Con aval de Nación por la presencialidad, Ciudad recibirá a los gremios

Luego de que Trotta indicase que el objetivo es que se inicie el ciclo lectivo con los alumnos en las escuelas, los sindicatos porteños, principales opositores a la iniciativa, serán recibidos por las autoridades de la Ciudad.

El Gobierno Nacional ya avisó que la intención es que las clases comiencen de forma presencial este año pese al rechazo de algunos gremios, una idea que comenzó a sembrar primero a través de del Ministro de Educación Nicolás Trotta al que se le sumó este mediodía el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

"Todos queremos que las aulas se vuelvan a abrir y que las clases sean presenciales, por eso tenemos que redoblar el compromiso que nos llevó hasta aquí", precisó el jefe de ministros en diálogo con periodistas de la Asociación de Periodistas de la República Argentina. Las declaraciones de Cafiero llegaron tras el raid periodístico de Trotta, quien había adelantado que si bien se tendrá en cuenta la realidad epidemiológica de cada región el horizonte es que el ciclo lectivo 2021 inicie con los alumnos en las aulas.

Entre los principales opositores del regreso a la presencialidad están los gremios docentes de la Ciudad de Buenos Aires. Mañana la ministra de Educación porteña Soledad Acuña los reunirá para escuchar sus propuestas, sugerencias o ideas. "La reunión es en el marco de un proceso participativo que esta llevando a cabo Educación de la ciudad. En diciembre estuvimos dialogando con ONGs, ahora es el turno de los gremios y durante enero también se convocará a padres y alumnos", explicaron fuentes porteñas a El Cronista.

En dos tandas, los representantes de los 17 sindicatos con base en la ciudad llegarán a la sede del ministerio aunque es probable que no se retiren contentos. "No va a cambiar la fecha por más que digan lo que digan los gremios. Las clases van a arrancar el 17 de febrero con los chicos en la escuela", advirtieron.

El Gobierno porteño había fijado la fecha de regreso a principios de noviembre, pese a las críticas y advertencias que les realizó Trotta en aquel momento. El ministro había dicho que el tema se debía definir en una reunión del Consejo Federal de Educación, pero la Ciudad le recordó que tenía potestad para fijarla siempre y cuando respete los días mínimos de descanso que deben tener los docentes.

El vínculo entre el ministro y Acuña se mantiene sin cambios. El verano no apaciguó ni empeoró la relación, comentan cerca de la funcionaria. En el Gobierno porteño observan el cambio de discurso de Trotta. "Vieron que no les convenía seguir siendo los que no quieren abrir escuelas durante el año", reflexionan.

Por ahora no celebran la sintonía conseguida entre Nación y Ciudad por la presencialidad. Sugieren que las declaraciones del Gobierno contradicen el "semáforo epidemiológico" que el Ministerio de Educación Nacional desarrolló en septiembre. Allí se indicaba que para una regreso a las aulas pleno la jurisdicción debía ingresar en la categoría Bajo riesgo, es decir, no registrar casos de Covid-19 o que se trate de contagios importados. Con la curva de casos en aumento hoy prácticamente ninguna parte del país podría comenzar el ciclo lectivo de forma presencial.

Noticias del día

Compartí tus comentarios