BlendExclusivo Members

Con la mejora del dólar agro, ¿se acelera la liquidación?

La suba de los dólares paralelos y financiero empujó al alza el dólar blend que reciben los exportadores. ¿Es un incentivo para salir a vender la cosecha? Los motivos.

En esta noticia

El dólar blue volvió a ocupar un plano central luego de anotar una suba de $50 en lo que va de la semana y ubicarse este miércoles en los $1.230. En las últimas 8 ruedas, el paralelo subió $185 y encendió las alarmas. Los financieros hicieron lo propio y el Contado con Liquidación se ofrece a $1.210.

  El dólar exportador, también conocido como blend, acompañó la tendencia y también registró subas significativas. Se conoce así al "dólar" que obtienen los exportadores a partir de la vigencia del decreto 28/2023 que establece que las divisas derivadas de las exportaciones deberán ingresarse en un 80% a través del Mercado Libre de Cambios (MLC), que maneja el precio del dólar oficial, y el 20% al CCL. A raíz de esta división, el dólar exportador cerró el miércoles a $957.  

En este caso, los exportadores vieron un aumento en la divisa final que reciben de $27 en lo que va de la semana y de $38 en las últimas 8 ruedas cambiarias. Si bien la suba no aparenta ser significativa, es necesario aclarar que en las semanas previas la divisa mostraba una evidente estabilidad que la hacía oscilar hasta $1 al alza y $3 a la baja.

Sube el dólar, ¿mejora la liquidación?

¿Ayuda la mejora en el precio? "Creo que no demasiado, porque también se amplió la brecha entre los dólares oficiales y el blue por ejemplo", señaló la ingeniera agrónoma y especialista en mercados Paulina Lescano.

En el mismo sentido se expresó Pablo Adreani, consultor en agronegocios: "No creo que la mejora del blend sea un factor que impulse a los productores a vender más. Si lo hace va a ser ínfimo".

Incentivos

Es necesario recordar que semanas antes del comienzo de la cosecha, desde el sector reclamaban incentivos para recuperar competitividad. El caso más palpable fue el de presidente de la CIARA-CEC, Gustavo Idígoras, quien había planteado la necesidad de ganar competitividad para que el sector exporte.

Otros actores del sector habían señalado la expectativa por una quita de retenciones (contraria a las intenciones iniciales del Gobierno de subirlas), la eliminación del impuesto PAIS para bajar el costo de los insumos importados, la eliminación del cepo o una nueva devaluación. Ninguna de esas medidas se tomaron.

Es que, a pesar de la devaluación, ya en marzo desde el Consejo Agroindustrial Argentino señalaban un atraso del Tipo de Cambio Real Multilateral del 9% respecto del mes anterior, aunque se ubicaba un 22% por encima del de 2023.

¿Qué hace falta para vender?

La cosecha avanza, pero lenta. Según datos de la Bolsa de Cereales de Córdoba, la cosecha de soja lleva un 49% en la provincia mientras que la de maíz el 17%. 

Las ventas reflejan también cierto atraso: mientras que para esta época se esperaba que tanto el maíz y la soja se hayan vendido ya entre un 30% y un 40%, en la actualidad la soja se vendió entre el 13 y el 15% mientras que en el maíz ese avance fue del 25%.

"Hay dos cosas que llevan a vender, una que es que hay que pagar lo que debes de insumos y cubrir los contratos", dijo Fernando Bazán, productor cordobés quien agregó que si bien la cosecha avanzó en los últimos 30 días, los contratos con precios fijados en abril aún se mantenían en mínimos. "Muchas están rascando la olla", subrayó.

Cubrir los costos, las deudas y comprar algunos insumos sigue siendo uno de los objetivos a mediano plazo. Para al largo, Adreani agregó: "Creo que están terminando la cosecha de soja, en 10 días puede estar terminada, y lo que venden hoy el 80% lo entregan a fijar, quiere decir que no quieren fijar precio ahora, que son alcistas, y solo el 20% lo vende a precio. Termina la cosecha en 10 días y el productor se sienta arriba. Hasta que no vea alguna señal, salida del cepo, aumento más fuerte del dólar, baja de retes, no creo que venda más allá de lo que necesita vender".

Otra fuentes del sector agregaron que la expectativa por una baja de retenciones se pospuso porque el Gobierno hoy no tiene drivers para hacerlo dada la dependencia que tiene hoy el superávit fiscal con los tributos vinculados al comercio exterior (tanto el impuesto PAIS, las retenciones y los derechos de importación).

La baja de la tasa de interés de referencia también fue señalada como una de las medidas que podría desincentivar la liquidación ya que ofrece pocas opciones en las cuales se podría volcar la rentabilidad por fuera de activos financieros. "La única sensación de refugio es el dólar", dijeron.

"Yo creo que aún hay un alto nivel de incertidumbre económico/político que hace que las decisiones tanto de venta como de compra se dilaten, hasta el momento que si o si deban hacerse (ejemplo pagar compromisos comerciales/deudas anteriores) o compra de insumos porque arranca si o si la siembra", agregó Lescano.

La contracara: suben los insumos

La contraparte de la suba del dólar es que también suben los insumos, los cuales muchos son importados y a los que se les aplican también tributos como el impuesto PAIS o distintos aranceles. Si bien el Gobierno quitó aranceles a algunos insumos como fertilizantes y pesticidas que, si bien fueron bien recibidos, no desdibujaron los reclamos del sector. La mejora del tipo de cambio si bien mejora la competitividad, impacta sobre los costos.

Según informó la Bolsa de Comercio de Rosario, en el caso del trigo, cuya siembra ya comenzó y con perspectivas favorables, los costos de producción ascienden a US$ 662/ha en mayo, 7% por encima del costo promedio de los últimos cinco años".

Temas relacionados
Más noticias de cosecha

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.