ESTRATEGIA DIPLOMATICA

Avión iraní: Alberto Fernández quiere dejar atrás el escándalo y se refugia en la agenda internacional

El Presidente participa hoy de la cumbre de los BRICS, parte mañana a la reunión del G7 en Alemania y estará el mes que viene con Joe Biden, además de liderar una cumbre del Mercosur.

Desde hoy al mediodía Alberto Fernández intentará dejar atrás el escándalo del avión venezolano-iraní con una abultada agenda internacional donde buscará posicionarse como líder regional y al mismo tiempo tratará de mostrar que la Argentina puede convertirse en un acto central en medio de un mundo convulsionado por la guerra en Ucrania.

El Presidente encara desde hoy un raid internacional intenso: participará este mediodía de manera virtual en la cumbre de presidentes de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudafrica); mañana partirá a Alemania para sumarse como invitado en la reunión de jefes de Estado del G7; el 21 de julio participará de la cumbre del Mercosur en Paraguay y el 25 de julio estará en Washington para reunirse a solas con Joe Biden en una visita invitado por el presidente de Estados Unidos.

La economía creció 0,9% en el primer trimestre y ya acumula cinco subas consecutivas

La Unión Europea aprobó a Ucrania como candidato para ingresar al bloque

Tanto en la Casa Rosada como en la Cancillería minimizaron el escándalo internacional que desató el avión de Emtrasur Cargo que aterrizó en Ezeiza el lunes 6 de junio y que pertenecía a Mahan Air, la aerolínea iraní incluida en la lista negra estadounidense por estar relacionada con la Fuerza Al-Quds, división de la Guardia Revolucionaria Iraní de inteligencia.


En los últimos días reiteraron en el Gobierno que todo este escándalo es una suerte de "novela sin sentido" a pesar de que la justicia avanza con pistas que vinculan a los pilotos de la aeronave con supuestos grupos terroristas y tanto en Israel como en Estados Unidos manifestaron preocupación por el tema.

Como antídoto de este escándalo, Alberto Fernández optó por avanzar con una agenda internacional en la que busca mostrarse como líder regional y poner a la Argentina como posible proveedor mundial de alimentos y gas en una Europa acechada por los rebotes de la guerra Rusia-Ucrania.

BRICS EN CHINA

En este contexto, el presidente hablará hoy como invitado por su par de China, Xi Jinping, en la XIV cumbre de los BRICS que se hace en Beijing bajo la consigna "Fomentar una alianza mundial de Desarrollo en la Nueva Era para implementar conjuntamente la agenda 2030 para el Desarrollo Sustentable".

Los temas centrales del foro van a ser: Multilateralismo y gobernanza Global, Enfoque en el Desarrollo y la Transferencia de Tecnología, Cooperación de beneficio mutuo, Innovación y Nueva revolución industrial enfocada en la productividad, Armonía con el medio ambiente, Propuestas concretas orientadas a resultados, Cooperación Sanitaria, Contribuciones para la Reducción de la Pobreza, Arquitectura financiera basada en el desarrollo productivo, Potenciar la economía digital y la conectividad.

La Argentina busca desde hace tiempo sumarse como miembro pleno en los BRICS. Se trata de un grupo geopolítico que viene jugando un rol central para promover una nueva arquitectura financiera Internacional con el Nuevo Banco de Desarrollo junto al acuerdo de Reservas de Continencias (ARC). Parte de estos acuerdos le sirven a la Argentina para acceder a una nueva línea de Swaps de China para las reservas del BCRA. 

Alberto Fernández ya adelantó en la cumbre previa de Partidos Políticos de los BRICS que para la Argentina "los BRICS son una excelente alternativa de cooperación frente a un orden mundial que viene funcionando para el beneficio de unos pocos". 

También destacó: "El Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS, del que mi país podría participar, es, para mí, la institucionalización de un nuevo orden mundial centrado en el desarrollo, lejos de la especulación financiera que tanto daño ha causado a nuestros países". Este será el eje discursivo del presidente en su exposición virtual de hoy.

ALEMANIA Y UNION EUROPEA

Mañana Alberto Fernández partirá a Munich para sumarse como invitado especial por ser presidente pro témpore de la CELAC de la reunión de jefes de Estado del G7, el grupo de países más poderosos del mundo entre los que se encuentra Alemania, el Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Italia, Japón y Francia.


Ayer, la portavoz oficial Gabriela Cerruti adelantó que "el Presidente llevará la voz de Latinoamérica, y va a seguir sosteniendo que la guerra en Ucrania es un conflicto que afecta no solo a Europa, sino a todo el mundo. Habrá más reuniones bilaterales que se informarán en las próximas horas". Se estima que se reunirá con el canciller alemán Olaf Scholz; el presidente de Francia, Emanuel Macron y el primer ministro de Japón, Fumio Kishida.

De esta manera, la Argentina busca reiterar el mensaje que Alberto Fernández llevó en su reciente gira europea: que la región de América latina puede ser un actor importante para suplir la falta de alimentos y energía que habrá en el mundo por la guerra en Ucrania.

En las últimas horas una delegación de la Unión Europea liderada por el Director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, Embajador Javier Niño Pérez, estuvo en Buenos Aires y dejó el interés de avanzar con acuerdos con Argentina en materia energética y de alimentos.

MERCOSUR Y WASHINGTON

El cuadro internacional que busca exponer Alberto Fernández en los próximos días se completa con la cumbre del Mercosur que se realizará el 21 de julio en Paraguay. Allí la Argentina, en línea con los nuevos aires de la izquierda latinoamericana que le imprimió Colombia a la región propondrá reincoporar a la Venezuela de Nicolás Maduro al Mercosur.

Se trata de una jugada de alta exposición de parte de Alberto Fernández ya que Venezuela fue expulsada del bloque regional hace tres años por no ajustarse a la normativa del Mercosur. Ahora hay claras intenciones de no aislar a Maduro.

En paralelo a todo esto, Alberto Fernández ya confirmó su presencia en Washington el 25 de julio para sumarse a la reunión bilateral con Biden. Será un encuentro con "agenda abierta" según revelaron diplomáticos argentinos. El interés de Argentina es acercar posiciones con Estados Unidos más allá de las diferencias puntuales que expuso Alberto Fernández con Washington en la cumbre de las Américas por excluir de esa reunión a Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Alberto Fernández quiere posicionarse así como un equilibrista mundial. Su despliegue de política exterior lo reposiciona en el centro del debate internacional a pesar de que en el Gobierno quieran dejar atrás el escándalo del avión iraní-venezolano varado en Ezeiza.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios