumento del precio de la carne en mostrador.

Algunas fuentes del sector señalan que tras la prohibición llegó finalmente la habilitación a la empresa para volver a comprar, y que en ese caso la variable de ajuste fue el precio pagado. Mientras en las últimas semanas el kilo vivo de buena calidad cotizaba hasta niveles de $208/10, el precio acordado se ubicaría en torno a los $193.

Carbap rechazó de plano todo tipo de intervención y adjudicó el aumento del precio de la carne a "variables inflacionarias y monetarias del país (alta inflación y bajo poder adquisitivo)" y aseguró que ninguna medida en el mercado "podrá resolver las causas del origen". 

En ese sentido, defendió la normal operatoria del Mercado Físico de Ganados y salió fuerte contra la estrategia del Gobierno. "La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, se equivoca claramente si pretende avanzar en ese sentido, tal como aseguran versiones periodísticas".

Desde CRA, en tanto, destacaron que "no será con llamados telefónicos, apretadas o amenazas la forma en que funcionará el comercio de carne, granos, leche u otros productos". 

Y agregaron que es preciso apelar a la inteligencia, el diálogo y una mirada profunda a las causas reales que llevan al proceso inflacionario. "Culpar a un sector, para condenarlo ante la sociedad encierra un prejuicio ideológico inadmisible", remató..

Tags relacionados

Compartí tus comentarios