LUCHA CONTRA LA INFLACIÓN

Los celulares ya congelaron sus precios y el Gobierno ahora va por los alimentos

Hoy se firmó el acuerdo que permitirá que los valores se mantengan desde el 1º de abril pasado hasta, al menos, junio próximo, aunque el programa durará hasta fines de octubre. En los próximos días anunciarán el acuerdo con alimenticias.

El Gobierno cerró el acuerdo para mantener hasta el 31 de octubre próximo -y desde el 1° de abril pasado- los precios de televisores, teléfonos celulares, microondas y aires acondicionados. Además, se estudia incluir en el programa Ahora 12 a los teléfonos celulares, aunque para los equipos que no superen los  50.000 pesos.

Así quedó establecido luego de que el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, firmara un acuerdo con la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte), mediante el cual se pretende mejorar el acceso a los productos de mayor demanda.

Un punto clave de las negociaciones es el compromiso por parte del Gobierno de revisar en junio los precios -que estarían congelados desde el inicio de abril- ya que los fabricantes se quieren cubrir de cualquier suba del dólar, lo que les generaría un cambio importante en su ecuación financiera.

Existe el compromiso formal de que a mitad de año las partes se vuelvan a juntar, con la idea de analizar el comportamiento de las distintas variables.

Mientras tanto, el Gobierno avanza también en el acuerdo que pretende firmar con las alimenticias, para poner en marcha una canasta de productos con precios congelados, que en principio llegaría para reemplazar a Precios Máximos, una vieja demanda de las compañías.

Este último punto, sin embargo, genera cierto recelo entre los empresarios, que dicen no estar tan confiados en que esto ocurrirá.

En este sentido, la iniciativa oficial es que en todos los centros de venta se encuentren estos productos, que serían entre 100 y 120.

En los próximos días las empresas deberán enviar a la secretaría de Comercio Interior el listado de productos que podría aportar a esa canasta. El Gobierno no exige que los productos sean de primeras marcas, aunque sí que en los envases tenga impreso su valor, como una forma de evitar que los comerciantes quieran luego venderlo a otro precio.

Este nuevo programa ya está prácticamente cerrado, y se estima que sería anunciado en los próximos días.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios