Boudou ganó tiempo y el veredicto por Ciccone recién se conocerá en agosto

Le rechazaron un pedido de recusación, pero logró dilatar la sentencia del juicio, que deberá confirmarse después de que resuelva Casación sobre la solicitud del vicepresidente. Como mínimo, será el mes que viene, después de la feria judicial.

Parecía cosa juzgada la causa Ciccone. En apenas 48 horas, tras la última audiencia, se esperaba que se conociera el veredicto del expediente más mediático de Comodoro Py durante el kirchnerismo. Sin embargo, una jugada de la defensa de Amado Boudou logró dilatar la sentencia al menos hasta después de la feria judicial, lo que le dio respiro al ex vicepresidente, acusado de cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública.

Boudou, como su socio y amigo José María Núñez Carmona, planteó un pedido de recusación al juez Pablo Bertuzzi, frente al temor de "parcialidad" debido a que el magistrado es candidato a ocupar un cargo en la Cámara Federal, y para lograr esa postulación necesita del aval del Poder Ejecutivo. 

El reclamo de Boudou y Núñez Carmona fue rechazado, pero logró uno de sus cometidos: que se dilate la sentencia hasta agosto, cuando culmine la feria judicial de invierno.

Así, lo que parece ser una condena casi segura, al menos, deberá esperar unas semanas, cómo mínimo, ya que será la Cámara de Casación Federal la que tendrá que resolver si es válido el pedido que hicieron en primera instancia y que fue rechazado. 

Tanto Boudou como Núñez Carmona recibieron pedidos de penas del fiscal de entre cinco y cinco años y medio. Ambos creen que se busca darles una condena efectiva, sobre todo en el caso de Boudou, que acumula otros expedientes en los que está imputado o procesado y podría recibir más condenas en el mediano plazo. 

Los dos estuvieron presos el año pasado, aunque en el marco de la causa por enriquecimiento ilícito que se les persigue a ambos. Por Ciccone, en tanto, se los acusa de haber sido parte de una maniobra de salvataje de la imprenta familiar, a través de una moratoria concedida por AFIP, y utilizando como intermediario y comprador a la firma The Old Fund, de Alejandro Vandenbroele, otro de los acusados en el juicio. 

Tags relacionados