ELECCIONES

Boliviagate: por qué el Gobierno quiere usar la causa de armas como eje de campaña contra Macri

En el Frente de Todos creen que se trata de un caso emblemático que complica a varios ex funcionarios de Juntos por el Cambio; la investigación en curso y el papel del gobierno boliviano

El gobierno tiene diseñado un esquema tentativo de campaña electoral donde el Boliviagate se convertirá en uno de los ejes centrales de debate proselitista ya que el kirchnerismo duro cree que aquel envío de armas para un supuesto apoyo al golpe de Estado contra Bolivia durante la gestión de Mauricio Macri es un hecho concreto para desgastar la imagen del frente opositor Juntos por el Cambio.

Existen varios factores que evaluó el presidente Alberto Fernández, Cristina Kirchner y buena parte del equipo de campaña del Frente de Todos en donde todos coinciden en tomar la bandera del Boliviagate para avanzar duramente contra el macrismo.

Por lo pronto, según pudo saber El Cronista de fuentes de la Casa Rosada, tanto en el Ministerio de Defensa como en el de Seguridad de están llevando adelante investigaciones internas para determinar el nivel de responsabilidades que habrían tenido los agregados de Defensa y de Gendarmería en la embajada argentina en Bolivia durante el mandato de Macri en que se enviaron los pertrechos militares supuestamente dirigidos a la policía que reprimió a los manifestantes socialistas de Evo Morales.

En estas investigaciones sumariales ya se tiene identificadas al menos a tres personas que estuvieron en la embajada entonces comandada por el radical Normando Alvarez García. Al parecer, estos funcionarios firmaron expedientes y avalaron el ingreso de las municiones enviadas por Argentina a La Paz. Y en los tres casos estos agregados diplomáticos respondían a los entonces ministros de Defensa, Oscar Aguad y de Seguridad, Patricia Bullrich. 

En la investigación que se abrió se evalúan las órdenes dadas a los agregados militares y de seguridad aunque también se tendría conocimiento de nuevos datos documentales que avalarían la teoría del gobierno de que Macri apoyó tácticamente al golpe de Estado contra Evo Morales y le dio un fuerte respaldo al mandato cuestionado constitucionalmente de Jeanine Añez.

La investigación sumarial de los agregados de Defensa y de Seguridad son los elementos nuevos de la parte argentina que el gobierno quiere sumar a la causa pero no son los únicos por los que creen que pondrán en aprietos a Juntos por el Cambio.

También hay un diálogo permanente de la administración de Alberto Fernández con el presidente socialista de Bolivia, Luis Arce, ya que este llevará el tema de la causa de armas a la Relatoría de Derechos Humanos de Naciones Unidas y elevará un informe de los hechos en un grupo de investigaciones especiales de la OEA. El gobierno argentino mostrará esta presentación internacional que involucra a Macri como parte de la agenda de campaña.

Todo esto se ratificará y profundizará ampliamente durante la visita que Arce realizará el 27 de agosto a la Argentina para encontrarse con Fernández. Los funcionarios involucrados en el armado de este viaje del presidente de Bolivia coincidieron en que el tema del Boliviagate y la participación del gobierno macrista en estos hechos ocuparán buena parte de la agenda de ambos presidentes.´

"A Bolivia llegaron armas en forma clandestina. Hubo contrabando"

"Aquí hay un hecho muy cuestionable que es más grave aún que la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia durante la gestión de Menem ya que en esa época se podía pensar que había una situación de guerra", explicó a El Cronista el actual embajador argentino en La Paz, Ariel Basteiro, al evaluar los hechos.

La administración de Arce, en coincidencia con la de Alberto Fernández, creen que el objetivo de la maniobra de Macri al enviar material militar a Bolivia fue apoyar el golpe de Estado contra Evo Morales y además del ex presidente apuntan a Patricia Bullrich (ex ministra de Seguridad), Oscar Aguad (ex ministro de Defensa), Jorge Faurié (ex Canciller) y Normando Álvarez García (ex embajador Argentino en Bolivia, cuya aparición en una carta de agradecimiento por el material bélico destapó el escándanlo).

También se suman Jorge Dávila (ex director general de Aduanas), Eugenio Cozzi (ex director Ejecutivo de la Agencia Nacional de Materiales Controlados); y tres integrantes de Gendarmería: Gerardo José Otero, Rubén Carlos Yavorski y Carlos Miguel Recalde.

Desde la Casa Rosada y en el Instituto Patria que lidera Cristina Kirchner están convencidos de que esta causa judicial del Boliviagate se convertirá en un verdadero problema para Macri, mucho más incluso que la causa por la quiebra del Correo Argentino.

La investigación de la UIF

Por otra parte, la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) acaba de elevar un escrito a la Justicia por órdenes de Alberto Fernández. Como adelantó El Cronista, la UIF entiende que en este caso se debe investigar los supuestos delitos de contrabando, lavado de activos y eventual terrorismo de Estado.

Basteiro avaló la teoría de la UIF al sostener que "a Bolivia llegaron armas en forma clandestina. Hubo contrabando" y remarcó: "los pertrechos con la que llegaron los gendarmes a Bolivia fueron tramitados por la embajada argentina. En ningún lado figuran los 70 mil cartuchos de balas de goma o los gases lacrimógenos".

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • JN

    juan neuma

    27/07/21

    Realmente , con la gran inflacion, la falta de vacunas, la perdida de puestos de trabajo, el aumento logaritmico de la pobreza, la corrupcion del gobierno, la perdida del poder adquisitivo de los salarios , las jubilaciones de miseria, etc etc, a quien le importa el bulo de las armas de juguetes a los bolitas?

    1
    0
    Responder