EL MINISTRO ABANDONÓ LA COMISIÓN EN MEDIO DE UNA POLÉMICA CON EL KIRCHNERISMO

Caputo defendió las offshore en una visita al Congreso que terminó en escándalo

Habló durante más de cuatro horas. Admitió haber sido tenedor fiduciario de acciones de una offshore, pero insistió en que si no la declaró fue porque "no correspondía"

En una presentación áspera, accidentada y que terminó en escándalo y con su abandono intempestivo, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, admitió ayer ante la comisión bicameral de control de la deuda que fue tenedor nominal fiduciario de las acciones de una firma offshore y que no lo declaró porque, a su juicio, "no correspondía". Insistió además en que "no es delito" tener o manejar fondos de esas firmas.

"Claramente no es delito el tema de las offshore. Piénsenlas como una caja de seguridad. Se usan porque son jurisdicciones impositivamente neutras y esto facilita mucho. Y también por seguridad jurídica. Es esencialmente por eso", explicó Caputo ante una pregunta del diputado del Frente para la Victoria (FpV) y ex ministro de Economía, Axel Kicillof.

Pero además, tras las revelaciones que surgieron de la comisión de valores de los Estados Unidos (SEC, por sus iniciales en inglés) sobre su participación accionaria en el fondo Princess International, controlante a su vez de Noctua, y que no aparece en su declaración jurada, admitió: "Yo era tenedor fiduciario de las acciones de otros. Es decir, en confianza. No correspondía que yo la declarara".

La figura jurídica de tenedor fiduciario nominal no existe para la legislación argentina. El punto, entonces, desató insistentes repreguntas de la oposición, que reclamó saber quién era el dueño de esas acciones y le pidió a viva voz documentación respaldatoria. No hubo respuesta. El ministro se fue y la reunión se levantó en medio del escándalo por un mensaje escrito en un papel que Caputo le envió a la diputada kirchnerista Gabriela Cerruti (de lo que se informa aparte).

"¡Usted dijo que era testaferro! Dijo que prestó su nombre. La SEC no dice que usted era fiduciario. Dice que usted era dueño. Y usted les dijo a los argentinos que no. ¿Por qué no nos dijo en noviembre que era prestanombre? ¿Por qué no nos dio la información completa?", inquirió el jefe del bloque de diputados del FpV, Agustín Rossi. Fuera de micrófono, se le sumó el titular del PJ y diputado de su bloque, José Luis Gioja.

"Ya lo hablé eso diputado. Ya lo hablé", refunfuñó el ministro, visiblemente molesto. "No hubo ninguna omisión en el caso mío, lo que le pasó al contador es que no es un contador que tiene clientes en el sector público. Está todo declarado. Los ingresos percibidos por Axis, LG, Noctua, todo. ¡Hay otra parte de la declaración que el contador ni sabía y yo tampoco! No es que omitió alguna empresa en particular. ¡No puso nada! No hubo ningún ocultamiento, ¿se entiende?", intentó explicar. Habían pasado ya más de cuatro horas de una reunión que no perdió tensión en ningún momento.

Apenas comenzado el encuentro, y después de que el ministro hiciera una exposición sobre el proceso de endeudamiento que conduce, llegó la primera discusión. La oposición reclamó que Caputo conteste las preguntas una a una, inmediatamente después de formuladas. El senador radical Luis Naidenoff pidió, en cambio, tandas de preguntas y respuestas intercaladas. Un mecanismo más amigable con quien responde.

El presidente de la bicameral, el peronista José Mayans (que a lo largo de todo el encuentro procuró "cuidar" al ministro de los reclamos del kirchnerismo, al punto de acceder a levantar la reunión a su pedido), lo sometió a votación y gracias a la abstención del senador cordobés Carlos Caserio, el oficialismo pudo imponer su criterio.

Así, ante preguntas de Marco Lavagna (Frente Renovador), Pamela Verasay (UCR) y Nicolás Del Caño (Frente de Izquierda), entre otros, Caputo informó que en 2017 la deuda externa aumentó en más de u$s 50.000 millones, hasta llegar a un total de u$s 232.952 millones, y que el 70% de la deuda es extranjera.

Tags relacionados