VUELTA A LAS AULAS

Algo no anda bien con el semáforo de Kicillof: intendentes en guerra, el chat con Bianco y una interpelación

Se profundiza la polémica por la presencialidad. Alcaldes opositores acusan a una funcionaria de actuar con discrecionalidad en la definición de los distritos que retoman mañana las clases en las escuelas.

"El gobernador @Kicillofok decidió que el conurbano está en fase 3 con clases presenciales, y que el resto de la provincia, o sea los pueblos y ciudades del interior, pasan a fase 2 sin clases presenciales. Qué prolijo el virus que afloja solo donde están los votantes del Gobierno", posteó el diputado provincial Emiliano Balbín, oriundo de Saladillo.

Agregó en su hilo que "para sorpresa de nadie, las medidas de apertura en el conurbano y cierre en el resto de la provincia, que no tienen el menor sentido sanitario, ocurren al mismo tiempo que las encuestas los miden por debajo de JxC en la provincia. Qué casualidad todo esto".

En efecto, ningún dirigente de la oposición bonaerense está especialmente sorprendido por las decisiones del Gobernador. Un intendente cuya localidad también está perjudicada por la discrecionalidad de la medida le recordó a El Cronista que "el día que decidió abrir las escuelas en el conurbano había en el país 24.000 casos, la misma cantidad de contagios que había el día que decretó el confinamiento".

Y dio algunas precisiones interesantes acerca del relacionamiento entre Kicillof y los intendentes opositores: "no es posible razonar con él, toma una decisión y la sostiene sin medir costos personales ni sanitarios hasta que la cambia. No escucha, lo que me llevó a concluir que siempre son decisiones de tipo político, en ningún caso epidemiológicas".

En un chat entre intendentes, Kicillof y Carlos Bianco, el intendente Guillermo Britos se quejó y le dijo al Jefe de Gabinete provincial "vos no podés decirme que La Matanza está mejor que Chivilcoy".

"Sí, creo que sí, no es California, pero la realidad de los datos arroja que está mejor La Matanza que el interior", contestó Bianco.

Al absurdo sostenido en contra de cualquier evidencia, al bloque de Juntos por el Cambio de la Cámara de Diputados no le quedó mucho más que pedir la interpelación de la ministra de Educación de la Provincia, Agustina Vila, "a fin de que se sirva informar verbalmente sobre diferentes aspectos relacionados con estado de situación en la provincia".

Y a la coalición opositora a destacar en un comunicado que "hay distritos del conurbano que incluso tienen números más complejos, lo que demuestra que están usando criterios según la conveniencia del partido gobernante, dejando de lado a algunos bonaerenses que ‘casualmente' viven en municipios mayoritariamente gobernados por Juntos por el Cambio".

"Los números de Axel Kicillof son bajos en la provincia de Buenos Aires, incluso muy bajos y con altos porcentajes negativos, sobre todo si se los compara con los guarismos que tienen otros gobernadores en sus distritos", explicó la consultora Mariel Fornoni de Managment&Fit.

Kicillof tiene en ese estudio telefónico de 2200 casos realizado entre el 24 y el 29 de mayo a escala nacional, que tuvo un corte para la provincia de Buenos Aires, una imagen negativa de 49.2% y positiva de apenas 35.9%. 

Cristina Fernández de Kirchner, su principal mentora política, tiene imagen negativa aún más alta, 57.2%, y una positiva de 33.8%. En cambio, Alberto Fernández tiene menos imagen negativa, 46.8%, y 39.1% de imagen positiva.

Por el contrario, Horacio Rodríguez Larreta tiene en la provincia de Buenos Aires 46.9% de imagen positiva y solo 31.6% de negativa, algo así como el núcleo duro del kirchnerismo bonaerense y nacional.

Aún quedan tres meses para las PASO y cinco para las elecciones generales. En ese tiempo, el oficialismo tiene la esperanza de tener a la mayoría de la población vacunada y a la situación económica ordenada.

Estrategas de Juntos por el Cambio aseguran que siempre eso es posible, pero que no conocen ningún caso en la historia argentina de "dirigentes que puedan ganar la elección con la mitad del electorado que tiene valoración negativa".

La oposición, mientras tanto, también tiene arduos deberes que encarar de aquí a las elecciones, como es la transición de un modelo de conducción centrado en la figura de Mauricio Macri a otro, que todavía nadie sabe qué formato tendrá. Y ya se sabe que poner los patitos en fila desde afuera del poder siempre se vuelve mucho más difícil.

Tags relacionados

Comentarios

  • CA

    Claudia Analía

    15/06/21

    La gran explosión se aproxima....kkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

    3
    0
    Responder