Carlos Ruckauf: "Entrar nuevamente en default sería una pésima noticia para todos los argentinos"

Alejado de la función pública, un histórico del PJ analiza en una entrevista con El Cronista la situación de la deuda, el caso Vicentin y opina sobre los efectos que dejará la cuarentena

Carlos Ruckauf tiene una trayectoria política de más de tres décadas en cargos de peso, siempre dentro del justicialismo. Fue ministro de Trabajo en el gobierno de Estela Martínez de Perón, entre 1975 y 1976, embajador argentino en Italia de 1989 a 1991, ministro del Interior de 1993 a 1995, vicepresidente de la Nación de 1995 a 1999, gobernador de la provincia de Buenos de 1999 a 2002, canciller de 2002 a 2003 y diputado nacional tres veces, de 1987 a 1989, de 1991 a 1993 y de 2003 a 2007. Desde hace más de 10 años observa los vaivenes de la Argentina desde afuera. Y se hace un tiempo para reflexionar, en un reportaje con El Cronista.

-¿Qué análisis hace de la coyuntura política y económica actual?

-Es un contexto muy complejo, lógicamente, por la cuarentena, pero creo que ha sido muy bueno el acuerdo que se ha mostrado entre el Presidente y todos los gobernadores. De esto se sale con unidad, todos juntos, no queda otra. Comparto siempre como idea que los que están gestionando tienen una visión práctica de las cosas diferentes de quienes opinamos.

-¿Y usted qué ve?, ¿qué opina de esta situación?

-Me preocupa mucho un tema puntual: la deuda. Entrar nuevamente en default sería una pésima noticia para los argentinos. La crisis económica, empeorada por la pandemia, va a traer más desempleo y más miseria. Si además quedamos nuevamente afuera de toda posibilidad de acceso al crédito para empresas y Estado el futuro es dramático.

-¿Cómo avizora una salida para no llegar al default?

-Con la misma receta que hablaba antes. Los gobernantes que se pusieron de acuerdo para combatir la pandemia deben hacer un esfuerzo para, por el mismo camino, evitar el default y sacar adelante la economía. Me tocó ser parte de la gestión posterior al default de 2001 y fue muy difícil, porque el mundo nos había cerrado las puertas. Por el Covid-19, a nivel mundial, esta crisis es peor, más parecida a la del '30.

-¿Cómo interpreta la decisión del Gobierno de intervenir Vicentin?

-Adhiero, en ese sentido, a todo lo que planteó Roberto Lavagna, con quien estoy en contacto frecuente. Pensar en una alternativa diferente a la expropiación: la acción de oro, que le permita al Estado tener capacidad de veto en las decisiones de la empresa. No se sale de esta crisis convirtiendo a las empresas privadas en estatales.

-¿Está la mano de Cristina Kirchner detrás del proyecto de expropiación de Vicentin?

No lo sé, pero sí creo que ella está actuando como lo ha hecho siempre, férreamente, en este caso conduciendo el Senado.

-Como ex gobernador bonaerense, ¿cómo analiza la gestión de Axel Kicillof en esta pandemia?

-Está en una situación muy compleja, porque el conurbano es el lugar más explosivo en este contexto. No sé cómo va a hacer para poder pagar el medio aguinaldo, teniendo en cuenta la gran caída de la recaudación que ha habido. Lo mismo pienso de otras provincias, que resignaron su capacidad de ingresos desde que comenzó la cuarentena.

Tags relacionados
Noticias del día