Chubut logró acuerdo por su deuda: cómo siguen las otras provincias

Con Chubut ya son cuatro las provincias que lograron renegociar su deuda, luego del anuncio de Río Negro de esta semana, mientras que los acreedores rechazaron la mejora ofrecida por Córdoba.

Este año no sólo el gobierno nacional de Alberto Fernández reestructuró su deuda bajo legislación extranjera, sino que prácticamente todas las provincias con compromisos de pago de este tipo iniciaron renegociaciones y canjes de títulos, ante las complicaciones financieras que tienen para afrontarlos, y podrían ser cinco las que celebren las fiestas con el acuerdo en el bolsillo.

En total, son más de u$s 11.000 millones de capital de deuda que los gobernadores buscaron reprogramar para descomprimir sus cuentas públicas, con una búsqueda en aliviar la carga de las tasas de interés.

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, anunció el arreglo con los bonistas. Río Negro cerró su acuerdo el martes y se sumó a Mendoza y Neuquén, que eran las únicas provincias que lograron acordar con sus acreedores. También la Ciudad de Córdoba arribó a un acuerdo exitoso hace un mes.

A continuación, un repaso del estado de negociaciones de deuda provinciales.

 

Chubut

Chubut consiguió cerrar su reestructuración por los bonos Bocade, de un capital de u$s 650 millones, al conseguir la conformidad del 91% de los acreedores, confirmó Arcioni en conferencia de prensa este jueves.

"El acuerdo con acreedores implica que el Bocade se extenderá hasta el 2030, permitiéndonos lograr el equilibrio fiscal deseado, siempre bajo las normativas nacionales y desde un marco de confianza y credibilidad que permita sostenibilidad en el tiempo", señaló el gobernador.

Con mucho orgullo anunciamos el reperfilamiento de la deuda internacional, un acuerdo histórico y un instrumento muy beneficioso para proyectar el #futuro de #Chubut, que implica un endeudamiento responsable y una administración eficiente de los recursos. pic.twitter.com/eyROHOSOAB

— Mariano Arcioni (@arcionimariano) December 17, 2020

A mediados de noviembre había conseguido la adhesión del 50% de los acreedores, pero necesitaba las tres cuartas partes del total. El acuerdo lograría descomprimir el pago de intereses en dólares de los próximos tres años y postergar el vencimiento del capital de 2026 a 2030.

El Bocade, tomado durante la gestión del ex gobernador Mario Das Neves, contempló como garantía a las regalías hidrocarburíferas que se debitan de manera automática de las compañías petroleras, por lo que se trata de una deuda no defaulteable.

 

Río Negro

La provincia gobernada por Arabela Carreras llegó a un acuerdo este martes para reestructurar su deuda por el bono "Plan Castello", con vencimiento en 2025, por u$s 300 millones al lograr la adhesión del 95% de los acreedores a la oferta.

En términos de ahorros de intereses, el acuerdo alcanzado le permitirá 'ahorrar' a la provincia u$s 45 millones en el período de 2020 a 2022, y más de u$s 190 millones entre pago de capital e intereses, tomando en cuenta el período original del préstamo hasta 2025.

A través de la modificación de los términos del contrato, también consiguió extender el vencimiento en más de dos años, con lo que se postergó el vencimiento final del bono del año 2025 al 2028.

Río Negro, la segunda provincia patagónica en cerrar el acuerdo de reestructuración de su deuda.

Además, el acuerdo estipula una importante reducción en la tasa promedio del préstamo que pasa del 7,75% al 5,57%, lo que impica una baja del 28% en la tasa de interés. De los intereses devengados y no pagados durante el año 2020, equivalentes a unos u$s 24,3 millones , sólo se pagarán u$s 3 millones en efectivo este año.

El nuevo acuerdo propone para el año 2021 una tasa del 2,75% anual, en comparación con la tasa original del 7,75% anual. Desde 2022 hasta el vencimiento, la tasa de interés será creciente hasta alcanzar un máximo de 6,875%.

Córdoba

El grupo de tenedores de bonos de Córdoba rechazó la mejora de la oferta que realizó la administración de su gobernador, Juan Schiaretti, en la que ofreció una suba de tasas de interés en el esquema step up (renta más alta a medida que se acerca el vencimiento) y las negociaciones continuarán.

El plazo que puso la provincia mediterránea es el 28 de diciembre y necesita el 66% de adhesión para poder aplicar los cambios propuestos. "Es una propuesta unilateral de la Provincia y no es el producto de negociaciones de buena fe con los bonistas", señaló el conglomerado de acreedores, que posee más del 50% del stock de los títulos.

Córdoba tiene el plazo de negociación vigente hasta el 28 de diciembre.

La negociación gira en torno a tres bonos en dólares bajo legislación extranjera, con vencimientos en 2021, en 2024 y en 2027, que en conjunto acumulan un stock de u$s 1669,4 millones. El primero y el tercero tienen un rendimiento anual de 7,125%, mientras que el otro, uno de 7,45%.

Córdoba ofrece una reducción significativa de las tasas de interés de tal manera que aumenten año a año, hasta una renta máxima menor a la original. Con la última enmienda, elevó estas subas, pero aún no es suficiente para los inverores.

El pasado 10 de diciembre no pagó intereses y está dentro del mes de plazo de gracia para no entrar en default.

 

Buenos Aires y el resto

La Provincia concentra la mayor cantidad de deuda externa a negociar, por u$s 7148 millones en once bonos, y la semana pasada extendió el plazo hasta el 4 de enero. Dados los montos de la deuda, es la reestructuración más relevante, pero también de las más largas, dado que ya van 10 prórrogas de plazo. Buenos Aires ya está en default luego de no haber pagado un vencimiento en mayo.

Por su parte, Santa Fe y la Ciudad de Buenos Aires son los distritos que siguen con el cronograma de pagos original y sin reestructuración prevista, mientras que la Provincia, Chaco y La Rioja están en default y con la propuesta sobre la mesa.

Salta, Tierra del Fuego y Jujuy están con los pagos al día, pero tienen planeado presentar una oferta de renegociación de plazos y condiciones.

En todos los casos, lo que se busca es aplazar los vencimientos y bajar las tasas de interés para que muten a un esquema de rendimientos anuales crecientes, al igual que hizo Nación. 

Por su parte, Mendoza logró reestructurar en septiembre u$s 530 millones de un bono que vencía en 2024, mientras que Neuquén acordó a fines de noviembre una reprogramación de pagos por títulos que en conjunto totalizan casi u$s 700 millones.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios