Segunda ola

Una encuesta de la CAC mostró el complejo panorama que atraviesa el comercio: los datos

Un relevamiento de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios habla de caída de ventas, dificultades para pagar impuestos, caída de moratorias y empleo en riesgo. ¿Cuántos pueden llegar a cerrar si siguen las restricciones?

En teoría, la actividad comercial está habilitada en todo el país casi sin restricciones, salvo la que deriva del cierre de locales gastronómicos a las 20 en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA).

Sin embargo, a catorce meses del inicio de la pandemia de coronavirus, en numerosas empresas del sector la situación está lejos de estabilizarse.

El combo incluye retrasos en el pago de salarios, servicios públicos e impuestos que se abonan fuera de término y que, lógicamente, generan cargos adicionales, dudas sobre la capacidad de mantener a toda la plantilla de trabajadores y un escenario de pérdidas y hasta posible cierre, en caso de continuar las restricciones a la actividad.

La décima encuesta de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), en la que releva la situación actual y perspectivas de corto plazo en el sector, asegura que en mayo una de cada cuatro empresas (23,4%) tuvo problemas para pagar los sueldos.

Además, casi la mitad (48,4%) registra atrasos en el pago de impuestos y el 34% no pudo abonar en tiempo y forma los servicios (luz, gas y agua).

Lo más llamativo es que este escenario complejo se plantea en un sector en el que la mitad de los consultados (50,8%) aseguró que realiza actividades esenciales. Y algunos datos más. El 7,2% de las empresas aún se encuentra inactiva y 34% trabaja sólo parcialmente. 

Son alarmas que se encienden en un sector en que las ventas no reaccionan. De hecho, el 67,7% de los consultados señala que sus ventas cayeron respecto de los volúmenes prepandemia y en el 17% de los casos se desplomaron más del 50%.

Y ante la pregunta de qué escenario prevén en caso de seguir las restricciones por los próximos 30 días, tres de cada diez empresas dijeron que sufriría pérdidas importantes, mientras que el 22% deberá reducir su tamaño y el 8,1%, literalmente "cerrará sus puertas".

 La encuesta se realizó entre el 4 y el 10 de mayo en todo el país, con empresas de todos los tamaños y sectores tan diversos como el comercio minorista, mayorista y la gastronomía, entre otros.

Moratoria y algo más

En un escenario que el propio Gobierno admite que es muy difícil para las empresas, la AFIP lanzó amplias moratorias para evitar el cierre de fuentes de trabajo. Sin embargo, la adhesión a una moratoria o plan de pagos no asegura la resolución de los problemas. 

El 38,7% de los consultados declaró que debió acogerse a una moratoria el último año, pero entre ellos sólo el 34,6% pudo continuar con el plan original y las cuotas al día.

Más preocupante aun es lo que respecta a la inversión y el empleo. Es que el 55,6% declaró que tuvo que desinvertir el último año y un tercio de las empresas (34,7%) prevé reducir la plantilla de personal en los próximos tres meses.

En contraste, sólo 4% proyecta una incremento de la nómina salarial y el 61% se mantendrá sin cambios. Wait and see, como aconseja el manual en épocas de turbulencias.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios