Coimas en el Senado: para Pontaquarto, “el fallo fue vergonzoso

El ex secretario parlamentario “arrepentido” se refirió así a la polémica decisión del Tribunal: “No sé si los absueltos pueden sentir la misma tranquilidad que yo”.  

Mario Pontaquarto, el ex secretario parlamentario "arrepentido", calificó de “vergonzoso” el fallo del Tribunal Oral Federal 3 que absolvió al ex presidente Fernando De la Rúa y a otros siete acusados por el presunto pago de sobornos en el Senado para la aprobación de la ley de Reforma Laboral en abril de 2000.

“Yo no inventé nada, las coimas existieron. ¿Cómo voy a fabular, si por todo esto me separé de mi familia, me deprimí, tuve un intento de suicidio? ¿Para qué todo eso?, ¿qué beneficio conseguí si estuve siete años sin trabajar?”, graficó en diálogo con radio Continental.

Pontaquarto, que también fue absuelto en el juicio que se prolongó durante 14 meses, remarcó que sintió "que se hizo mucho mal a la Justicia, que podía esclarecer un caso de corrupción”.

“Yo hice todo lo que tenía que hacer, ahora que se haga cargo la Justicia. Tengo la tranquilidad de haberme sacado toda la basura de adentro. No sé si los absueltos pueden sentir la misma tranquilidad que yo”, agregó.

"El fallo fue vergonzoso. Yo soy parte de la verdad de lo que ocurrió. Conté la historia durante diez años. La justicia tenía una oportunidad de dictar un fallo histórico y dispuso esto. Me queda una sensación de angustia y tristeza", insistió el “arrepentido” en la puerta de los Tribunales, según una nota publicada por el sitio web de TN.

“(Con este resultado) nadie va a querer denunciar un hecho de corrupción. Sentí mucha tristeza (por el fallo), aunque me veía venir la absolución; cuando me dejaron para lo último pensé: ‘Al único que condenan es a mí’”, apuntó.

Vaticinó que “la oficina anticorrupción va a apelar” al remarcar que “encima le hacen pagar las costas de este juicio”

“Una barbaridad. A mí me costó reinsertarme laboralmente, recién hace dos años volví a trabajar: hago tareas administrativas en Codere, la empresa española que maneja bingos”, precisó.

“La sentencia manda a investigarme a mí, al juez Rafecas, denuncia a mi abogado ante el Colegio de Abogados, dicta el falso testimonio a Aníbal Ibarra. Me pareció un fallo vergonzoso, y lo digo con mucha honestidad, porque realmente no se esperaba que el fallo tuviera esta saña contra aquellos que afrontamos este proceso y lo sostuvimos durante 10 años”, enfatizó.

Según el “arrepentido”, esta sentencia dejará la enseñanza que “nadie se puede meter con la corporación política, no se pueden denunciar delitos de corrupción”.

“Yo mantuve en estos 10 años este proceso colaborando con la Justicia, poniéndome a disposición de ella, no bajando los brazos y seguí porque estaba contando la verdad. Me parecía que siendo la primera vez en la historia tenía una persona que confesara un hecho de corrupción, porque yo me autoincriminé en esta causa, pensé que iba a tener otro final. Pero esta es la Justicia que tenemos, jueces que me decepcionaron absolutamente”, resaltó.

Por otra parte, Pontaquarto puso énfasis en la negativa del tribunal a aceptar la declaración de su esposa: “El hecho central fue cuando impidieron la declaración de mi mujer, que fue la única persona que había visto el dinero”. “Había sido contundente, por su frescura, por su credibilidad, porque iba a desempañar esta decisión de absolver a todo el mundo”, aseveró sobre la declaración de su esposa ante el juez Rafecas y luego ante la Fiscalía de Investigaciones Administrativas.

Tags relacionados