Con el calendario a cuestas, Guzmán comenzó ronda de seducción a bonistas

Los intercambios van a seguir en Nueva York este miércoles. El ministro empezó a testear la oferta de canje que buscará oficializar en la segunda semana de marzo, una vez concluidas estos intercambios.

En completo hermetismo, el ministro de Economía Martín Guzmán comenzó el martes en Nueva York una ronda de encuentros con grupos de bonistas, fondos de inversión y algunos bancos para empezar a testear la oferta de canje que buscará oficializar en la segunda semana de marzo, una vez concluidas estos intercambios.

El contexto no era el mejor: en medio del feriado por Carnaval en la Argentina, las bolsas del mundo acusaron recibo del impacto del avance del coronavirus en Europa y América del Norte, y las alertas que encendieron. Los activos argentinos que cotizan en Wall Street también cayeron: los ADR de YPF lo hicieron casi un 7%.

Las reuniones de Guzmán en Nueva York seguirán hoy ya con el impacto en los mercados internacionales traducido al local: hay expectativa por qué va a ocurrir con el dólar y el riesgo país. Estos indicadores son de relevancia ya que modifica el peso de la deuda en el PBI y, además, empeora la performance de los títulos argentinos.

El punto en cuestión se resume en mantener las paridades: de avanzar las bajas en los precios de los títulos crece la posibilidad de que ingresen más fondos buitres, lo que complicaría un canje exitoso.

Es para avanzar con éxito en la reestructuración, de acuerdo a las cláusulas de acción colectiva (CAC) de segunda generación, en cada serie de bonos si un 75% de los tenedores acepta la oferta argentina, el resto se ve obligado a tomarla. En el caso de dos o más series, el porcentaje se reduce a 66%. Así, las minorías que no opten de manera voluntaria, lo deben hacer si la mayoría así lo define.

Los encuentros de Guzmán de ayer y de hoy en Nueva York se suceden luego de días relevantes en la negociación con la otra arista importante en el tema de la deuda argentina: el Fondo Monetario Internacional.

El principal respaldo que sintió el Gobierno, de cara a la negociación con los acreedores privados, fue que el FMI calificó de no sostenible la deuda argentina. Esta definición fue en línea con la que el propio Guzmán venía pregonando desde que asumió.

Entre esa definición y que recién en 2023 se va a llegar a equilibrio fiscal, tal como sostuvo Guzmán en su exposición en el Congreso el 12 de febrero, cobró peso en el mercado que la oferta iba a ser más agresiva de lo que se estimaba en un principio. Los rumores hablan de una quita de entre 30% y 40%, pero que en los pasillos oficiales rechazan confirmar.

El lunes Guzmán se reunió en Washington con la número dos para el Departamento Occidental, Julie Kozack, y el líder para la misión en la Argentina, el venezolano Luis Cubeddu. Ese encuentro se dio tan solo dos días después de que Guzmán se reunión con la titular del organismo, Kristalina Georgieva, el sábado en Riad, capital de Arabia Saudita donde definieron que se va a llevar a cabo el artículo IV y que se va a trabajar en un nuevo programa para el país.

Tags relacionados
Noticias del día